La tecnología está permitiendo grandes avances en las investigaciones que tienen como objetivo estudiar sociedades pasadas. De esta forma, una técnica láser ha logrado recientemente descubrir impresionantes ruinas mayas en Guatemala, algo que hubiese sido imposible sin su ayuda.

Otra de las civilizaciones de la que estamos conociendo nueva información gracias a la tecnología es el Antiguo Egipto. Una nueva técnica de escaneo ha abierto las puertas a la verdadera sociedad egipcia, por lo que el conocimiento sobre la misma podrá aumentar enormemente en los próximos años.

Para esta recreación los responsables han contado con un permiso especial que muchos desearían

Los mencionados anteriormente son claros ejemplos de la buena alianza entre tecnología e investigación. Sin embargo, no siempre sale todo tan bien, como vas a descubrir en este artículo. ¿Conoces a la mítica Nefertiti? Puedes ver su Busto de más de 3.000 años de antigüedad en el Museo Egipcio de Berlín, aunque hay una nueva opción si no quieres irte tan lejos.

Expertos de la Universidad de Bristol (Reino Unido), en colaboración con los responsables del documental The Travel Channel, han creado un nuevo busto en 3D de Nefertiti, aunque no ha salido como se esperaba. La intención de conocer el rostro real de la reina egipcia ha terminado en una gran polémica. ¿Cómo han conseguido realizar la recreación? Y, lo más importante, ¿a qué se refiere la polémica?

Más de 500 horas para el resultado final

Varios expertos se propusieron conocer cómo era el verdadero rostro de unas de las personalidades más célebres del Antiguo Egipto. Para ello, contaron con una ayuda especial: el Ministerio de Antigüedades de Egipto y el Museo Egipcio de Berlín les permitió examinar de cerca el busto que se encuentra en este último, sin una vitrina por media.

Según informa Periodista Digital, la tecnología tridimensional y los análisis forenses facilitaron el mejor estudio posible del rostro para su recreación. Se cree que el busto analizado es de 1340 A.C., por lo que realizar uno nuevo era una tarea especialmente atrevida y relevante, a la vez que complicada.

El Busto de Nefertiti se encuentra en el Museo Egipcio de Berlín. Ancient Origins

Paleontólogos, forenses y antropólogos llevaron a cabo los estudios necesarios para facilitarle el trabajo a Elisabeth Dayes, la paleoartista que ya realizó la recreación del busto de Tutankamón en 2005. Más de 500 horas le fueron necesarias para conseguir un trabajo final adecuado.

Se pusieron todos los medios posibles para que el modelo de la reina de 3.400 años de antigüedad fuese lo más exacto posible. La mejor tecnología 3D jugó un importante papel y se requirió incluso el trabajo de una trabajadora de Dior para recrear las joyas, según informa Arab News.

Aidan Dodson, el egiptólogo encargado de la investigación, ha mostrado a través de unas declaraciones su satisfacción por el trabajo realizado:

Este es un momento único y emocionante, que nos permite mirar al pasado y ayudar a restaurar la dignidad de una mujer increíblemente significativa. La estructura ósea y las características son notablemente consistentes con las representaciones antiguas. Creo que esta es la verdadera cara de Nefertiti.

Sentimos decirle que todo el esfuerzo no ha convencido mucho al público, que no ha tardado en quejarse por el aspecto de la recreación de Nefertiti. ¿De qué trata la polémica?

Nefertiti, ¿la reina blanca?

El tono de piel de la recreación en 3D de la madre de Tutankamón ha sido el origen del conflicto, como muestra el diario The Sun. Las reacciones en las redes sociales no tardaron en aparecer y, la verdad, que no fue para bien. Todas apuntaban a un mismo objetivo: el color de la piel. Echa un vistazo al "rostro real" para poder opinar.

La recreación en 3D de Nefertiti ha abierto una polémica en torno al tono de su piel. Mystery Planet

Como ves, el tono de piel del modelo realizado por Elisabeth Dayes es más claro del que originalmente se le atribuye a Nefertiti. Esto ha llevado a la paleoartista a ser acusada de "whitewashing", es decir, de blanquear el verdadero color de la reina egipcia.

Para aportar veracidad a sus denuncias, los descontentos con el tono de piel han hecho alusión a otras recreaciones e imágenes que se tienen hoy en día de Nefertiti. Un ejemplo claro es el busto presente en el Museo Egipcio berlinés que han tomado como referencia, en el que salta a la vista que el tono es más oscuro.

La recreación en 3D de Nefertiti ha permitido confirmar un dato muy importante

A favor de estas denuncias se encuentra el experto Raymond Johnson, de la Universidad de Chicago. Tal y como ha declarado a IFLScience, Nefertiti no era puramente caucásica y un tono más marrón hubiese representado más fielmente cómo era verdaderamente la reina.

Recordamos que, según los responsables de esta investigación, el modelo realizado es el verdadero rostro de Nefertiti, por lo que la polémica surgida deja entrever que el éxito del mismo no ha sido total. Sin embargo, este estudio sí ha permitido confirmar algo que se dudaba hasta el momento.

The Younger Lady (la "Dama Joven", en inglés), la momia encontrada en 1898 en el Valle de los Reyes de Egipto, es con casi toda probabilidad Nefertiti, la madre del faraón Tutankamón. No hay mal que por bien no venga.