En plena resaca de la espectacular season finale de la séptima temporada de Juego de tronos, los fans de la saga inspirada en Canción de hielo y fuego nos encontramos en una larga travesía en el desierto hasta que llegue la octava, que según The Independent llegaría en verano de 2019 en forma de seis episodios. Así que todo apunta a que la espera será de casi dos años desde ahora.

George R.R. Martin es conocido por matar a todos sus personajes y tomarse su tiempo al escribir

Si buscas consuelo en la colección de George R. R. Martin, no vas a encontrarlo. Y es que la serie adelantó a las novelas en la quinta temporada según asegura La Vanguardia. De hecho, el autor lleva un tiempo recluido para intentar finalizar la sexta entrega, titulada Vientos de Invierno. Martin es conocido por tomarse tu tiempo, algo que desespera a sus fans.

Pues bien, tenemos buenas noticias para ti. Parece que George R.R. Martin puede tomarse un respiro, ya que un ingeniero llamado Zack Thoutt ha desarrollado una red neural empleando todos los libros de Canción de hielo y fuego para que esta sea capaz de reproducir el estilo y redactar Vientos de Invierno, como asegura Gizmodo.

Como ha explicado Zack Thoutt:

Soy un gran fan de Juego de Tronos, los libros y el show. Ya había trabajado con RNNs en clase y pensé que era el momento de poner en práctica mis conocimientos.

Las redes neurales son probablemente una de las aplicaciones más interesantes de la Inteligencia Artificial. Su funcionamiento es sencillamente sorprendente: con una amplia base de datos y un periodo de entrenamiento son capaces de todo: desde elaborar la galleta perfecta a inventar el nombre más cool para una cerveza. Su límite es el cielo, sirva como ejemplo que una de ellas (elaborada por Elon Musk) fue capaz de vencer al campeón mundial del videojuego DOTA 2 tras unos meses de entrenamiento contra la máquina y rivales humanos.

¿Qué pasará entre Cersei y Jaime tras la Gran Guerra? NME

Para el reto de sustituir a George R.R. Martin, Zack Thoutt ha empleado una red neural que emplea tanto los hilos argumentales de los libros anteriores como palabras, frases y personajes. Como ha explicado el ingeniero a la web Motherboard, se trata de una red de memoria de corto y largo plazo o RNN.

Para que nos entendamos, recuerda los hechos acaecidos en los textos anteriores, de forma que evita repetir eventos que ya han pasado y elabora nuevas tramas desde el punto actual de la historia. Así, la red neural puede escribir secuelas reales y plausibles. Eso sí, puede que haya un deux ex machina que no pueda prever, y es que si Jon Snow ya volvió de la muerte, ¿por qué no podría suceder con otros personajes?

Pero en propias palabras de Thoutt, su obra dista mucho de ser perfecta:

Un modelo perfecto emplearía todo lo que ha sucedido en los libros y no escribiría sobre personajes que han muerto hace dos libros. Pero de momento mi modelo todavía no es tan bueno para hacerlo. De hecho, si lo fuera, los autores estarían en peligro. La red está intentando escribir un nuevo libro, pero comete muchos errores porque la tecnología para entrenar un perfecto generador de textos que pueda recordar complejas tramas de millones de palabras aún no existen.

Los escritores pueden respirar tranquilos, de momento. De acuerdo con Thoutt, las novelas tienen más de 32.000 palabras, un hándicap a la hora de entrenar a su red neural, y es que al bueno de Martin le gusta explayarse en sus escritos, algo que añade complejidad a la labor de inventar.

De hecho, para que fuera perfecta, se requeriría una base de datos con un tamaño aproximado de 100 veces la extensión de la saga de fuego y hielo, pero con un vocabulario mucho más reducido, casi infantil. Obviamente, añadir lo sucedido en la serie de HBO no es una opción, puesto que se comprometería la fiabilidad.

Tras añadir 5.376 palabras de los cinco primeros libros de Canción de hielo y fuego, Thoutt ha producido 5 capítulos, que ha publicado en la página de GitHub del proyecto.

Como explica Thoutt:

Comienzo cada capítulo dando una palabra, que siempre es el nombre de un personaje, y le digo cuántas palabras debe generar. Quería hacer capítulos para personajes específicos como en los libros… y no hay más labor de edición salvo esa.

De momento, su red neural ha creado interesantes giros argumentales y nuevos personajes, cumpliendo en algunas tramas las teorías de los fans, a juzgar por las búsquedas que realizan en Google sobre Game of Thrones. Entre ellas, la muerte de Cersei Lannister a manos de su amado hermano Jaime, cómo Jon Snow monta un dragón o el envenenamiento de Danaerys por obra del sibilino Varys.

Otra razón para que no cunda el pánico entre los escritores es que de como mucho, estas redes neurales son capaces de generar historias a partir de un estilo y ambiente creado por alguien (que es lo meritorio y original), como hacen muchas personas con sus fanfics. Y es que una cosa es crear y otra imitar.

Desde luego, hasta 2019 Zack Thoutt tiene tiempo de sobra para perfeccionar su máquina de Inteligencia Artificial y nosotros para ir leyendo y ejerciendo de críticos.