Después del desafortunado comentario racista de PewDewPie en un streaming de PlayerUnknown’s Battlegrounds colgado en su canal de YouTube, Sean Vanaman decidió que el youtuber había ido demasiado lejos con sus "bromas" e hizo los trámites necesarios para que PewDewPie retirara el gameplay de Firewatch de su canal, evitando también que este pudiese subir vídeos de futuros juegos del estudio, Campo Santo.

La decisión de Campo Santo ha generado más odio que crítica de ninguna clase

Esta decisión de Vanaman no tardó en ser contestada por la legión de seguidores de PewDewPie que, ni cortos ni perezosos, se dirigieron a Steam para hacer llegar su descontento. ¿Cómo? Pues a través de un aluvión de reviews negativas al juego de la compañía (Firewatch) que contenían más críticas a la decisión del estudio que a la calidad y contenido del juego.

El comentario racista de PewDewPie ha iniciado un culebrón que ha alcanzado proporciones desmesuradas. Wired

Una decisión muy impopular

Parece que una decisión argumentada y bien planteada como la de Vanaman no supone un aliciente para la aceptación de un hecho que afecta a la imagen (e indirectamente a la popularidad) del youtuber más querido y seguido de la historia; más bien todo lo contrario.

Se supone que una persona pública, con un cierto número de seguidores, y con una influencia bastante notable en la comunidad gamer como es PewDewPie debería saber que hay ciertos comentarios y opiniones que son completamente inapropiados. Un comentario racista (pretendido o no) cae dentro de esta categoría.

Sorprende que sus seguidores, lejos de reprender la actitud de su estrella youtuber favorita, decidan aplaudir su descalabro bombardeando a Firewatch (y de paso a Campo Santo y a Sean Vanaman), con reviews negativas y llenas de rencor en la plataforma digital por excelencia, Steam, y más cuando el juego gozaba de una gran popularidad y de muy buenas reviews hasta este incidente.

Sean Vanaman, desarrollador de Firewatch, es el otro protagonista de este mediatizado culebrón. YouTube

En Steam se pueden leer comentarios bastante negativos, que incluso contienen palabras malsonantes, y que no recogen, en su mayoría, argumentos de peso o de rigor en cuanto al contenido del juego. Están más cerca de ser un buen tirón de orejas a la decisión de Campo Santo que a una crítica a su título:

  • "Historia terrible, muy corto, y desarrolladores que se creen abanderados de la justicia social. Juego nada memorable".
  • "Parece que los desarrolladores apoyan la censura, pero yo no lo haré".
  • "El hecho de que el creador de este juego fuera a por PewDewPie es **mente patético. En lugar de quejarse, debería de arreglar su juego de una pu** vez. Peor argumento de la historia".

Otras reviews son más justas con el título en sí, pero deciden darle una nota negativa por la actitud que Vanaman toma contra PewDewPie. Veamos el ejemplo siguiente:

Este es uno de los juegos más bonitos que hay. Corto, pero increíble. Te atrapa y te mantiene enganchado de principio a fin. Sin embargo, [le doy una] review negativa porque el desarrollador es como un bebé quejica, interponiendo una reclamación por derechos de autor por unas palabras hirientes.

¿Es el fenómeno fan tan grande que los seguidores de PewDewPie no ven la realidad? Pues es una buena pregunta que todos nos podríamos hacer. Parece que el ser famoso y tener éxito convierte a ciertas personas en figuras endiosadas que están por encima del bien y del mal, hagan lo que hagan. Este caso parece ser una de esas instancias.

La reacción de Sean Vanaman ha sido un tanto desmesurada

Que alguien piense que proferir "unas palabras hirientes" no ha de tener consecuencia o reacción alguna en las personas que lo rodean, no es algo demasiado realista. Obviamente, cada uno puede tener la opinión que buenamente quiera, pero cuando algo se ha hecho mal, se ha hecho mal, hay que aceptarlo, al igual que hizo PewDewPie al pedir disculpas por su comportamiento.

¿Una reacción desmesurada?

Quizás la reacción de Sean Vanaman no fue la más adecuada, y podría argumentarse que tampoco la más justa, pero el desarrollador no tomó una decisión sin argumentos que sustentaran sus acciones. De todas formas, el co-fundador de Campo Santo reconoció que la censura no es la mejor forma de solventar este tipo u otro tipo de incidentes.

Así pues, Vanaman indicó a BuzzFeed que se arrepentía de haber iniciado una reclamación por derechos de autor contra PewDewPie en YouTube, para que la actitud de la estrella no pasara inadvertida y sin respuesta por aquellos que veían su forma de actuar como algo realmente negativo para el buen funcionamiento de la industria.

Además, el creativo afirmó que de haber podido contactar con el youtuber de una forma más cordial lo habría hecho sin lugar a dudas. No obstante, consultó con varios abogados para ver si la reclamación interpuesta era factible. La respuesta que recibió fue positiva pues estaba en pleno derecho de tramitarla si así lo deseaba, y lo hizo. ¿Fue la decisión más acertada? Probablemente no.

(Subtítulos disponibles en español)

¿Un sistema que necesita cambios?

Sea como fuere, lo ideal sería que este retorcido culebrón con fans de por medio llegara a su fin. Seguramente lo hará, pues parece que las aguas se han calmado finalmente y no ha llegado la sangre al río. O al menos, esa es la sensación que se vive estos días.

Necesitamos cambiar un sistema que siempre genera odio

Es preocupante, como gamers y seres humanos que somos, el conocer que ciertas actitudes parecen ser premiadas o respaldadas por parte de aquellos que reverencian a una personalidad determinada. Es necesario que seamos más críticos con lo que vemos y escuchamos sin dejarnos llevar solamente por lo bien que nos cae una persona o lo divertidos que nos parezcan sus vídeos.

Si una actitud como la de PewDewPie necesita ser reprendida con un toque de atención, así ha de hacerse, evitando (a poder ser) la censura absoluta de una opinión particular. Si la falta está en quien profiere ciertos comentarios, el propio sistema interno de YouTube habría de ser lo suficientemente efectivo como para evitar el racismo en sus vídeos.

El respeto es la base para solventar cualquier conflicto

De otro modo, el sistema de reviews por parte de los usuarios en una plataforma como Steam no es todo lo bueno que pueda pensarse. Si bien es completamente necesario que los compradores tengamos una forma de hacer llegar nuestro descontento, este ha de estar acompañado de una argumentación seria y realista, sin insultos, sin descalificaciones y, sobre todo, sin demasiada acritud. Vamos, que ejercer presión para salirse con la suya no es forma de protestar en estos casos.

Y es que nuestros derechos terminan allá donde comienzan los derechos de los demás y, de no respetar este principio, seremos nosotros los que estamos pisando la libertad de los que nos rodean, lo que es algo sencillamente inaceptable.

Intentemos ser más abiertos, más comprensivos y, sobre todo, más autocríticos, para asegurar que disparates y culebrones como el de la PewDewPieGate no se repitan constantemente. La fama y el respeto se ganan desde el mismo respeto, apoyar lo contrario es la más absoluta de las desfachateces. ¿Juegas o te la juegas? Tú decides.