Hace unos días, con motivo de la GamesCom 2017, Bungie presentaba de la mano de IGN, un nuevo gameplay de Destiny 2 la nueva entrega del famoso shooter que saldrá el 6 de septiembre de 2017 en todo el mundo.

Hemos considerado que la proximidad de esta nueva entrega de la saga, hace que sea necesaria una paradita para refrescar tu memoria y recordarte por qué el primer Destiny ha marcado un antes y un después en los juegos de tiros. Despegamos.

Bienvenido al shooter-MMO-RPG: una mezcla ex-plo-siva

Destiny es un videojuego que, tras su salida el 9 de septiembre de 2014, cambió para siempre la forma de ver y entender los shooters. A quien no esté de acuerdo con esta premisa, le remitiremos a la más básica de las actividades para lograr entenderla: jugar a Destiny un mínimo de 10 horas.

Destiny es casi un MMORPG de tiros

Y es que es estas 10 horas descubrimos un mundo que no es nada habitual en un juego de tiros. El componente rolero tiene tanto o más peso que la propia acción del disparo, algo que ha conquistado a millones de jugadores en todo el mundo.

Recordarás que Destiny ofrece la posibilidad de escoger entre tres clases distintas de Guardianes o tres estilos de combate diferentes: Hechicero, Cazador y Titán. Cada una de ellas tiene unas habilidades y características que le son propias y únicas, por lo que tu forma de jugar variará con la elección que hagas.

Resumiendo, el Titán es un tanque impenetrable con una gran defensa y resistencia, el Cazador es un rogue que puede combatir a distancia y asestar potentes golpes desde las sombras y, el Hechicero es una especie de mago capaz de manipular las energías del entorno para su propio beneficio.

Entonces, estas tres clases no son otra cosa que una adaptación de los diferentes tipos de arquetipos de personajes de rol que nos podríamos encontrar en cualquier MMORPG digno de mención (¡hola Final Fantasy XIV!).

La mecánica de juego en Destiny también es una hibridación entre los shooters y los juegos de rol. Además de coser a tiros a nuestros enemigos por los excelentes escenarios del juego, tendremos una cierta capacidad para explorar el entorno e interactuar con él.

Esto es particularmente cierto en la Torre, escenario pensado para hacer de base a la que volvemos para comprar y/o mejorar nuestras armas y armaduras, desarrollar partes de la historia y aceptar los desafíos jugador contra jugador de El Crisol.

Además La Torre nos ofrece la posibilidad de conocer otros jugadores, por lo que también tiene un cierto componente "social" al más puro estilo MMORPG, en los que podemos pedir consejo, entablar una conversación casual o hacer/unirnos a un equipo para las raids.

A mayores de esta mecánica de juego híbrida, otro de los grandes aciertos de Destiny ha sido el incorporar la posibilidad de mejorar, modificar y combinar armas y armaduras.

La historia es el punto flaco de Destiny

El catálogo que el título de Bungie pone a nuestra disposición es, francamente, titánico. Te lo resumiremos (teniendo en cuenta todas las posibilidades que ofrecía la expansión que recibió Destiny en septiembre de 2015 bajo el nombre The Taken King) para evitar que seas presa de un ictus.

  • Las mejores armas y armaduras pueden ser legendarias o exóticas según el nivel de rareza que estas posean, son las mejores del juego.
  • Sólo es posible llevar un arma y una armadura exóticas (incluyendo los ítems de clase exóticos) a la vez.
  • Las armas se dividen en: primarias (con tres tipos de daños elementales: eléctrico, ígneo y vacío), especiales (secundarias) y pesadas.
  • La armadura se divide en seis partes: casco, guanteletes, torso, piernas, ítem de clase y artefacto. Cada una de estas ranuras aumenta tus atributos de defensa y puede ser mejorada.

Algunos tipos de armas

  • Cañones de mano.
  • Fusiles Automáticos.
  • Fusiles de Explorador.
  • Pistolas.
  • Fusil de Pulsos.
  • Fusil de Fusión.
  • Francotirador.
  • Escopetas.
  • Lanzacohetes.
  • Ametralladoras.
  • Espadas.
Una armadura exótica de cazador que podemos encontrar en Destiny. Epic NPC

Como puedes ver, Destiny ofrece muchísima variedad en su apartado armamentístico, siendo uno de los mejores de la historia de los shooters. Su genialidad radica en que Bungie ha sabido mezclar con exquisito tacto los elementos roleros con la acción desenfrenada de los tiros, dejando poco espacio a que el estilo de juego se torne aburrido y predecible.

Una historia sin mucho destino

Si algo malo se le puede achacar a Destiny y, por extensión a Bungie, es que la promesa inicial de hacer un shooter con un argumento bien hilado y complejo, nunca se llegó a cumplir, ni siquiera en parte.

No es que queramos ser estrictos en este punto pero al César lo que es del César, y la historia que nos ofrece el título viene a ser una lucha del bien contra el mal sin ningún aliciente especial.

¿Será Destiny 2 la respuesta a todas nuestras plegarias?

No tenemos posibilidad alguna de tomar decisiones o de hacer que la historia responda a nuestras acciones, por lo que el hilo argumental es rígido y pre-definido. Entonces, Destiny se aparta diametralmente de los juegos de rol que ofrecen (generalmente) una historia profunda, que define las acciones que tenemos que desempeñar.

Aunque Bungie ha tenido más de una ocasión para solventar esta carencia en las subsecuentes 5 expansiones que ha recibido el título que nos ocupa, siempre ha optado por dejarnos con una simple línea argumental, que contextualiza la acción pero que no la modifica o condiciona.

El recopilatorio de Destiny incluye la historia original y las primeras cuatro expansiones. B&H Photo Video

Así pues, la recopilación que salió a la venta en otoño de 2016, Destiny: The Collection, viene a agregar 4 contextos adicionales a la "historia" principal, recogidas en un sólo disco. La quinta y última expansión salió luego de la publicación de este recopilatorio. Las 5 actualizaciones son:

  • La Profunda oscuridad.
  • La Casa de los lobos.
  • El Rey de los poseídos.
  • Los Señores de hierro.
  • Era de los triunfos (no se incluye en la colección).

Cada una de estos contenidos extra para el juego nunca llega a ser el relato de una historia. Se nos ofrecen contextos que nos sitúan en una acción determinada (como el despertar de Crota el La Profunda oscuridad) y nos dan una vaga excusa para los posteriores tiroteos.

¿Un segundo destino será posible?

A pesar de que el argumento o historia es el gran talón de Aquiles de Destiny no podemos dejar en el olvido su grandiosa jugabilidad y su genialidad técnica. Lo único es que, sin un buen argumento que lo sostenga, el título desluce, pues se queda en un quiero y no puedo.

Veremos si con Destiny 2 Bungie consigue ofrecer esa dosis extra de historia que la saga necesita para no quedarse en un simple híbrido de shooter/MMORPG sin contenido alguno. Y es que, si la nueva entrega quiere impresionar, tendrá que mejorar en este punto concreto, en el resto, va sobrada.

Con más de 500 millones de dólares en unidades vendidas en su estreno según Game Rant, Destiny es el shooter que lidera la industria y, hasta el momento, el que innovaciones ha ofrecido actualmente en este género.

Esperemos que su sucesor tome el relevo de tan genial primera entrega con ganas y nos sumerja de pleno en una historia con sentido, plagada de acción infinita y disparos a raudales. ¿Será Destiny 2 la nueva historia de Ciencia Ficción que todos queremos oír, ver y jugar? Sólo el destino lo dirá.