Día tras día hablamos de la importancia y relevancia del cambio climático, ese fenómeno que aún muchos se empeñan en negar. Y no es que no existan pruebas, ya que estudios científicos han demostrado que hasta la alimentación influye, siendo los sándwiches uno de los peores alimentos para el cambio climático.

En el planeta, hay zonas que acaparan más interés cuando hablamos de este fenómeno. Sin duda alguna, el Ártico es una de ellas, como vas a comprobar en este artículo. Este lugar helado es víctima de los efectos del cambio climático, algo que provoca que también sea responsable de otras consecuencias del mismo.

Las capas de hielo, señaladas como las principales responsables de la grave situación

El impacto del calentamiento global en el Ártico lo sufren ya hasta sus animales, amenazando seriamente a especies como el oso polar. Estos animales se ven afectados por el deshielo, que es también el causante del grave problema que han descubierto los científicos.

El nivel global del mar está creciendo de forma anormal y preocupante, y la situación no espera mejoría en el futuro. ¿Qué información han hallado los expertos? ¿Cómo puede afectar el deshielo a las ciudades?

El nivel del mar crece a pasos agigantados

Científicos de Estados Unidos han investigado los datos satelitales de los últimos 25 años para realizar este estudio, según la NASA. Los resultados no dejan lugar a dudas: el aumento del nivel del mar se ha acelerado y esto es algo que se mantendrá en los próximos años.

Para llevar a cabo la investigación, los responsables utilizaron modelos climáticos, incluyendo factores como los efectos volcánicos. Todos estos datos permitieron confirmar que el crecimiento del nivel del mar había aumentado hasta los 7,5 mm, y conocer cuáles son los causantes.

Esos 7,5 mm de aumento se deben a la extensión del agua caliente, que hace que se expanda el nivel del mar. Sin embargo, el factor más peligroso es el deshielo del que hablábamos anteriormente. Groenlandia y el Ártico se están derritiendo, como puedes ver en el siguiente vídeo:

El aumento del cambio climático está provocando los deshielos más grandes de la historia, que a su vez causan el crecimiento del nivel del mar. Así lo explica Steven Nerem, líder del estudio: "Esta aceleración, impulsada principalmente por el deshielo acelerado en Groenlandia y la Antártida, tiene el potencial de duplicar el aumento del nivel del mar en 2100 en comparación con las proyecciones que suponen una tasa constante".

La investigación hace alusión a los últimos 25 años, aunque también permite echar la vista hacia el futuro y pronosticar cómo será la situación. Abracemos al pesimismo, porque los científicos afirman que el nivel del mar será 65 centímetros mayor en 2100 si todo sigue igual.

Este dato es especialmente preocupante si tenemos en cuenta que el nivel del mar se había mantenido constante durante más de 3.000 años. Tras analizar los datos obtenidos, los científicos han concluido que el futuro será muy diferente por culpa del cambio climático, especialmente para algunas ciudades…

Nueva York y Boston, entre las ciudades en peligro

Hace unos meses comentábamos en Urban Tecno cuáles son los países con más posibilidades de sobrevivir al cambio climático. China y Estados Unidos no se encontraban en aparente peligro, aunque esta reciente investigación apunta a algunas de sus ciudades como posibles víctimas.

El aumento del nivel del mar afecta a todo el planeta, por lo que las zonas más afectadas son diversas. Según apunta La Vanguardia, ciudades estadounidenses como Nueva York, Nueva Orleans, Boston o la zona de Tampa Bay están catalogadas como las áreas más vulnerables ante este crecimiento del mar.

Ciudades como Nueva York pueden verse afectadas por este aumento del nivel del mar. Visit the USA

Pero el problema no se limita a Norteamérica. Guangzhou y Shenzhen, en China, Bombay, en La India y las japonesas Nagoya y Osaka son otras de las ciudades incluidas en esa lista tan negativa. Y no es para menos si recordamos que el nivel del mar puede aumentar hasta 65 centímetros para 2100, en poco más de 80 años.

Esta estimación se ha realizado con un aspecto conservador, tomando como referencia los datos satelitales de los últimos 25 años. Sin embargo, seguramente esta evaluación se quede corta, según afirma el científico Nerem:

Cuando tratas de extrapolar números como este, estás asumiendo que el cambio en el nivel del mar y la aceleración van a ser los mismos que en los últimos 25 años. Pero probablemente ese no sea el caso.

El incremento de la temperatura global sigue impactando en todo el planeta, dañando especialmente a zonas como la Antártida y Groenlandia en la actualidad. El deshielo de estas zonas es solo el principio de un fenómeno llamado cambio climático que puede provocar un cambio radical de nuestro planeta tal y como lo conocemos ahora.