No conocemos la verdadera apariencia de los extraterrestres, pero estos seres de otro mundo se han convertido en unos de los grandes protagonistas de la cultura popular. Tal es su importancia que constantemente aparecen nuevas teorías sobre su existencia, rumores que cuentan con el apoyo de seguidores fieles que creen en su realidad.

Los extraterrestres o aliens, como quieras llamarlos, no forman parte de las 5 conspiraciones científicas que acabaron siendo muy ciertas, por el momento. Muchas personas siguen tratando de demostrar que seres originarios de otros planetas nos visitan a menudo, o que incluso viven entre nosotros.

La forma más habitual de demostración es la captación de algunas de sus naves en el cielo de la Tierra. No es complicado encontrar algunas de sus pruebas en Internet, como puedes comprobar con el siguiente vídeo. Supuestamente, te ayudará a ver cómo es el aterrizaje de un ovni gracias a las imágenes de Google Earth.

El término ovni hace referencia a "objeto volador no identificado" y su similar en inglés es UFO. Sea en español o sea en inglés, estos objetos son la obsesión de aquellos cazadores que se dedican a encontrarlos en el cielo o tierra para probar la existencia de extraterrestres.

Aunque parezca una tontería, muchas de las imágenes que estos defensores utilizan como argumentos provienen de Google Maps. El programa de la compañía tecnológica sirve como sustento de sus reclamaciones, como podrás comprobar con los dos misterios que te presentamos a continuación.

La Antártida, frío lugar de aterrizaje

Si pensáramos en un supuesto lugar en el que los extraterrestres se alojarían en nuestro planeta, la Antártida sería el último lugar que vendría a nuestra mente. ¿Quién pasaría tanto frío de forma intencionada?

Esta graciosa excusa fue completamente ignorada por los cazadores de aliens, que han defendido con todas sus fuerzas la aparición de un ovni en esa congelada tierra. Su teoría se ha basado en una imagen procedente de Google Maps en la que, alegan, se puede ver una nave extraterrestre tras su aterrizaje.

Los cazadores de extraterrestres defienden que en esta imagen se puede ver un ovni. Tech Times

La fotografía en cuestión es la que puedes ver arriba. Los conspiranoicos explican que la nave ha ido dejando un rastro por la nieve porque no pudo ser controlada de la forma correcta durante el aterrizaje. El ovni sufrió una colisión con la tierra y por ello se desplazó arrastrándose durante casi un metro, como se puede intuir en sus huellas.

Richard Waller, un geólogo de la Universidad de Keele, ha tardado muy poco en desmontar el primer avistamiento de un ovni en 2018. El experto defiende en Tech Times que este objeto desconocido y su rastro son en realidad resultado de una avalancha que surgió en una montaña cercana.

"Parte de un glaciar colgante parece haber colapsado, puedes ver los restos de avalanchas al pie de la ladera, y esto podría ser un gran bloque de hielo que ha viajado más allá como consecuencia", defiende Waller. Entre tú y nosotros, este parece un argumento mucho más razonable que el de los cazadores de aliens. ¿Crees que los conductores de ovnis serían tan torpes como para estrellarse con sus naves? No parece muy convincente.

Un ovni entre montañas

El objeto volador no identificado no ha sido el único caso de 2018. Como ves, los creyentes en alienígenas no paran de buscar y encuentran nuevas pruebas cada semana. Al igual que en el ejemplo anterior, este también ha sido hallado gracias a las imágenes captadas por Google Maps.

El responsable de esta teoría es "UFOmania", un canal de YouTube que se dedica a compartir vídeos donde se argumenta la real existencia de extraterrestres. En este caso, el ovni ha sido encontrado en el estado de Nueva York, concretamente en East Lake George, según explica IFL Science.

Las explicaciones de este hallazgo han sido varias, desde una posible gota de agua en el objetivo de la cámara hasta una distorsión visual de la montaña que se ve al fondo de la imagen. Sin embargo, ninguna de estas es la correcta y tú podrás confirmarlo en la siguiente imagen.

Al ampliar la imagen, se puede ver qué es realmente el supuesto ovni. IFL Science

¡Un logo de Google! Esa es la respuesta a uno de los últimos misterios protagonizados por objetos voladores no identificados. En concreto, es el logo de Google Photosphere el que puede verse al final de la imagen. Nada de ovnis, ni naves espaciales de extraterrestres que nos visitan desde otros planetas.

La solución al misterio creado desde UFOmania no ha tardado en llegar y se resume en un simple logo colocado por Google. Desgraciadamente para los defensores de este tipo de teorías, la prueba final y concluyente no ha llegado y deberán seguir trabajando para demostrar que los humanos no estamos solos y que en la Tierra somos más de lo que creemos.