La movilidad de mercancías ha supuesto un reto para las cadenas de distribución en los últimos años. La popularización del mercado de compraventa online ha supuesto un crecimiento exponencial de pedidos, lo que ha provocado que la facturación de empresas como Amazon hayan disparado su capitalización en bolsa.

Hasta ahora, el medio de transporte utilizado ha sido el barco mercante. No obstante, tras su llegada a puerto, las mercancías se han movido principalmente a través de los camiones, modelo que ha perdurado desde el siglo XX intacto. Ahora bien, ¿está condenado al fracaso? Algunas compañías como Tesla tienen mucho que decir al respecto.

La producción del Semi será una prioridad durante la próxima década en Palo Alto

Elon Musk, el CEO de la firma de coches eléctricos más fructífera de la historia, comenzará la producción del camión Semi para 2019. En relación con esta estrategia, podría pensarse que la firma es consciente de que este mercado seguirá creciendo en el futuro. Ahora bien, ¿qué dice la letra pequeña de esta apuesta?

Siguiendo la opinión del magnate y de la cúpula de la compañía, la producción y estandarización del concepto eléctrico en el mercado logístico nacerá con fecha de caducidad predeterminada. La compañía es consciente de que la movilidad del futuro girará en torno a otras alternativas como el Virgin Hyperloop One, tecnología que permitirá una reducción de costes a gran escala.

Ahora, según se ha podido saber gracias a Electrek, una de las compañías que ha acudido a las diversas rondas de financiación del proyecto Virgin Hyperloop One ha llegado a un acuerdo para ampliar la línea de negocio de uno de los proyectos más aspiracionales de la filial de Elon Musk y Richard Brandson.

El transporte de mercancías como prioridad del proyecto

DP World, una de las firmas portuarias más importantes del mundo, pretende que el medio de transporte Virgin Hyperloop One incluya una partida especialmente preparada para el transporte de los contenedores que lleguen al destino por vía marítima. De confirmarse en un futuro esta apuesta, estaríamos ante una solución para mover la mercancía a 1.000 km/h.

Sin lugar a dudas, ha sido la potenciación del comercio electrónico y la mayor competencia por hacer llegar antes el producto al consumidor lo que habría determinado la precocidad del acuerdo. Rob Lloyd, una de las personas más influyentes en el seno de la compañía con aires futuristas, ha querido mostrar las cualidades que ofrecerá esta asociación.

Para enfrentar este desafío, nos unimos a DP World, un experto global en logística de cadena de suministro y comercio. Por ello, presentamos DP World Cargospeed, una marca internacional para sistemas de carga habilitados con Hiperloop para apoyar la entrega rápida, sostenible y eficiente de los productos. Diseñados para proporcionar un servicio excepcional para bienes a pedido de alta prioridad, los sistemas DP World Cargospeed entregarán la carga a la velocidad del vuelo con un coste mucho menor.

Tal y como se puede deducir de las palabras formuladas por el señor Lloyd, DP World Cargospeed será el programa sobre el cual se tejerá la competitividad en el transporte de mercancías por tierra. De igual modo, esto presenta una disrupción completamente relacionada con la logística aérea, la cual podría fracasar en detrimento de una opción mucho más económica.

Habrá un Virgin Hyperloop One destinado al mercado logístico

Todavía es pronto para saber las condiciones del acuerdo, pero todo hace pensar que las mercancías partirán, según se puede ver en el vídeo anterior, desde el propio muelle de carga del puerto. De esta forma, solamente los lugares de destino darán el testigo al tradicional medio de transporte más estandarizado en la actualidad, el que se realiza por carretera.

DP World usará la red de Virgin Hyperloop One para transportar contenedores a gran velocidad. Supply Chain Digital

Como es lógico, el principal argumento que ha sido clave para entender esta posible colaboración a largo plazo está relacionado con la particularidad de algunos tipos de productos. Los alimentos perecederos, bajo este medio de transporte, podrían disponerse en cualquier espacio de tiempo en tan solo unas horas, abriendo un nuevo mercado al comercio internacional.

Virgin Hyperloop One participará en las economías de escala en la logística

De igual modo, Virgin Hyperloop One podría obtener un retorno de la inversión en un menor plazo de tiempo al contar con un cliente que disfruta de un sector diferencial en muchas economías del mundo. Esto permitirá, a su vez, el desarrollo de todavía una red más amplia para cubrir mayores distancias y popularizar una opción que podría sustituir a los clásicos vuelos comerciales.

Se espera que de aquí a 2022 comiencen las pruebas de los primeros viajes a los mandos del Virgin Hyperloop One. No obstante, la clave estará marcada por el progreso del proyecto, el cual marcaría la segunda mitad de la década que llega como el momento oportuno para revolucionar el transporte de personas. ¿Terminará siendo un sustituto del coche convencional? Este es uno de los objetivos.