Toyota, de eso sí que pueden sentirse orgullosos, es una de las pocas compañías que pueden decir con orgullo que la conducción híbrida actual debe su importancia a la valentía de ofrecerlo desde hace muchos años. Sí, cuando la sostenibilidad no era un problema, la firma nipona ya disponía de su versión destinada a cubrir las necesidades de la población ecofriendly.

Toyota comenzó a comercializar una especie de berlina denominada Prius allá por el año 1997. Disponía de un diseño verdaderamente extraño, preparado principalmente para mejorar el coeficiente aerodinámico y contribuir de esta forma a una reducción de los consumos. Por aquel entonces, una tecnología denominada Hybrid Synergy Drive comenzaba a ser popular entre diversos colectivos.

El gremio del taxi ha convertido al Toyota Prius en todo un símbolo en las ciudades

Obviamente, desde que salió al mercado, sus ventas se han concentrado principalmente en el colectivo del taxi. Este automóvil dispone de la libertad que nos garantiza una motorización de combustión y las ventajas de una innovación eléctrica. Y te preguntarás, ¿qué ha supuesto este modelo para la firma?

La tecnología conocida como HSD llegó más tarde al compacto de la firma, para aterrizar más tarde en el segmento puramente alternativo de la mano del Yaris. Por último, desde Japón se ha decidido que el RAV4, el SUV por excelencia de la firma, incluya esta peculiar motorización.

A sabiendas de lo importante que son las motorizaciones híbridas para la compañía asiática, ¿por qué no se atreven con el siguiente paso natural? Hablar del mercado eléctrico son palabras mayores. Por lo tanto, antes debían afianzarse de un gran aliado en la materia para poder llegar al objetivo. Aquí, en este punto, los caminos de Toyota y Panasonic acaban de cruzarse.

El anuncio se ha producido y no sorprende a nadie

La firma nipona se siente cómoda con su popular versión híbrida. Es más, creen que se mantendrá como uno de sus pilares básicos a futuro. ¿Por qué? Según se puede leer en la propia página web de la compañía, el cajón más alto del pódium de los híbridos más vendidos en un país como España en el primer trimestre del año lo alcanzaron el equipo formado por Auris, C-HR, RAV-4 y Prius.

Hasta ahora, lo más aproximado que ha estado Toyota del coche eléctrico ha sido mediante la versión plug-in del Prius. Autocar

Si algo funciona, ¿por qué cambiarlo entonces? Toyota acaba de anunciar un acuerdo de cooperación entre ella y Panasonic en relación a las baterías del coche eléctrico. Esto permitirá enriquecer a la plantilla con un know-how que posibilitirá un mejor conocimiento de fabricación de coches eléctricos, es decir, de la tecnología que moverá la movilidad del futuro.

El Prius Plug-in es la versión más eléctrica que dispone Toyota en el mercado

Hasta ahora, el paso más allá que había tenido lugar en relación a una conducción puramente eléctrica había sido la hibridación enchufable del Prius. Este modelo, además de contar con su condición HSD, disponía de un conjunto de baterías de mayor tamaño para poder rodar durante unos 25 kilómetros más sin emitir emisiones, tal y como se puede leer en Electromaps.

¿Qué supone este nuevo enfoque de la sostenibilidad? Antes de ver cómo puede influir el futuro del acuerdo sobre los planes estratégicos de ambas compañías, es importante recalcar que Toyota ya cuenta como proveedor a Panasonic, empresa que le suministra baterías para la división PHEV.

Qué podemos esperar de uno de los anuncios del año

Sí, puede parecer un simple acuerdo de cooperación entre 2 gigantes tecnológicos, pero lo cierto es que este paso podría definir la estrategia de Toyota en relación con la competencia. ¿Cuándo podrían contar con su primer modelo puramente eléctrico?

Los motores HSD de Toyota son fiables, sencillos y eficientes en conducción urbana. Wildsau

Esta alternativa está ganando un mayor peso desde que que se ha propiciado la firma esperada. Panasonic, la empresa que mayor número de pedidos posee de baterías eléctricas del mundo (proporciona a Tesla sus equipos de baterías), afianzará su posición en un mercado que cuenta con otras competidoras de la talla de LG Chen, la filial de baterías de ion-litio del grupo LG.

Lexus, la variante lujosa de Toyota, solo apuesta por motorizaciones híbridas o gasolina

Habrá que esperar aún un tiempo para divisar qué forma toma la estrategia de la firma, pero viendo cómo se mueve el catálogo de la filial de lujo del grupo Toyota, Lexus, podemos imaginar que las motorizaciones diésel quedarán en desuso más pronto que tarde.

En cuanto a la hibridación, al contrario que marcas de la talla de Rolls-Royce, sí que seguirá potenciando las mecánicas híbridas que tan buenos resultados les ha otorgado a lo largo de todos estos años. Al fin y al cabo, esta podría ser la tecnología que predomine el mercado durante al menos la próxima década por situarse a mitad entre el paso y el futuro.