Normalmente, asociamos los tatuajes a tradiciones de algunas culturas milenarias, o a dibujos que se realizan por puro gusto en la piel. Los tatuajes se pueden hacer por miles de razones, pero desde hace unos años y gracias a la inclusión de la tecnología, están teniendo una función muy especial.

Una de las primeras noticias al respecto llegó desde la unión del MIT y la Universidad de Harvard. Ambos centros diseñaron DermalAbyss, un tipo de tatuaje capaz de salvar vidas avisando de la alta presencia de ciertos componentes en el cuerpo. Este sistema es ideal para personas con diabetes, aunque todos podríamos acabar beneficiándonos de su ayuda.

Este tatuaje podría convertirse en una gran ayuda para la medicina

Por otro lado, recientemente también vimos como ya es real la piel sintética que se pega a tu mano para mostrar tus signos vitales. Por ahora, se trata solo de un gadget, pero quién sabe si puede convertirse en un tatuaje que muestre el estado de tu cuerpo.

Desde la Universidad de Minnesota (Estados Unidos), nos llega el nuevo descubrimiento relacionado con los tatuajes. En este caso, es algo que hemos visto mucho en las películas de ciencia ficción, pero que ya se ha convertido en pura realidad.

La electrónica llega a tu piel

La revista especializada Advanced Materials ha sido la encargada de publicar este innovador estudio. Y es que el sistema desarrollado desde la Universidad de Minnesota se ha convertido en el primero que permite imprimir tatuajes electrónicos en la piel de una persona.

Tal y como menciona Con Salud, este avance fue presentado de forma oficial en la International Conference on Intelligent Robots and Systems (IROS) de Vancouver, en Canadá, en septiembre de 2017. Sin embargo, no ha sido hasta mayo de 2018 cuando se han conocido todos los detalles de la investigación.

Los tatuajes electrónicos en 3D abandonan las películas para convertirse en realidad. Wiley Online Library

Este tatuaje se realiza en la piel con una tinta especial que contiene copos de plata conductivos. Para que la persona no sufra ningún daño, la impresión en 3D se realiza a temperatura ambiente. Además, antes del comienzo, se emplazan unos marcadores temporales para saber en qué zonas irán situados los componentes electrónicos.

La impresora 3D empleada, a diferencia de las habituales, cuenta con una cámaras de monitorización para predecir y ajustar su actuación a los leves movimientos que una persona puede realizar mientras se está tatuando. Estas cámaras y los marcadores temporales son claves para que la instalación de los componentes sea perfecta.

Crear los patrones en la piel no representa obstáculo alguno, por lo que los autores están muy contentos con el progreso, como confirmamos con las declaraciones de Michael McAlpine:

Estamos entusiasmados con el potencial de esta nueva tecnología de impresión 3D, que utiliza una impresora portátil y liviana que cuesta menos de 400 dólares.

Queda claro que los investigadores confían fielmente en el futuro éxito de su proyecto, conscientes de que supone una auténtica revolución al instalar ese tipo de componentes en la piel. Como ves, los tatuajes electrónicos en 3D ya son una realidad, pero ¿para qué servirían? ¿Tan importante es esta investigación?

Tatuajes electrónicos para el campo de batalla

Como decíamos, los investigadores ya piensan en el futuro y han avanzado cuál sería una muy buena aplicación para estos innovadores tatuajes electrónicos. ¿Se te ocurre alguna idea? Bien, te adelantamos que estos sistemas podrán tener un papel clave para los soldados.

Según indican desde EurekAlert!, estos tatuajes electrónicos son ideales para poder imprimir sensores temporales en la piel de los soldados en pleno campo de batalla. Estos elementos permitirían reconocer la presencia de agentes químicos o biológicos o de células fotoeléctricas para recargar dispositivos electrónicos esenciales.

En el vídeo anterior se muestra cómo es el proceso de instalación del sistema. Como ves, no tiene gran complicación y el tiempo necesario es breve. Estos detalles convierten a estos tatuajes en algo ideal para el campo de batalla, ya que los soldados solo tendrían que llevar una pequeña impresora 3D en la mochila para tatuarse cuando así lo requieran.

Esta es la aplicación más desarrollada de los tatuajes electrónicos en tres dimensiones, aunque seguramente en el futuro tendrá muchas más. Gracias a su variedad de funciones, los investigadores responsables creen que apunta a transformarse en un "todo en uno":

Imaginamos que un soldado podría sacar esta impresora de una mochila e imprimir un sensor químico u otros productos electrónicos que necesite, directamente sobre la piel. Sería como una ‘navaja suiza’ del futuro con todo lo que necesitan, todo en una herramienta portátil de impresión en 3D con unas significativas aplicaciones.

Los soldados no tendrían problemas en deshacerse de la tinta y los elementos electrónicos, que son fácilmente extraíbles con agua o con unas pinzas.

Esta misma tecnología ha sido también probada desde la Universidad de Minnesota para imprimir células biológicas en heridas. En concreto, lo que hicieron los expertos fue introducir esas células en las heridas en la piel de un ratón, método con el que ya avanzan que podrán crear tratamientos específicos para personas con enfermedades cutáneas.

Con la impresión de estos hidrogeles también se podrían sanar heridas, hecho que tiene fascinado a los autores de la investigación. Las primeras pruebas de estos tatuajes electrónicos en 3D han sido exitosas, por lo que queda claro que pueden tener un potencial ilimitado para el futuro con múltiples aplicaciones.