El Tesla Model 3, pese a los problemas que están viviéndose en torno a su producción, todavía sigue siendo la principal esperanza de las mecánicas eléctricas. Su precio competitivo, aptitudes mecánicas y posibilidad de incorporar tecnología autónoma son algunas de sus principales señas destacables.

No obstante, es el principal mal de cabeza para Elon Musk y su equipo. La firma no está alcanzando los volúmenes de producción esperados, los cuales se han tenido que posponer en varias ocasiones. El propio magnate nos tiene acostumbrados a no cumplir sus propósitos en el tiempo establecido, algo que le penaliza en bolsa cuando llega el momento de realizar las demostraciones de poderío.

Tesla pretende producir 5.000 unidades cada semana del Model 3 a finales de junio

Aun así, la producción del sedán de acceso a la familia Tesla sí que ha conseguido acercarse, en esta ocasión, a la cifra de las 2.500 unidades producidas semanalmente, lo cual implicaría que podría conseguirse el propósito pensado para el mes de junio, donde se prevé que de Freemont podrían salir un total de 5.000 unidades a la semana.

Estas cifras sí permitirían ir reduciendo la lista de espera que cuenta con más de 400.000 reservas, lo cual implicaría una mejora de la situación económica de la compañía. Del mismo modo, el inversor volvería, de nuevo, a confiar en una empresa que ha llegado a tener más capitalización que General Motors o Ford, entre muchos otros competidores.

Mucho se ha dicho en relación con los datos de producción. No obstante, ¿está preparada la fábrica de Freemont para despachar semejante nivel de fabricación? Unas imágenes captadas por un dron que sobrevolaba la zona servirán para demostrar el trabajo que está realizándose en la empresa con el objetivo de cumplir con los plazos.

Freemont, una factoría que no ha parado de crecer

En el pasado también estaba ligada a la producción de vehículos. De hecho, Tesla adquirió las instalaciones a General Motors, quien por aquel entonces no imaginaba que, solo unos años más tarde, le superaría en valorización en bolsa. Ahora bien, ¿qué cambios se han producido desde entonces? Un dron nos lo muestra en vídeo.

Las imágenes, publicadas por DarkSoldier 360 a través de su canal en YouTube, muestra cómo ha crecido la factoría en las últimas semanas, todo ello incluido dentro del plan de la firma para acelerar los volúmenes de producción del modelo que cambiará la perspectiva eléctrica en los próximos años.

El dron ha servido para demostrar lo mucho que ha crecido la fábrica de Tesla

El dron muestra una panorámica desde múltiples ángulos que sirven para explicar el porqué del auge del coche eléctrico de manos de Tesla. Esta es, sin duda, una de las plantas más importante en Estados Unidos relacionadas con el mercado de la automoción. Es más, la propia Tesla está convirtiéndose en una de las referentes en una industria que se encamina hacia lo alternativo.

En ellas se puede observar cómo la zona del aparcamiento está repleta de vehículos nuevos que esperan ser entregados, una práctica que está produciéndose de forma mucho más acelerada en estas últimas semanas gracias al incremento de la producción, principalmente, del Model 3. ¿Estamos ante la llegada de beneficios a la compañía?

El modelo de Tesla para explicar los terrenos edificados

En sus comienzos, las instalaciones eran mucho menores que en la actualidad. Por el año 2012, tan solo se había produciendo unos pocos miles del Roadster, un biplaza con escaso mercado entre los consumidores. La llegada del Model S supuso un cambio de tendencia, confirmado con la entrada en la cadena de montaje del Model X.

Bloomberg ha diseñado una estrategia basada en los códigos VIN para hacer estimaciones sobre la producción del Model 3. Bloomberg

El Model 3 significaría algo muy diferente. La llegada de un producto accesible al mercado generalista provocaría, sobre todo, un incremento desproporcionado de la demanda de coches eléctricos. Tesla dudó por un tiempo sacarlo al mercado, pero se lanzó en marzo de 2017.

En julio comenzaron a producirse las primeras entregas, pero el crecimiento de la producción era muy, muy lento. El escándalo llegó al contemplar las cifras del tercer trimestre; apenas unos pocos cientos de unidades del Model 3 habían sido ensambladas. Desde entonces, la especulación bajista se ha apoderado de la firma de coches eléctricos.

El Tesla Model 3 está siendo entregado con volúmenes cada vez más amplios

Tras varios atrasos en la producción, todo parece indicar que la producción de coches eléctricos en Tesla está creciendo a un ritmo mucho mayor. Como es lógico, el principal motivo por el que se ha incrementado de forma exponencial la fabricación de la berlina de acceso está relacionado con el cese de la actividad y la modificación de la cadena de montaje.

Esto tuvo lugar durante el mes de marzo con el objetivo de incrementar los niveles de producción para lograr el volumen prometido a los accionistas. Finalmente no se ha podido culminar el nivel deseado, pero se ha estado próximo a su realización. Y tú, ¿crees que la meta marcada para finales del segundos trimestre se cumplirá?