Si hay un adjetivo que se le pueda atribuir a Mark Zuckerberg, es el de ambicioso. El joven magnate de internet, que ya posee Instagram, WhatsApp y Oculus, sigue innovando en sus plataformas con un único objetivo: que no puedas vivir sin ellas.

Y es que cuanto más tiempo pases en Facebook, más rentable serás para la plataforma. Pero Facebook es un ecosistema complejo en el que conviven cuentas personales, profesionales, páginas y una amalgama publicitaria, de la cual no verás ni rastro de bitcoins o monedas virtuales.

El feedback de sus novedades es continuo, casi tan continuo como las mejoras que implementa en sus plataformas. Así, en muchos casos se dan extrañas y en nuestra opinión inservibles duplicidades, como por ejemplo las Stories en Facebook o que las videollamadas lleguen a Instagram, como explica iPadizate.

Otras por el contrario buscan hacer la competencia a rivales tan duros como YouTube, gracias a su inminente plataforma de vídeos, denominada Watch.

Facebook tiene un reto: Renovarse o Morir

Sin embargo y a pesar de sus esfuerzos, Facebook no atrae a gente joven. Es una realidad, los adolescentes prefieren lugares como Snapchat. Así que en un intento desesperado por seguir manteniendo la gallina azul de los huevos de oro, Zuckerberg ha ideado varias medidas bastante polémicas.

La primera de todas ellas, dividir nuestro muro en un área personal y otra para empresas, lo que repercute directamente a las ganancias de estas. Y es que no te puedes imaginar cuánto peso tiene un Like tuyo.

Pero no es la única: nos consta que Facebook intenta cuidar a sus usuarios, protegiéndolos de noticias falsas e intentando regular sus contenidos y aún así todavía es posible ver cómo se venden tarjetas de crédito robadas.

¿Está Facebook cavando su propia tumba? Newsweek

Facebook, ¿el principio del fin?

Sea como fuere, el cambio en sus algoritmos para intentar ofrecer una experiencia de usuario más personal dividiendo nuestro muro no está obteniendo los resultados esperados. Como cuenta Mashable, el tiempo pasado por los usuarios en esta red social ha bajado unas 50 millones de horas al día. Y eso es una burrada.

Los usuarios cada vez pasan menos tiempo en Facebook

Actualmente Facebook alcanza 2.130 millones de usuarios al mes y buena con 1.400 millones de usuarios al día. Si ajustamos esas 50 millones de horas menos, la sangría es de 0,035 horas, o lo que es lo mismo: cada usuario está 2,1 minutos menos cada día.

Pero Zuckerberg cree que esta caída causada por su reestructuración es necesaria para el futuro. Así lo ha hecho saber:

2017 fue un año fuerte para Facebook, pero también duro. En 2018 nos centraremos no solo en que Facebook sea divertido, sino también bueno para la sociedad, por ello impulsaremos las conexiones significativas por encima del consumo de contenido.

A día de hoy Facebook cosecha unos 4.260 millones trimestrales por los clicks en los anuncios, por lo que aún tiene margen para experimentar. Y la próxima medida va a ser más drástica aún: minimizar el impacto de los vídeos virales.

Facebook se ha convertido en una gran fuente de dinero para los anunciantes. Business Insider

Facebook y su lavado de cara

Sí, vídeos como el de la rata topo bañándose como un humano (que en realidad estaba quitándose el jabón en una muestra de la mezquina naturaleza del hombre, haciendo sufrir a un animalillo por conseguir un éxito), tendrán menos repercusión. A no ser que haya conversaciones personales relevantes para el algoritmo.

Zuckerberg lo explica así:

Ya durante el último trimestre hicimos cambios para mostrar menos vídeos virales, de modo que la gente aproveche su tiempo. Redujimos el tiempo pasado en Facebook aproximadamente en 50 millones de horas al día simplemente centrándonos en conexiones significativas. Así todos seremos más fuertes.

Wow, bastante paternalista por su parte el decidir en qué "pierde el tiempo" la gente, a la que por otro lado le sobran plataformas para distraerse.

Es cierto que con esta vuelta de tuerca los anunciantes tendrán que exprimir su imaginación para seguir llegando y quizás, mejorar la calidad. Sin embargo, algunos medios ya aseguran que Twitter les resulta más rentable en cuanto a tráfico que Facebook, como explica Buzzfeed.

Y si los anunciantes se van, a la larga el dinero también se acabará marchando, aunque de momento no sea problema. Las últimas cifras aseguran que el cuatro trimestre de 2017 Facebook logró 1.210 millones en lugar de los 1.940 estimados, aunque los cambios tributarios en Estados Unidos también influyen en estas ganancias.

Así que por un lado tenemos que la gente joven se decanta por otras redes sociales y que Facebook intenta crear una comunidad más personal con un lavado de cara que a buen seguro mejorará su reputación. Menos publicidad y más contenido de calidad así lo demuestran. Pero, ¿es lo que quieren los usuarios?

Tras años liderando como fuente de información de muchos usuarios, Facebook va cayendo en importancia, pero también en fiabilidad, de ahí su interés en cercenar las historias falsas.

Pero no la única: sus chatbots podrán usarse para ayudar a personas con trastornos como depresión, así como con fines comerciales.

Son muchos los usuarios que desconfían de la seguridad proporcionada por Facebook. El Heraldo

¿Funcionará la nueva y arriesgada estrategia de Facebook?

Está claro que en la vida como en los negocios, el equilibrio es dinámico. Zuckerberg también lo cree y por eso apuesta por dar un giro de 180° en su política, cuando quizás lo sencillo sería seguir como hasta la fecha.

No obstante, que las nuevas generaciones sigan prefiriendo otras redes sociales sigue aterrando a Facebook, que busca fidelizar diferenciándose con un contenido de calidad. Algo que por otro lado algunos usuarios han reclamado en varias ocasiones, sobre todo cuando se han sentido espiados por esta red social o cuando ha sido empleado en campañas electorales como la rusa o la de Trump.

Pero Facebook sigue siendo un negocio y aquí manda el smartphone. A día de hoy la publicidad a través del móvil le proporciona el 89% de sus ganancias, un porcentaje que ha crecido respecto al 84% del año anterior.

¿Le saldrá bien la arriesgada estrategia a Facebook? ¿Perderá el interés de sus usuarios? Zuckerberg siempre tiene un plan B y este pasa por su acuerdo con Xiaomi y su división de realidad virtual tras la adquisición de Oculus.