Si entre tus mayores aficiones está jugar a los videojuegos, este es un medio de transporte que seguramente conozcas. Más aun si eres un amante de aquellos con una temática centrada en la ciencia ficción o con una fuerte visión futurista.

Hasta ahora, la típica mochila que se ponía en la espalda el personaje que elegíamos en el videojuego nos parecía algo que podría llegar a la vida real en unos años. Una tecnología de estas características se planteaba como muy costosa de producir, cara de mantener y, sobre todo, requerida de una fuerte inversión.

La tecnología jetpack no cuenta con una demanda y oferta real

Si a ello sumamos que, en principio, tendría marcados tintes destinados al ocio, sus posibilidades de verlo en directo serían más bien escasas. Sin embargo, existe una empresa denominada Gravity Industries que está ofreciendo una alternativa que llama la atención por lo eficientes que están siendo los resultados del primer modelo original.

¿Podremos acudir al trabajo, universidad o disfrutar de nuestro tiempo libre circulando por el aire? No es la primera vez que esta alternativa aparece en escena. Hace unos días, Uber dio la campanada al anunciar que firmaría un acuerdo de colaboración con la NASA para introducir los taxis voladores en 2020.

Gravity Industries y su afán por hacer posible lo imposible

El coche eléctrico está despegando, pero en unos pocos años podría tener como competencia alternativas como la que está presentando allá por donde va esta empresa tecnológica. ¿Logrará colarse como una versión viable en términos económicos? Quizás, el primer problema tendría como protagonista a las legislaciones en materia de movilidad y transporte.

Debido a que no hay que adelantar acontecimientos, primero es importante destacar si podría ser viable en el futuro. Esta empresa, con sede en territorio británico, cuenta con ingenieros especializados en las diferentes áreas tecnológicas que incorpora el jetpack protagonista.

A modo de descubrir cómo funciona el medio de transporte diseñado por Gravity Industries, ¿por qué no echar un vistazo a uno de sus últimos vuelos? La compañía, a través de su canal en la plataforma de YouTube, muestra al mundo los pasos que van dándose para completar un diseño que parece extraído de una película de Hollywood.

En las imágenes anteriores, se puede observar cómo Richard Browning, el piloto oficial que pilota el sistema, realiza un vuelo por encima del agua, en el Lagoona Park en Reading, Inglaterra. Los increíbles motores que incorpora son capaces de remover el agua de la superficie a su paso, dando cuenta del comportamiento de la máquina.

El proyecto no para de completar nuevas etapas. Según se ha podido saber gracias a Gizmodo, el jetpack acaba de alzarse con un nuevo récord, el cual ha sido registrado en el Libro Guinness al alcanzar en el aire las 32,02 mph, es decir, los 51,53 km/h de velocidad máxima.

Según se ha podido saber, necesitó 3 intentos para conseguirlo, uno de los cuales sirvió para darse un chapuzón al precipitarse al agua durante la tercera prueba. El propio Richard Browning, al concluir la conquista del nuevo registro, en unas declaraciones, destacó qué ocurre cuando uno pretende superarse en la movilidad alternativa.

En el momento en el que dejas el suelo bajo tus pies y te encuentras flotando en el aire, sientes un placer y una alegría indescriptible.

Aún queda mucho para conseguir que sea un medio de transporte accesible para la gran mayoría de la población, pero viendo cómo ha avanzado este subsector de la movilidad en los últimos años, ¿quién se atreve a pronosticar la llegada definitiva de los jetpacks?

Una búsqueda que se remonta a los años cincuenta

Desde mitad del siglo pasado se han sucedido prototipos y propuestas para hacer de esta mochila con reactores una opción factible para el transporte. Es difícil imaginar cómo sería el medio urbano ante la presencia de miles de personas volando con sus jetpacks, pero quizás, en unas décadas, pueda llegar a ser una opción.

Gravity Industries es la empresa que tiene como objetivo popularizar los vuelos en jetpack en tan solo unos años. All3dp

El medio terrestre ya está invadido por parques automovilísticos anclados al asfalto, ¿cuándo se conquistará el cielo a baja altura? Esta línea de investigación está aún prácticamente despoblada de opciones. Alternativas como las motos voladoras han tenido una gran repercusión en prensa en los últimos meses, pero no dejan de ser prototipos repletos de ineficiencias.

Fabricantes como Kalashnikov, la productora de armas, o la firma Hoversurf ya cuentan con versiones avanzadas, pero sus autonomías siguen siendo insuficientes, ¡por no hablar del entramado legal que deben sortear en los próximos años!

Quizás, lo mejor, sea ir cumpliendo las fases necesarias para convertir una tecnología futurista en algo plausible. ¿Lo es ahora? A tenor por el número de compañías que operan en la industria, podemos pensar que no; al menos, no aún.