Ahora mismo, Google está recogiendo cientos de datos sobre ti. Ya hemos hablado en varias ocasiones sobre todos los detalles que debes conocer para proteger tu privacidad ante este gigante de la tecnología. Cualquier búsqueda, registro o inicio de sesión es una oportunidad para la Gran G a la hora de conocerte y guardar información nueva.

Todos esos datos son posteriormente vendidos a compañías publicitarias que quiere acercarse lo máximo posible a tus gustos. No solo tu navegación con el móvil o ordenador influye en esto, y debes conocer por qué es tan peligroso que Siri, Alexa o Google Assistant estén siempre escuchándonos. Saber esta información te permitirá protegerte ante lo que está por venir.

Google ya ha recibido incluso una multa de 300.000 euros por recoger datos personales de forma fraudulenta, pero esto no le ha frenado a la hora de crear un sorprendente vídeo muy revelador. La compañía tiene una misión muy clara para todos los datos recopilados de los millones de usuarios y lo demuestra a la perfección en los 8 minutos de contenido audiovisual que verás a continuación.

Un vídeo filtrado demuestra qué objetivo quiere cumplir Google durante los próximos años

¿Para qué utilizará Google toda la información que tiene almacenada en el futuro? ¿Por qué el vídeo filtrado ha causado tanta polémica? ¿Se ha defendido Google ante las acusaciones recibidas? Conozcamos todos los detalles.

"El Libro Egoísta" de Google

The Verge ha sido el medio encargado de filtrar un vídeo que puede marcar la historia futura de Google. La pieza audiovisual es verdaderamente impactante y fue creada en 2016 por Nick Foster, jefe de Diseño de Investigación y Desarrollo de Google X.

Este corto puede recordarte a la serie Black Mirror, ya que trata de mostrar cómo será el futuro de una forma nada optimista. Esa es la visión que Google tiene sobre cómo sera la sociedad en unos años, y cómo influirá su compañía en la misma. El vídeo se titula The Selfish Ledger, es decir, El Libro Egoísta, un adjetivo que podríamos utilizar para calificar a la gran G.

El nombre de la pieza está inspirado en El Gen Egoísta, el libro publicado en 1976 por Richard Dawkins en el que define al gen como la unidad evolutiva fundamental. En esa misma obra, el autor indaga en las relaciones humanas y lo que las caracteriza, como la guerra de sexos, el racismo o incluso las diferencias entre generaciones, según explica El Periódico.

La inspiración ha sido clave para Google, que ha aprovechado los casi 9 minutos de vídeo para mostrarnos cómo se imagina el futuro. Te avisamos: no es nada positivo y te permite ver qué es lo que la compañía quiere hacer con todos nuestros datos. En el corto, Google se define como el gran libro, ese en el que queda guardada toda nuestra información.

La empresa de Alphabet va un paso más allá y se atreve a a definirse a sí misma como el libro que contiene toda la información del comportamiento humano, comparándose con el gen con toda la información biológica.

Un futuro nada esperanzador

The Selfish Ledger muestra cómo Google imagina la evolución de sus diferentes servicios, progreso en el que todos tienen un objetivo común: recopilar la máxima información posible sobre ti. Los datos recogidos de todos los usuarios formarían ese gran libro del que hablamos, que tendría como función guiarte para conseguir tus objetivos.

Exacto, Google quiere emplear la información que recoge para poder guiar el comportamiento de los humanos. Si ya en la actualidad los datos son utilizados con un objetivo claro, esto puede aumentar aún más en el futuro, según las propias palabras de la compañía:

Considerando estos datos a través de una perspectiva lamarckista, las experiencias codificadas en el gran libro se convierten en una acumulación de conocimiento humano a través de la vida individual. Pensando en los datos de usuario como multigeneracionales, pasa a ser posible para los nuevos usuarios beneficiarse de las comportamientos y decisiones de las generaciones anteriores.

Como explican desde El Diario, Google demuestra en este vídeo que quiere utilizar ese "libro egoísta" para modificar y controlar a su antojo la conducta humana. "Se puede cambiar el enfoque del libro mayor, de forma que sea un un sistema que no solo rastree sino que ofrezca direcciones hacia un resultado deseado", llega a escucharse.

¿Qué pasaría si nuestros dispositivos tecnológicos solo nos recomendasen las opciones que les interesan a las grandes compañías? En The Selfish Ledger se puede ver incluso cómo el móvil aconseja al usuario qué alimentos debe comprar cuando navega por una web de venta de comida. Impactante.

Google reacciona de inmediato

La filtración de este vídeo ha creado una enorme polémica, acompañada de críticas muy duras hacia la compañía. Ya sabíamos que la gran G cogía nuestros datos, pero ver lo que pueden hacer con ellos en el futuro es otro nivel.

Todo el revuelo causado ha provocado que Google reaccione rápidamente ante las acusaciones recibidas con unas declaraciones al medio The Verge. En las mismas, un portavoz expresa lo siguiente:

Entendemos si esto es perturbador, está diseñado para serlo. Este es un experimento mental del equipo de Diseño de hace años que utiliza una técnica conocida como "diseño especulativo" para explorar ideas y conceptos incómodos con el fin de provocar la discusión y el debate. No está relacionado con ningún producto actual o futuro.

La explicación dada por Google no puede ser más clara: es un simple vídeo hecho con el objetivo de crear justo la incomodidad que ha acabado creando. Sin embargo, si se trata de un corto que quería "provocar la discusión y el debate", ¿por qué no podía salir a la luz bajo ningún concepto?

Este vídeo interno ha estado circulando desde 2016 por las oficinas de Google hasta que ha sido publicado, por lo que mejor no imaginarse con qué otras ideas juega la compañía en privado.

¿Lo peor de todo este drama? Algunos productos de Google cuentan con funciones muy parecidas a las que se muestran en el vídeo. No sería de extrañar que el futuro que tenemos por delante sea similar al que nos enseña el corto creado por Nick Foster, aunque supuestamente se trate solo de "crear debate".