Noviembre de 2016 fue el mes en el que el problema de las noticias falsas en redes sociales estalló. Las elecciones presidenciales de Estados Unidos demostraron que la desinformación podía manejar claramente la opinión de los usuarios que no sabían diferenciar entre verdad y mentira.

Ahora, más de dos años después, las grandes compañías como Google y Facebook siguen luchando para eliminar una lacra que ha provocado hasta muertes en la India. No lo tienen fácil, ya que son muchos los internautas que creen todo lo que leen en redes sociales, y encima lo comparten, ayudando a la difusión sin freno de esas noticias falsas.

Un estudio revela cuál es parte del problema

Estados Unidos vivió una de sus últimas elecciones hace unos meses, siendo ese un período de muchísima información en el que las "fake news" circulaban con mayor facilidad. Desde Facebook se prepararon para ello, conscientes de que su red social es clave en la fase de difusión, por eso crearon una sala de guerra para evitar futuros problemas.

Pero, ¿cuál es el comportamiento de los diferentes públicos ante la desinformación? Sabemos que las noticias falsas influyen con bastante poder en la opinión pública, pero hasta el momento desconocíamos qué usuarios solían caer en sus redes. Para resolvernos la duda, la Universidad de Princeton y la Universidad de Nueva York han realizado una interesante investigación.

El foco de este estudio, publicado en Science Advances, ha estado en la red social de las noticias falsas por excelencia, Facebook. Tras analizar el comportamiento de los usuarios durante las pasadas elecciones presidenciales de Estados Unidos, los investigadores han llegado a la conclusión de que solo el 8,5% de ellos compartió "fake news" en sus perfiles.

Las personas mayores tienden a compartir muchas noticias falsas en redes sociales. Independent

Ese 8,5% de los usuarios es una cifra baja si tenemos en cuenta la enorme repercusión que han tenido las noticias falsas recientemente. Sin embargo, el estudio nos deja un dato clave: los mayores de 65 años son muy propensos a compartir este tipo de información a través de Facebook, en concreto, lo hacen hasta 7 veces más que los jóvenes.

La edad es un factor clave a la hora de diferenciar la actuación de los usuarios ante este problema, pero no es el único. Muy influyente es también la ideología de las personas, según han deducido los investigadores tras estudiar los datos de más de 1.300 usuarios que han cedido su información. Según la investigación, los usuarios de ideología conservadora tienden a compartir más noticias falsas que el resto.

En general, los mayores de 65 años con una afiliación política republicana son los que más difusión dan a la desinformación en Facebook. "Ninguna otra característica demográfica parece tener un efecto consistente en compartir noticias falsas", ha explicado Andrew Guess, profesor de Política de Princeton.

Resultados claves para luchar contra las noticias falsas

Gracias a este estudio, las grandes compañías pueden diseñar nuevas estrategias para erradicar las noticias falsas de la red. Por ejemplo, un buen paso tras la unión que han hecho Google, Facebook y Twitter sería trabajar para ofrecerles las herramientas necesarias a los mayores de 65 años para que estos puedan diferenciar la información verdadera de la falsa.

Así lo sugieren los autores del estudio, que apuntaron que "es posible que todo un conjunto de estadounidenses, ahora en sus 60 y más años, carezcan del nivel de alfabetización digital necesario para determinar de manera confiable la fiabilidad de las noticias encontradas en línea".

Los mayores de 65 años comparten hasta 7 veces más noticias falsas que los jóvenes. Storyblocks Video

Pese a la desigualdad existente entre los usuarios de diferentes edades, siendo los más jóvenes los que menos caen en la redes de las noticias falsas, todos deberían ser los que sigan las recomendaciones que dio Facebook para poder diferenciarlas:

  • Duda de los títulos: Las noticias falsas suelen tener titulares exagerados, con mayúsculas o minúsculas y signos de exclamación.
  • Investiga la fuente: clave para descubrir si la noticia es cierta o no.
  • Observa con atención la URL: Facebook recomienda comparar la dirección posiblemente falsa con la de la fuente verdadera.
  • Estudia el formato de letra y la ortografía.
  • Importancia de las imágenes: las fotografías y vídeos utilizados suelen estar manipulados o sacados de contexto.
  • La fecha de publicación no suele ser real.
  • Comprueba la identidad del autor, ya que las noticias falsas suelen estar escritas por periodistas que no existen.
  • Consulta en otros medios de comunicación: busca esa información dudosa en medios reputados, si no se encuentra, ignórala.
  • Cuidado, existen medios satíricos: El Mundo Today es el ejemplo perfecto para comprobar que hay medios humorísticos que pueden colarte fácilmente una noticia falsa.

No podemos generalizar basándonos en la información reportada por este estudio, puesto que solo trató con unos miles de usuarios de Estados Unidos fijándose en un período muy concreto. Sin embargo, parece que hay motivo de esperanza al conocer que solo 8,5% de los usuarios se dedicaron a compartir noticias falsas.

Este dato, junto al trabajo que están realizando las grandes empresas implicadas, puede llevarnos a un futuro próximo en el que la desinformación desaparezca de la red, con todas sus consecuencias. ¿O es esto demasiado optimista?