El coche eléctrico no tendría la relevancia que está adquiriendo si no fuese porque Tesla ha sido capaz de exprimir todo lo que puede ofrecer esta alternativa. ¿Quién no recuerda ver opciones eléctricas con diseños muy raros y con precios astronómicos? Lo primero, al menos, se ha podido quedar atrás. En cuanto a lo segundo, la firma está tratando de hacer del fabricante una marca generalista.

En este arduo camino, sin embargo, la firma se ha mostrado, quizás, demasiado optimista en algunas ocasiones. El Model 3 es el mejor ejemplo de ello, ya que prácticamente nunca se ha conseguido cumplir los plazos de producción. Todo comenzó con los volúmenes de fabricación semanas, los cuales apenas alcanzaban unos pocos centenares respecto a los 5.000 presupuestados.

Tesla no ha entregado las primeras unidades del Model 3 Standard Range

Después se afirmó que la variante más barata llegaría a mediados de 2019, algo que, de hecho, parecía que se había anticipado. ¿Cuál ha sido el problema? La firma de Palo Alto dejó entrever que las primeras unidades serían entregadas en torno a las 3 o 4 semanas siguientes. El problema, tal y como podrás imaginar, es que no se ha conseguido dar ningún coche.

Esto vuelve a poner en el primer plano la seriedad de Tesla. La marca fundada por Elon Musk se ha convertido en una empresa que incumple todo tipo de promesas. Es el máximo referente en materia eléctrica, pero esto no debería estar ligado a que pueda hacer o deshacer compromisos adquiridos frente a terceros. Este nuevo ejemplo vuelve a ensombrecer la imagen de la compañía.

La situación es un tanto compleja, ya que la empresa, teóricamente, sí que ha conseguido entregar algunas unidades de la versión superior de la Standard, es decir, la Standard Plus. Ante esta situación, ¿por qué no se ha conseguido entregar ninguna unidad básica? Veamos qué está por llegar en relación a las próximas semanas.

Un referente en movilidad sostenible que se hace de rogar

Freemont y la Gigafactory son los 2 principales núcleos de producción de Tesla. Como es fácil de prever, ambos emplazamientos se han quedado pequeños para cubrir una demanda que parece que no tiende a agotarse. Ante la disposición de varios perfiles de clientes, todo parece indicar que la marca se ha decantado por satisfacer la que ofrece un mayor valor para sus resultados.

Tesla es el principal referente del coche eléctrico a nivel internacional. Automobile Magazine

Solo así podría entenderse lo que está ocurriendo en estos días. Ahora bien, ¿se ha producido, por tanto, una especie de publicidad engañosa por parte de la firma? Teniendo en cuenta que el Model 3 no llegaría hasta mediados de año, todavía se tiene un margen. No obstante, la demora ya ha alcanzado un mes. Habrá que dar un respiro para ver qué ocurre en las próximas semanas.

Tesla es consciente del retraso que afecta a la versión más barata en producción, por lo que ha decidido emitir un comunicado a aquellos usuarios que todavía están esperando a que su coche llegue para informarles expresamente de que se producirá una demora de unos días en la entrega. Veamos en qué consistía el anuncio.

Nuestras disculpas, tendremos que reprogramar su cita de entrega para una fecha posterior. Un representante de Tesla se comunicará con ustedes cuando tengamos una mejor estimación de su tiempo de entrega.

Tal y como se puede observar, esto deduce una mala planificación realizada por Tesla. Al fin y al cabo, esto corrobora cómo la compañía de Palo Alto está en una posición que no calculó bien en el pasado. El mejor ejemplo de ello nos lo muestra la situación de algunos de los vehículos que han sido entregados en muchos emplazamientos.

Una firma generalista que no cumple este tipo de estándares

En Internet se han podido ver varios casos en los que el proceso de entrega no ha sido el más adecuado. Manchas en el interior del habitáculo o suciedad y polvo en la carrocería ha sido la tónica general en algunos de los espacios cedidos a la compañía para la formalización de las entregas. Esta forma de competir, sin duda, no se corresponde con automóviles de más de 50.000 euros.

Da la impresión de que las entregas del Model 3 han sido improvisadas en muchos lugares. Business Insider

La compañía de Palo Alto, en ocasiones, no se ha comportado como un fabricante premium. El Model 3, al mismo tiempo que está mejorando la visión del coche eléctrico en el mundo, está siendo objeto de crítica por el planteamiento introducido por la propia Tesla. La berlina de acceso, en términos de relación con los usuarios, está perdiendo prestigio frente a los usuarios.

Tesla ha visto desmejorada su imagen de marca tras la llegada del Model 3

Es lógico que no se puede disfrutar de un mismo trato teniendo unos pocos miles de usuarios que centenares de miles, pero es importante garantizar un mínimo a la hora de culminar una entrega. El Model 3, en este sentido, no está cumpliendo con las expectativas que se había puesto. ¿Quién no recuerda los plazos de entrega de 5 minutos? Esto, en un modelo de estas características, es inaceptable.

¿Qué decir respecto al hecho de estudiar en casa cómo funciona la gestión de las funciones que se ofrecen en la pantalla? Esto, en otras compañías, no se toleraría. Tesla se ha aprovechado de ello, algo que, por el momento, tampoco le ha servido de excusa para salvar su periodo de transición hacia una marca generalista.