Más allá de precedentes históricos como la bomba atómica de Hiroshima y Nagasaki o el accidente nuclear de Chernobyl, no tenemos idea de cómo sería a día de hoy la explosión de una bomba atómica.

Este software es una tétrica versión de Los Sims

Pero podemos saberlo en el plano teórico a un nivel de detalle asombroso. Para intentar arrojar algo de luz sobre esta amenaza que se cierne sobre nosotros, un grupo de investigadores de la Universidad Tecnológica de Virginia en colaboración con el Instituto Politécnico de Virginia han creado algo así como la versión definitiva de Los Sims para los desastres de esta envergadura, es decir, un modelo computerizado real de Washington D.C. al realista al milímetro que incluye a sus propios ciudadanos y cómo afecta su personalidad a su comportamiento en esta situación crítica.

Este grupo de investigación lleva más de 10 años colaborando con el departamento de defensa para mejorar sus modelos de protección y acaban de ampliar su contrato gracias a maravillas como la que vamos a ver continuación. Este ejercicio se denomina Escenario 1 del Plan Nacional y al más puro estilo Risk, los oficiales del gobierno intentan predecir cuál sería el protocolo a seguir por la población según las estadísticas.

¿Qué es mejor: correr a un refugio o huir? Science Mag

Este software de simulación es capaz de mostrar la extensión de la bola de fuego, la radiación, la onda de choque y el calor generado por diferentes armas conocidas como pueden ser el "Little Boy" de 15 KT (kilotón) tirado en Hiroshima hasta la Bomba del zar de 50.000 KT de la Unión Soviética, pasando por Hwasong-14 norcoreano de 150KT o el 300KT W-87 de Estados Unidos. Terrorífico. Pero eso no es lo más sorprendente.

El director de la investigación, Nidhi Parik, explica para Daily Mail:

Hemos descrito una simulación a gran escala de las consecuencias de una hipotética detonación nuclear improvisada de 10kT a nivel del suelo, cerca de la Casa Blanca en Washington DC.

Pero con la ayuda de los avances algorítmicos y del machine learning, ahora es preciso descubrir no sólo cómo sería la bola de fuego o la zona cero, sino cuánto tendríamos que correr para salvar nuestra vida dada la ocupación de los edificios o el transporte público en función de la hora o la época del año.

Según los científicos, la gente que no hiciera nada serían obviamente los que más posibilidades de morir, llegando a una cifra de 280.000 muertes en menos de dos días.

¿Cuáles serían tus posibilidades reales de supervivencia?

En el mundo actual, la red comunicaciones juega un papel muy importante en la distribución de la información, influenciando la respuesta de los ciudadanos ante la noticia de un ataque de estas características. Ya lo hemos visto con WhatsApp y el terrorismo. Así que para poder predecir qué plan de emergencia es el mejor, los investigadores también han tenido en cuenta este factor incluso previendo caídas y colapsos de la red.

Cada uno de los ciudadanos (denominados como agentes) que forman parte de la simulación se comportará según lo establecido en función de su edad, género y ocupación, lo que se traduce en correr desesperadamente para salvar su vida o luchar por todos los medios por proteger a su familia.

El investigador Christopher Barrett detalla para la revista Science:

La clave está en los modelos que simulan los agentes y cómo interaccionan entre ellos, teniendo en cuenta sus hábitos de salud, la información de la que disponen, su entorno y relaciones personales.

Según la simulación, cuando las personas procedían a buscar refugios, seguían los protocolos de evacuación, buscaban de atención médica y en definitiva se preocupaban, tenían más probabilidades de sobrevivir. Por cierto, la mejor forma de salvarse es refugiarse primero y posteriormente tomar medidas de escape.

Eso sí, si optas por ir de héroe intentando ayudar a la gente y acudir en búsqueda de tu familia, las posibilidades de sobrevivir son menores. Y es que si no nos protegemos, la exposición a una dosis alta de radiación es mayor, algo que potencialmente podría resultar fatal.

Aunque la simulación ultrarrealista del ataque nuclear en Washington D.C. sirva como ejemplo, todos nos hemos preguntado alguna vez cómo sería si una bomba nuclear cayese casualmente en el salón de nuestra casa. Pues bien, otra investigación ha creado un mapa interactivo capaz de calcular el alcance de una explosión nuclear para cualquier área determinada, que puedes probar en la web Outrider.

Y si tú también quieres jugar a ser una de esos dirigentes poderosos capaces de pulsar el botón, este simulador te permite simular tu propio arma nuclear y detonarla donde quieras observando su alcance.