Para los amantes de la decoración, hay pocas cosas más excitantes que una excursión a IKEA y recibir su catálogo en nuestro buzón es algo así como que te llegue la notificación de Hacienda y te salga a devolver. Especialmente ahora, que IKEA se ha puesto creativa ofreciendo sus descuentos.

Otra cosa muy distinta es montar los muebles. Para mi, que sufro montando hasta la batidora, resulta una misión casi imposible. No entiendo las instrucciones, me faltan piezas, no tengo las herramientas adecuadas y acabo como Homer. Sí, Los Simpson también predijeron cómo monto los muebles de IKEA:

Para ayudarnos en esta terrible tarea, a alguien se le ha ocurrido la brillante idea de crear unos robots capaces de montar la silla STEFAN en menos de 9 minutos.

¡Se acabó el perder todo el fin de semana con la llave Allen!

A decir verdad, según IKEA, las personas tardamos de media unos 10 o 15 minutos. Insisto en lo de la media. Pero los robots lo hacen antes y mejor, todo es cuestión de programar las tareas, algo que por supuesto también lleva trabajo.

El objetivo final no es otro que usar la inteligencia artificial para que los robots puedan leer las instrucciones, entenderlas y ejecutarlas por si solos.

Si ya lo hacen con los coches en la producción en cadena, ¿por qué no con los muebles de IKEA? Pues muy fácil: porque una cosa es repetir acciones mecánicamente y otra evaluar los movimientos a realizar para ensamblar partes diferentes.

Sin ir más lejos, hacer esto posible ha llevado a los ingenieros más de 3 años de investigación, como leemos en el Daily Mail.

El doctor Quang-Cuong Pham, de la Universidad Tecnológica de Nanyang en Singapur, lo explica así:

Si quieres ensamblar una parte de un mueble de IKEA por ti mismo, tienes que ejecutar una serie de acciones. Esa secuencia ha sido definida por los investigadores. Para un robot, montar una silla de IKEA con esa precisión es mucho más complejo de lo que parece.

Y es que para los humanos es natural dividir las tareas en otras más pequeñas, como puede ser identificar de dónde son las piezas o qué fuerza se necesita para encajarlas. Para los robots, es un mundo.

Para que te hagas a la idea, la silla STEFAN cuesta solo 20 euros en IKEA y trae consigo ¡12 páginas de instrucciones de montaje!.

El robot, en pleno montaje. Daily Mail

¿Cómo monta un robot un mueble de IKEA?

No es cuestión de la capacidad de montaje en sí, que eso es innegable como llevamos viendo décadas en la industria, sino de que sean capaces de hacerlo por ellos mismos.

Para ensamblar la silla del ejemplo, los investigadores proporcionaron ojos a los robots en forma de cámara 3D, pero también hombros, codos y muñecas a los brazos robóticos.

De este modo, la cámara localiza el respaldo, las patas y el asiento de la silla de la caja. Las 14 piezas han de ser analizadas cuidadosamente por un brazo con sensores de presión para localizar los agujeros y ordenarlas manipulándolas firmemente, pero sin dañarlas. El segundo brazo es el encargado de sujetarlas y moverlas durante el proceso de ensamblado. Todo ello en solo 8 minutos y 55 segundos. Y ya solo queda atornillar las 10 piezas necesarias.

Aunque actualmente solo puedan montar esta silla del amplio catálogo de IKEA y tampoco es que lo hagan demasiado rápido, sí que muestra todo su potencial para el futuro.

El Dr. Pham explica sobre este estudio publicado en la revista divulgativa Science Robotics:

Con la inteligencia artificial, el robot será lo suficientemente autónomo para aprender por sí solo los diferentes pasos de montaje, siendo entrenado por un humano o leyendo las instrucciones. Incluso podría hacerlo con una imagen final del mueble ya montado.

Cindy Andersen de IKEA asegura que son muy optimistas sobre el uso de las nuevas tecnologías con su mobiliario, siempre y cuando lo montes tú mismo fuera del local. De hecho, en IKEA ya se han sumado a la fiebre de los altavoces con una propuesta interesantísima y low cost, como no podía ser menos en la firma sueca.