La solución autónoma en la conducción está próxima a producirse. Ya son muchos los fabricantes que están comenzando a trazar sus propias estrategias para adaptar sus flotas de vehículos. La tecnología del piloto automático dominará el parque automovilístico, pero todavía existen una serie de condicionantes para que sea una realidad.

Las mecánicas eléctricas están sirviendo para que los fabricantes del mercado aprovechen e introduzcan sistemas de conducción autónoma. Un buen ejemplo de ello es el Tesla Model S, el cual incorpora cámaras en los laterales para cuando el Autopilot consiga leer información desde cualquier ángulo del vehículo.

Los servicios de transporte de aplicaciones podrían ser la base de la movilidad futura

Ahora bien, ¿cómo se plantea el futuro de la movilidad? Cada vez un mayor número de voces se atreven a describir un futuro en el que la propiedad de los vehículos solo estará supeditada a empresas especializadas como Uber o Cabify, entre otras muchas aplicaciones. ¿Por qué? Lo cierto es que la tenencia de un automóvil es una fuente principal del gasto de una familia.

Evitar contar con este inmovilizado mejorará la economía familiar. La no disposición de un coche privado será, siguiendo esta línea, posible por la popularización de alternativas de transporte compartido o mejora de los servicios públicos. Ahora bien, ¿cómo podrían ser estos vehículos que ocuparán un papel fundamental?

El Renault EZ-GO podría ser, sin duda, una opción brillante en la concepción de dicha movilidad. Está especialmente pensado para servir como vehículo integrante de una flota de coches autónomos de una compañía del conocido como carsharing. Ahora bien, ¿por qué se ha postulado como una de las novedades más llamativas del mercado de la movilidad?

Renault EZ-GO, la opción destacada del carsharing

Este modelo de conducción tiene como principal premisa acometer las órdenes de desplazamiento de los usuarios. Este sistema permitirá mejorar la calidad del transporte en la ciudad, debido, principalmente, a su diseño exterior, aptitudes para circular en el denso tráfico y autonomía para rendir durante varias horas con cada recarga de sus baterías.

El coche autónomo de Renault apuesta por el sector del taxi futurista. DriveMag

La opción diseñada por la compañía francesa tiene como principal seña de identidad el mecanismo utilizado para acceder al interior. Para entrar en un habitáculo especialmente pensado para acoger a varios usuarios, se abre el techo y se extiende una plataforma con el objetivo de facilitar toda la maniobra.

Una solución que dispone de soluciones para evitar la discriminación en su uso

De esta forma, es posible llegar al interior sin necesidad de tener que agacharse, facilitándose toda la acción también para aquellas personas que tienen alguna discapacidad física de cualquier tipo. Ahora bien, ¿por qué podría resultar ser una opción más que considerable en el medio plazo?

Este nuevo concepto sí que podría abrir una nueva alternativa en el transporte del futuro. Posee mecánica eléctrica y autonomía en la conducción de nivel 5. Al fin y al cabo, estamos ante una versión que significaría el súmmum de la tecnología actual.

Una opción completamente disruptiva a lo que conocemos

El Salón de Ginebra, tal y como acostumbra, cuenta con todo tipo de novedades. En ocasiones, los diseños de los vehículos son muy diferentes a los que actualmente vemos en el día a día. Los prototipos, al fin y al cabo, se muestran como posibles tendencias que dominarán la movilidad dentro de unos años.

El interior del Renault EZ-GO ofrece capacidad para transportar a varias personas en cada trayecto. Motorpasión

Este tipo de plataformas movientes chocan completamente con el modelo de automóvil tradicional. El transporte compartido, más conocido como carsharing, no para de contar cada vez con un mayor número de seguidores. Desde hace años, cada vez son más los que renunciar a la tenencia de coche propio por el alto coste que supone su mantenimiento.

El Renault EZ-GO cuenta con los requisitos para triunfar en la movilidad del futuro

¿Podrá Renault erigirse como uno de los principales fabricantes de esta nueva modalidad de vehículos urbanitas? El EZ-GO, tal y como se puede leer en AutoGids, se ha posicionado con una variante que cuenta con toda una serie de factores que lo sitúan como una opción que podría tener mercado en los próximos años.

Es cierto que en el medio plazo, es decir, durante la próxima década, el coche tradicional seguirá siendo la base de la automoción, peor más adelante, es probable que las alternativas de coche compartido sean lo más estandarizado. Aun así, es pronto para divagar en este tipo de hipótesis, más aún cuando nos encontramos en medio de una etapa disruptiva en el sector.