Después de darle un buen repaso a las ventajas del formato físico, queremos relatarte 8 beldades del formato digital.

Estas versiones, mucho más recientes que las físicas, están arañando mucho terreno en las ventas de videojuegos. Por lo tanto, es esencial que estés bien informado de lo que supone adquirir un videojuego con estas características.

1. Olvídate del quita y pon

¿Quieres dejar de jugar un juego y comenzar otro? Si los has descargado no vas a necesitar sacar un disco y meter otro. Cierra la aplicación actual y lanza el nuevo juego: simple, sencillo y efectivo.

2. Tiempos de carga que asombran a la luz

Depender de la unidad óptica de tu ordenador o consola para jugar a un título, supondrá que los tiempos de carga serán de ligeramente a sustancialmente mayores a los que experimentarás (dependiendo del peso y texturas) con un juego descargado al disco duro.

Puedes compartir tu colección de juegos digitales

Ni que decir tiene que si posees un disco duro con altas tasas de transferencia, disfrutarás de unas cargas (si las hubiere) muchísimo menores que jugando desde el disco en la unidad óptica.

3. Mayor durabilidad para tus juegos

Los juegos digitales no pueden deteriorarse, al menos no en el mismo sentido que los juegos físicos lo hacen. Es decir, las descargas no van a sufrir rayaduras o arañazos que imposibiliten la lectura de datos y el correcto funcionamiento del juego.

Cierto es que las descargas digitales dependen de la salud de tu disco duro, que también puede deteriorarse, pero es algo que no depende tanto de lo cuidadoso que tú seas, sino de algo intrínseco a la tecnología de los HDD o SSD.

Aún así, los juegos instalados tienen una mayor durabilidad que los de formato físico.

4. Es posible compartir tu cuenta y juegos digitales

A pesar de que no es posible compartir los títulos digitales de la misma forma que los físicos, sí es cierto que existe otra forma de posibilitar el intercambio de los juegos que has adquirido: compartir tu cuenta de jugador, o crear cuentas secundarias.

Estas cuentas permitirán a tus amigos acceder a tu contenido digital (o tú acceder al suyo), aunque conseguirlo no es tan sencillo como cabría esperar.

5. Evitarás la acumulación de productos contaminantes

Este punto es más que evidente. Si no compras juegos físicos, no tendrás que deshacerte de material altamente contaminante, ni tampoco estarás contribuyendo al mayor abuso mundial de los productos derivados del petróleo, ni tampoco al gasto de carburante que genera la distribución de los títulos físicos.

El formato digital te permite jugar inmediatamente, siempre

Así pues, estarás contribuyendo de una indirecta pero directa forma a disminuir la contaminación y a reducir nuestra huella ecológica. No es que esto te honre, que también, pero es importante que todas y todos seamos conscientes de la gran cantidad de deshechos que generamos.

6. Puedes pre-descargar tu título y ser el primero en probarlo

Las reservas de los títulos digitales permiten, desde hace relativamente poco, la pre-descarga del juego que adquirimos. Esto significa que uno o dos días antes, el videojuego comenzará a descargarse a tu sistema y, el día del lanzamiento, lo tendrás ya listo para usar.

7. Permite una organización que no ocupa espacio

Las descargas digitales no ocupan espacio físico. El tamaño de tu biblioteca digital sólo depende de la capacidad que tenga tu disco duro. Esto puede ser un problema de cara al futuro si, sobre todo las consolas, no comienzan por ofrecernos discos duros de mayor calidad y capacidad.

Microsoft, consciente de este tipo de problemática, permitió el almacenaje e instalación externa en su Xbox One, solventando (en parte) la limitación del disco duro que viene de serie con la consola.

Sony, por otra parte, no ofrecía esta opción en un principio. Las constantes protestas y el aumento de la venta digital terminaron por hacer claudicar a los japoneses, permitiendo la instalación de juegos en un almacenaje externo mediante una actualización del software de su PS4.

8. Descarga tu estreno y ponte a jugar

Si tu descarga digital dispone de la opción de pre-descarga es muy posible que también incluya la opción Early Access o similares, que te permitirán jugar antes que nadie a ese título concreto.

Entonces, tendrás unas horas de ventaja (incluso un día en ocasiones) sobre aquellos que decidan comprar el mismo juego en versión física que, como siempre, tendrán que esperar la llegada del disco para poder jugar.

Tic, tac, tic, tac…

Suponemos que estas 8 razones te han hecho querer al formato digital más que a tu propia madre, bueno, o casi. Desde luego es importante que tengas en cuenta que el formato digital viene pisando muy fuerte y sus ofertas son cada vez mejores.

Seguro tienes pensado desprenderte de todo el peso que conlleva lo físico y volar cual pajarillo hacia las nubes. Si este es tu sueño, el formato digital será más efectivo que una poción Felix felicis para alcanzar tu cometido.