El caso de Amazon ya se estudia en algunas de las universidades más prestigiosas del mundo. ¿Cómo ha podido crecer tanto una compañía que comenzó siendo una librería digital? En la actualidad, se ha convertido en uno de los gigantes de la distribución comercial, hasta el punto de hacer a Jeff Bezos, su máximo exponente, la persona más rica del mundo.

Amazon es consciente de lo rápido que está cambiando el sector logístico y distributivo, por lo que lleva un tiempo probando diferentes propuestas para mantener su ventaja competitiva respecto a la competencia. Como es lógico, los drones o la llamada economía colaborativa, se han convertido en algunas de las líneas de actuación que podrían tener un mayor sentido para la compañía.

Amazon está apostando por la llamada economía colaborativa

No obstante, en los últimos días se ha observado cómo la compañía norteamericana ha creado una nueva figura que ya está siendo probada. Consiste, básicamente, en la inclusión de personal ajeno que realizará las entregas de paquetería. Esta especie de externalización, no exenta de polémica, ya está disponible en Estados Unidos.

Observando cómo está compitiendo el mercado, todo parece indicar que en los próximos años esta nueva alternativa podría cruzar el charco y ofrecerse en otros establecimientos en Europa. ¿Se convertirán los centros de distribución de este tipo de compañías en un ir y venir de transportistas colaboradores?

¿Dónde están los límites de la economía colaborativa? ¿Estamos ante una nueva manera de precarizar el mercado laboral? Habrá que ver cómo funciona esta alternativa en Estados Unidos para comprobar si tiene cabida en otras áreas del mundo donde tiene presencia el gigante del sector servicios.

El pago de un royalty para tener barra libre de reparto

El modelo que está siendo probado, según se puede leer en la edición digital del medio The New York Times, se basa en el pago de una especie de royalty a la propia compañía para poder operar con ellos. Esta licencia, en la actualidad, cuesta unos 10.000 dólares, o lo que es lo mismo, unos 8.600 euros al cambio actual.

Amazon ha lanzado un nuevo servicio para que el autónomo pueda repartir paquetería. El Periódico

Y bien, ¿a qué se tiene acceso tras la aportación de dicho importe? Según se puede leer en el medio citado, se podrá gestionar paquetería libremente en función de la capacidad del colaborador. Tal y como afirma la compañía, disponer de una flota de 40 vehículos podría suponer unos ingresos anuales en torno a los 300.000 dólares, o si lo expresamos en la moneda de la Comunidad Económica Europea, unos 258.000 euros.

El número de colaboradores lo marcará el equilibrio del mercado de reparto

No obstante, es importante destacar cómo esto solamente tendrá sentido habiendo una disposición limitada de colaboradores. A mayor número de estos agentes, menor número de paquetes tendrán para repartir. Como ves, el juego de la oferta y la demanda será el que marque dónde se encuentra el equilibrio en este mercado.

La compañía, además, ofrecerá toda una serie de servicios como la disposición de uniforme y vehículos para permitir una mayor flexibilidad a la persona que se decante por este sistema. ¿Estamos ante una contratación sumergida bajo el amparo del autónomo? Dicho de otro modo, ¿podemos hablar de falsos autónomos?

La jurisprudencia en un futuro podría ser clave

Tal y como ocurre en estos casos, las decisiones que tomen los jueces en este tipo de pleitos, que los habrá, servirán de base para que Amazon pueda seguir operando bajo esta política o abandonar el programa por la decisión judicial. Por el momento, todo parece indicar que este programa piloto parece funcionar en Estados Unidos, una economía que no está siendo beligerante contra este modelo.

Amazon dispone de más de 100 almacenes para dar cobertura al mercado mundial. La Vanguardia

Salvo en algunos casos particulares, compañías como Uber continúan operando bajo el amparo de un servicio de coche compartido o carsharing. ¿Conseguirá Amazon mantener este modelo de negocio en el futuro? Quizás, al cruzar el charco, no lo tengan más difícil. La economía colaborativa, en mercados más rígidos como los presentes en el Viejo Continente, no lo tiene tan fácil.

Amazon logrará mejorar sus economías de escala bajo este modelo de reparto

Es por ello que quizás todavía no han decidido operar bajo este sistema en Europa. Aun así, si en los próximos meses observan una fuerte ahorro en términos logísticos y laborales, es posible que se lancen a un mercado que todavía no dispone de esta nueva competencia. ¿Cómo se espera que sea la rivalidad en el segmento del transporte minorista?

Ya solo quedan unos meses para comprobar qué estrategia toma Amazon al respecto. La ventaja de esta alternativa es que apenas requiere esfuerzo económico por parte del gigante de la distribución. Veremos cómo se transforma la competitividad en este segmento en los próximos años.