Es muy probable que nunca hayas imaginado que sería un robot el que se encargaría de tu cuidado si de mayor terminas viviendo en una residencia de ancianos. Sin embargo, la robótica está echando ramas en todos los ámbitos de la sociedad y el robot enfermero está a la vuelta de la esquina.

No debería resultar una sorpresa conociendo toda la variedad de robots de los que hemos hablado en Urban Tecno hasta el momento. Estas máquinas te pueden ayudar a preparar tu propio funeral o comunicarse contigo gracias a Disney, que planea llenar todos sus parques con este tipo de robots.

La variedad profesional de los robots vuelve a quedar de manifiesto con su desembarco en enfermería

Los robots autónomos están aprendiendo a desarrollar profesiones concretas, por lo que representan una verdadera amenaza para el trabajo de muchas personas. El ejemplo claro es la enfermería, un sector en el que las máquinas inteligentes están comenzando a desembarcar con lo que parece un futuro exitoso.

Japón lidera una idea interesante que pretende que los robots se hagan responsables del cuidado de ancianos. Pero este no es el único proyecto que une robótica y enfermería en el presente. Solo necesitas unos minutos para conocer a fondo cómo es la nueva relación de moda.

Adiós cuidadores de ancianos, hola robots

El envejecimiento notorio de la población japonesa representa un peligro claro para el país nipón. La media de edad de sus ciudadanos cada vez es mayor, un riesgo que se convierte en amenaza si lo unimos a otro dato: cada vez hay menos personas dedicadas al cuidado de ancianos.

Según indica El Español, para 2025 serán cerca de 370.000 cuidadores los que necesite Japón para suplir las necesidades de las personas mayores. La solución podría ser motivar la dedicación a esta profesión con ayudas económicas u otro tipo de beneficios. Sin embargo, los dirigentes han pensado algo muy diferente.

La robótica es la solución que han planteado desde el Gobierno, y parece que tiene el éxito casi asegurado. En Japón, hay ya robots que ayudan a los ancianos a levantarse de la cama, sentarse en una silla de ruedas o, incluso, a bañarse.

Este robot enfermero puede cuidar de las personas mayores como si fuese un enfermero. Ottawa Citizen

La inversión del Gobierno va a tener que ser máxima si tenemos en cuenta que Sota, el cuidador de ancianos autónomo, tiene un precio de 2.300 euros. Su precio se explica con sus numerosas funciones, que incluyen detectar si la persona se ha caído de la cama durante la noche gracias a su cámara con rayos infrarrojos, como explica PlayGround.

El alto coste de Sota provoca que solo el 8% de los hogares japoneses cuenten ya con la ayuda de este robot. Sin embargo, parece que el dinero no será un obstáculo en este proyecto, ya que se espera que 4 de cada 5 ancianos sean cuidados por este tipo de robots en 2020, es decir, en tan solo 2 años, el 80% de los mayores en Japón dispondrán de la compañía de estas máquinas.

Los próximos años parecen claves para el cuidado de los ancianos en el país oriental, aunque sus propios ciudadanos deben vencer un obstáculo claro: el miedo de la sustitución de los humanos por puras máquinas.

Los estudiantes también se benefician

Al inicio, hablábamos de la nueva relación de moda entre enfermería y robots, en la que ambas partes salen beneficiadas. Japón y su proyecto representan el ejemplo claro de que la robótica puede aprovecharse de la enfermería para encontrar nuevas funciones, pero también puede suceder lo contrario.

Así lo confirma la idea adoptada por la Escuela de Enfermería de la Universidad de Costa Rica, como reporta el diario La Nación. Los muñecos habituales con los que realizaban prácticas los alumnos de esta carrera serán pronto sustituidos por… ¡robots!

En realidad se trata de simuladores muy parecidos a las máquinas autónomas, que tienen características humanas para que los estudiantes puedan aprender de la forma más realista posible. Este simulador les permitirá conocer cómo reacciona el cuerpo humano ante determinadas situaciones, como enfermedades, heridas o medicamentos.

Estos enfermeros podrán aprender su profesión curando a robots. La Nación

Los estudiantes podrán realizar hasta un total de 72 procedimientos clínicos con estos simuladores, entre los que se encuentran la colocación de diferentes sondas, diversas curaciones, el soporte vital básico o la aplicación de inyectables por diferentes vías.

La multitud de procedimientos disponibles permitirá que los futuros enfermeros aprendan de primera mano cómo reaccionaría en esos casos un paciente humano. Henning Jensen, rector de la Universidad de Costa Rica, quiso destacar con unas declaraciones la importancia de este proyecto:

La simulación con herramientas tecnológicas es muy importante en la formación de profesionales de salud antes de la práctica con seres humanos. Estos simuladores representan de forma casi perfecta las funciones y reacciones del cuerpo humano.

Si todo sale bien, y gracias a la movilidad de los simuladores, los estudiantes de Medicina podrán trabajar también con ellos, además de los alumnos de otras sedes del centro universitario en el país costarricense.

Como has podido ver, la robótica ha comenzado a llegar al mundo de la enfermería de diversas maneras. El robot que se encarga de cuidar a las personas ancianas en Japón es el ejemplo más claro, aunque seguramente llegarán otros muchos en los próximos años. Ahora, nuestra duda es: ¿estarán estos adaptados al futuro y se alimentarán de la humedad?