La Inteligencia Artificial es sin lugar a dudas el invento más fascinante y poderoso del siglo XXI. Su forma de procesar al más puro estilo red neuronal y su proceso de entrenamiento nos recuerda bastante a nuestro cerebro y cómo aprendemos. Por eso, qué mejor que la IA para la detección de una enfermedad tan atroz como el Alzheimer.

Igual puede servir para adivinar los ingredientes exactos de una receta que para poder entender todo lo que tu perro te quiere decir. Se trata de una tecnología sin límites, o mejor dicho, seremos los humanos los que la usemos con prudencia para evitar que todo su potencial se emplee para el mal, porque ya hemos visto que incluso es capaz de detectar la orientación sexual de una persona con una simple instantánea.

El Alzheimer, el reto médico de este siglo

El alzheimer afecta a personas de más de 65 años. HM Hospitales

El Alzheimer es un tipo de enfermedad neurodegenerativa que se manifiesta como deterioro cognitivo y trastornos conductuales. En pocas palabras, que personas de avanzada edad (más de 65 años, según el American Journal of Public Health) van perdiendo la memoria de forma progresiva e irreversible.

Es vital detectar el Alzheimer lo antes posible para frenar su avance

Por su forma de actuar, se trata de una enfermedad que es difícil de diagnosticar en su fases iniciales, un hecho diferencial que cambia el devenir del paciente, ya que cuanto antes es detectada, antes puede frenarse su avance.

El Alzheimer suele tener una duración media de unos 10 años tras su diagnóstico, como explica la Dra. Muñoz Chacón en Scielo.

Por tanto, el diagnóstico precoz es el reto fundamental de una enfermedad que golpea con fuerza a nuestros mayores. Como explica la Alzheimer’s Association, hasta el momento, su detección se centraba en la observación de síntomas hasta que el deterioro se hiciera ya evidente.

Por su carácter degenerativo y dificultad de diagnóstico, el Alzheimer guarda cierta relación con el Parkinson, para el que recientemente se desarrolló un teclado capaz de mostrar los primeros síntomas de forma eficiente, fácil y barata.

Infografía sobre el Alzheimer. Salud Ediciones

La IA podría ser la solución

Numerosos investigadores de todo el mundo se encuentran en proyectos tratando de detectar el Alzheimer lo más prematuramente posible. Mientras que algunas investigaciones se enfocan en tests sanguíneos y de fluidos, otros se centran en el diseño de gadgets capaces de evidenciar las primeras señales, como explica Engadget.

Y es aquí cuando la Inteligencia Artificial vuelve a aparecer en escena: un grupo de científicos de la Universidad de Bari, en Italia, han desarrollado un algoritmo que puede reflejar nimios cambios estructurales en el cerebro causados por la enfermedad, incluso una década antes de que tengan lugar. Las conclusiones de su estudio pueden ser leídas en la librería virtual Cornell University Library.

Las redes neurales de Inteligencia Artificial requieren un entrenamiento de forma que sean capaces de ampliar su base de datos y dispongan de suficiente contenido como para poder comparar todos los casos a los que se enfrenten.

Los escáneres constituyen la única forma fiable actual para detectar el Alzheimer en un estado avanzado.Engadget

En este caso, se emplearon 67 resonancias magnéticas, 38 de las cuales pertenecían a enfermos de Alzheimer y 29 de personas sanas. Estos escáneres fueron divididos en pequeños sectores y el software se dedicó a analizar la conectividad neuronal entre todos ellos, ¿será capaz de encontrar un patrón para el Alzheimer?

Tras la fase de aprendizaje, llegó la hora de la verdad: suministraron escáneres de 148 sujetos, 48 padecían Alzheimer y otros 48 sufrían un deterioro cognitivo leve, y con el paso del tiempo desarrollaron Alzheimer.

La IA detecta el Alzheimer, pero también los primeros signos de deterioro cognitivo

El software no falló: el 86% de las veces que el paciente tenía o iba a tener Alzheimer, fue capaz de detectarlo. Y lo más importante, también señaló quiénes padecían un leve deterioro cognitivo con un 84% de efectividad, lo que significa que esta herramienta será clave para el diagnóstico temprano del Alzheimer.

Obviamente, se trata de un simple prototipo y las pruebas hechas son nimias (en total, solo lleva poco más de 200 escáneres analizados), por lo que será necesario un entrenamiento muy superior para que aumente su precisión a la hora del diagnóstico y amplíe su base de datos. Con más muestras y más desarrollo de este software, la IA se erige como principal arma contra el Alzheimer sin necesidad de otras pruebas adicionales.