El mercado asiático es uno de los que más apuesta por la conducción alternativa. El coche eléctrico emplea una tecnología muy cara, por lo que requiere renunciar a ciertos aspectos o detalles para ser ofrecido a un precio competitivo. ¿Es este el motivo por el que los coches a baterías están teniendo tanto éxito?

Podría ser uno de los motivos, por qué no. Siguiendo la curiosa tendencia que está viviéndose en el mercado asiático, llama la atención principalmente el conocido como Gigante dormido. China, la cual parece haber despertado de su letargo hace ya unos años, está apostando por las mecánicas eléctricas.

Esta apuesta está provocando que compañías como Polestar, filial del grupo Geely, esté afincando sus inversiones en factorías locales para garantizarse un suministro sostenible. ¿Nos guiará China hacia el mercado alternativo? Los fabricantes tradicionales ya están comenzando a hacerse este tipo de preguntas.

Más allá del cambio de tendencia que está provocándose en el mercado más grande del mundo, lo cierto es que es más importante ver cómo está produciéndose esta modificación de la tecnología eléctrica. Podemos intuir que la contaminación es lo que ha hecho despertar al mercado chino, pero, ¿sirve toda apuesta que se realice?

Es aquí donde entra en juego el Wuling Baojun E100, una simpática opción que está gozando de un importante entusiasmo por parte de la población local en algunas regiones chinas. Tal ha sido su apogeo que ya está representando hasta un 2,5% del total de vehículos que circulan por la carretera en estas mismas zonas.

Wuling Baojun E100, un modelo de producción muy curioso

No es lo mismo disponer de una flota de coches eléctricos teniendo al Nissan LEAF como principal referente que tener a este Wuling Baojun E100 en lo más alto del ránking, ¿verdad? Pues bien, hay que aceptar la situación. Al menos, que ya es suficiente, esto está provocando que la apuesta por lo eléctrico esté superando, incluso, los registros de mecánicas eléctricas.

Wuling Baojun E100, así es uno de los superventas eléctricos que circulan hoy por China. Reuters

Como es lógico, su estética nos recuerda, sin lugar a dudas, a la del Smart. De hecho, viniendo del mercado del que estamos hablando, podríamos pensar que no se trata de una simple casualidad. No sabemos si malintencionado o no, pero lo cierto es que se ha vuelto un superventas a pesar de sus poco más de 25 CV de potencia.

Su autonomía, no obstante, es suficiente como para realizar diferentes trayectos diarios de corta duración. Un total de 155 kilómetros con cada ciclo de carga serán los que, en teoría, pueden recorrerse, unas cifras que pueden ser catalogadas como razonables.

El modelo más barato, sin ayudas, parte de los casi 15.000 dólares la unidad

No obstante, según se puede leer en Green Car Congress, su verdadera seña de identidad está intrínsecamente relacionada con su precio. No es barato, puesto parte de 93.900 yuanes, es decir, unos 14.900 dólares al cambio y 109.900 yuanes, 17.445 dólares, en su versión con mayor equipamiento y aptitudes.

Entonces, ¿dónde está el truco para que estén en una etapa de crecimiento en la producción y expansión por nuevas áreas en China? Como era lógico de esperar, las ayudas públicas a la compra de vehículos alternativos están siendo las verdaderas protagonistas de su mayor consumo.

Calidad o cantidad, ¿hacia donde fijar la movilidad eléctrica?

El modelo chino está apostando por la electrificación del parque automovilística haciendo gala de unas suculentas inversiones en materia de subvenciones. No obstante, esta tecnología fundamentará su crecimiento si logra mejorar la tecnología disponible. ¿Cuál de los dos modelos es el más acertado?

El concepto kei car del Wuling Baojun E100 está obteniendo unos fantásticos registros en ventas. Coches.net

La principal diferencia entre un mercado como el chino y Europa o Estados Unidos, radica en que el primero, la población ignora que un vehículo eléctrico no disponga de autonomía comparable a la que sí que equipa uno tradicional.

Sin embargo, es algo ya descontado para el público, ¿por qué? Basta con realizar un rápido análisis para saber que la mayoría de conductores no realiza más de 100 kilómetros al día. ¿Supone esto un freno a las ventas de coches alternativos en estos mercado occidentales? Por supuesto.

Es cierto que son más caros, pero si dispusiesen de un precio semejante, aún existirían dudas sobre su compra. ¿Cómo acabar con este problema arraigado en la mente de estas poblaciones? La clave podría estar relacionada con la concienciación. No podrías imaginar el porcentaje de personas que desconoce que el diésel es un desencadenante de cáncer en las grandes ciudades.

El Wuling Baojun E100 está incrementando su producción de forma exponencial

Sea como fuere, lo cierto es que cadenas de montaje como las de esta asociación SAIC-Wuling sirven para ver cómo el mercado alternativo ya cuenta con un crecimiento sostenible. ¿Cuándo veremos la comercialización a mansalva de versiones eléctricas por menos de 10.000 euros en países como España?

Para hacernos una idea, es importante destacar que este Wuling Baojun E100 dispone de unos acabados y tecnología mejores que los del Renault Twizy a menor precio, ¿queremos avanzar así? Quizás, habrá que mirarse al ombligo para destapar nuestras vergüenzas.