La memoria es una función del cerebro clave que utilizamos cada segundo de nuestro tiempo. Su importancia hace que intentemos mejorarla, algo que puedes conseguir con estos sencillos trucos. Sin embargo, otras veces nos falla y recurrimos a otros métodos externos.

Imagina visitar por fin esa ciudad que tanto deseabas, acudes al monumento que tanto te gusta y, cuando estás delante, temes que se te olvide en algún momento esa estampa perfecta. No hay problemas, sacas el móvil e inmortalizas esa imagen que tu cerebro puede olvidar en el futuro.

Hacer tantas fotografías con tu móvil no es nada bueno para tu memoria

Utilizar el móvil para guardar hasta el detalle con menos importancia de nuestra vida se ha convertido ya en una costumbre irremediable. Esto puede cambiar radicalmente si conocemos las consecuencias de sacar muchas fotos con el smartphone de turno.

El medio Vox ha realizado un interesante reportaje que se adentra en el daño que las miles de fotografías que hacemos con el móvil provoca en nuestra capacidad de recordar. ¿Estamos perdiéndola por culpa de la tecnología? ¿Qué podemos hacer para mejorar este aspecto?

Hacer fotos con tu móvil juega con tus recuerdos

Según relata Vox, cada vez son más los expertos que están investigando este tema, aunque aún hay más preguntas que respuestas. Sin embargo, son varios los profesionales que están de acuerdo en el daño que tomar muchas fotografías con el móvil hace en nuestra capacidad de recordar.

En la actualidad, muchas personas se centran solo en hacer fotos para poder compartirlas rápidamente en redes sociales. Esto provoca que tengamos poco interés en lo que tenemos delante, salimos del momento que vivimos y nuestra atención se desvía completamente.

Hacer muchas fotos con tu smartphone puede estar afectando a tu memoria. Windows Central

Prestar atención es clave para que nuestro cerebro pueda almacenar la información necesaria de un recuerdo. Para almacenar esas memorias a largo plazo, el cerebro trabaja vinculando neuronas. Esas conexiones son mucho más fuertes si la memoria lo es, es decir, si el recuerdo está plagado de las sensaciones que viviste en ese momento pasado.

Obviamente, si solo te centraste en hacer una buena foto, tu cerebro falla al recordar cuáles eran los colores predominantes, cómo olía o cómo era la escena. Aunque todavía no ha terminado el estudio que certifica esta información, los investigadores sí han adelantado algunos ejemplos que lo comprueban.

El móvil se convierte en el peor acompañante

Como decíamos, los expertos probaron estos datos con una serie de voluntarios que visitaron la Iglesia Memorial de Stanford, en Estados Unidos. Mientras que algunos de estos participantes entraron sin dispositivos tecnológicos, otros fueron ordenados a tomar fotografías con iPods equipados con cámaras.

Los resultados llegaron una semana después, cuando todos los voluntarios tuvieron que enfrentarse a un examen sorpresa de esos que duelen. Tras las respuestas, los investigadores comprobaron que aquellos que no tenían cámara acertaron 7 de las 10 preguntas, mientras que aquellos que llevan iPods solo acertaron 6.

Mientras estás haciendo una foto, tu atención se desvía del verdadero tema de interés

La diferencia parece pequeña, pero es muy significativa. Pero, ¿cómo puede causar solo hacer fotos esa variación en la memoria? "Podría ser que estamos usando estos dispositivos, distrayéndonos de la experiencia, y debido a esa distracción, no recordamos a qué se supone que debemos estar prestando atención", explica Emma Templeton, investigadora de Psicología de Dartmouth.

Pero no solo es hacer fotos. Templeton y su equipo creen que otras funciones de los teléfonos inteligentes, como enviar mensajes, utilizar las redes sociales o escuchar un breve audio, nos distraen del verdadero punto de interés y limitan nuestra capacidad de recordar.

La forma en la que usamos estos dispositivos tecnológicos cambia de forma constante, por lo que es muy complicado para los expertos establecer conclusiones claras sobre su influencia en nuestras capacidades cognitivas.

Los smartphones pueden ayudarte a mejorar

Llevamos todo el artículo insistiendo en la responsabilidad que los dispositivos tecnológicos tienen en este problema. Sin embargo, la culpa es nuestra, que empleamos más tiempo en hacer una foto que en vivir verdaderamente el momento.

El miedo a olvidar esas sensaciones tan bonitas es el que provoca que hagamos uso del teléfono móvil para recordarlas, pero tenemos que aprender a alcanzar el punto medio. Tal y como explican desde Vox, tienes que prestar atención a tu entorno, dejar la cámara a un lado y grabar a fuego todos los detalles que puedas sobre ese lugar que estás visitando, por ejemplo.

Tu capacidad de recordar se ve afectada por la obsesión de fotografiar todo. Tech Radar

Pero ojo, no te confundas, ya que prestar atención no significa dejar inutilizado el teléfono. Puedes emplearlo para almacenar detalles claves de ese momento a los que recurrir luego cuando quieres reconstruirlo años después. Con la ayuda de todas las sensaciones guardadas en tu memoria, más la información que te aportan las fotos, puedes regresar atrás en el tiempo con ese recuerdo que tanto te gusta.

Lograr esa reconstrucción no será fácil, ya que tu memoria puede jugarte malas pasadas. La capacidad de recordar es algo en lo que también hay que trabajar, como afirma Linda Henkel, psicóloga de la Universidad de Fairfield: "Si no practicamos la recuperación estratégica y esforzada, puede ser más difícil para nosotros cuando realmente tenemos que confiar en nuestra propia memoria".

Un comportamiento adecuado, trabajando tu memoria y apoyándote en las fotografías tomadas con tu móvil, será de gran ayuda cuando quieras recordar ese momento que tantas alegrías te dio. Una vez que confíes en tu capacidad de recordar, acepta nuestro reto: ¿serás capaz de dibujar de memoria los logos más famosos?