El éxito de los patinetes eléctricos es ya algo internacional, notable en las grandes ciudades del mundo, especialmente en Estados Unidos. Cada vez más personas eligen este transporte para moverse por las calles, dejando a un lado otras opciones contaminantes como el coche o el autobús.

La creciente presencia de estos patinetes por las ciudades hace necesario que aquellos que los utilizan sepan algunas claves para poder hacerlo sin morir en el intento y, también, sin molestar al resto de ciudadanos que están por las calles.

Cómo circular con patinete eléctrico

El patinete eléctrico ya es un elemento más de la circulación de ciudades como Los Ángeles, San Francisco, París o Madrid. Esta última es la que acaba de dar la bienvenida a una de las compañías más importantes de este mercado, Bird, que se une así a la presencia de otras como Lime.

Como bien reconoce la propia Bird, la llegada de los patinetes eléctricos aún está rodeada de muchas dudas que provocan que los ciudadanos no los vean con buenos ojos. Una de las más relevantes cuestiona el lugar por dónde deben circular estos vehículos.

Para asegurar la buena integración de estos patinetes en las ciudades, desde Bird quieren darnos algunos consejos que deberíamos seguir para que todos podamos disfrutar de un paseo respetando la seguridad de los demás. Son los siguientes:

  • Muy recomendable llevar casco, aunque no obligatorio: no hay ninguna ley que obligue al usuario de patinete eléctrico a llevar casco mientras circula, pero es muy recomendable si quiere hacerlo protegiendo su salud. Por ello, Bird los regala a través de su app.

  • Recurre a trayectos conocidos: otra recomendación a la hora de usar patinetes es elegir un trayecto con calles que ya conocemos para evitar situaciones imprevistas, como tráfico abundante o zonas donde esté prohibido este vehículo.
Estos consejos son ideales para aquellos que quieren circular con patinete eléctrico en las ciudades. The Verge
  • Adapta la velocidad al entorno: 30 kilómetros por hora suele ser la velocidad máxima permitida en las ciudades. Sin embargo, el conductor debe tener en cuenta que cada localidad puede aumentarla o reducirla. Además, la velocidad no debe ser siempre la máxima y es lo recomendable es adaptarla a la situación de los factores que entran en juego, como el tráfico o las condiciones de la calle.

  • Siempre atento al patinete: aunque este sea considerado un vehículo con menor riesgo, la verdad es que siempre hay que estar atento al manejo cuando se monta en patinete eléctrico. Nada de móviles, nada de música con auriculares u otras distracciones que puedan meterte en problemas.

  • La acera no es para los patinetes: la duda principal siempre afecta al lugar por el que deben circular estos vehículos. Aunque puedas ver a algunos por la acera, esa no es la respuesta correcta, ya que los patinetes nunca deben utilizar ese espacio reservado para los peatones.
Muchas ciudades aún tienen que regular el uso de los patinetes eléctricos
  • Recurre cuando puedas al carril bici: la realidad es que no todas las ciudades tienen los mismos kilómetros de carril bici, por lo que no todos los conductores pueden utilizar el espacio ideal para estos vehículos. Ya sabes, siempre que puedas, circula por el carril bici para evitar a peatones, insoportables atascos de tráfico, etc. Cabe destacar que en Madrid sí está permitido circular por las calles, aunque hay que hacerlo a una velocidad máxima de 30 kilómetros por hora.

  • Cómo y dónde dejar tu patinete: al igual que en otras cuestiones anteriores, la respuesta a este problema dependerá de las normas aprobadas por cada ciudad. Sin embargo, hay un factor que siempre debemos tener en cuenta: el patinete, mientras esté aparcado, no debe molestar a los peatones ni a otros vehículos.

Los patinetes eléctricos arrasan en solo un año

Septiembre de 2017 fue el mes en el que Bird desembarcó en Estados Unidos, donde ya ha encontrado competencia de otras compañías como Lime o Lyft. Todos estos proveedores de patinetes eléctricos han alcanzado el éxito en menos de un año, permitiéndoles la expansión a ciudades de otros países como Londres, París o Bruselas.

El furor que estos patinetes ha causado en las grandes ciudades ha llevado a fabricantes de automóviles a entrar también en este mercado, como demuestra el eXS KickScooter de Seat. Sin embargo, aún hay aspectos que solucionar, como conseguir que se integren en la circulación sin molestar al resto de elementos que participan en ellas.

Lime y Bird son dos de las grandes compañías de patinetes eléctricos. WIRED

Mientras llegan las regulaciones pertinentes, estos patinetes pueden provocar algunos problemas en las ciudades, como leemos en 20 Minutos. Paul Koretz, concejal de Los Ángeles, llegó a sugerir que se prohibiese su uso antes de la llegada de las normas para "proteger a viajeros y peatones".

Mientras llegan esas normas tan necesarias, lo mejor es que todos los ciudadanos, incluidos los conductores, colaboren para permitir que los patinetes eléctricos se integren con normalidad. ¿Qué mejor que seguir los consejos anteriores?