Mientras que algunos países permiten el consumo de marihuana con fines terapéuticos o simplemente porque si, en otros este tipo de droga blanda sigue siendo ilegal. Y es que aunque se sabe que podría minimizar el dolor o que incluso podría proteger tu hígado frente a la ingesta de alcohol, no deja de ser una droga adictiva que produce efectos perniciosos para tu organismo. Lo mismo que el tabaco o el alcohol, aunque en ciertos casos sirve como droga puente hacia otras más peligrosas.

Desgraciadamente, la ilegalidad no evita su consumo, sino que simplemente no existe control tanto en la logística, transporte y distribución como en su producción, así no es de extrañar que haya temibles mafias o que la adulteración esté a la orden del día, arriesgando todavía más si cabe nuestra salud con su consumo. En otros casos, se juega con la legalidad y las infinitas posibilidades que ofrece la química.

La marihuana sintética es tan potente y adictiva como la marihuana, pero legal

Cuando la droga se fabrica en un laboratorio podemos encontrarnos con casos como el que acaba de hacerse público en Illinois, según reporta BGR. De acuerdo con una nota de prensa del departamento de salud pública de este estado de Estados Unidos, ya se han documentado 32 casos de hemorragia severa tras el consumo de marihuana sintética. No es la primera vez que oímos extraños efectos tras tomar marihuana, como una enfermedad que hace vomitar violentamente a los que la fuman.

Una marihuana con efectos terroríficos. BGR

Como leemos en Gizmodo, algunas personas que la han fumado han experimentado un sangrado bastante profuso por sus ojos y por las orejas. Asimismo, aquellos que tenían heridas, han notado. cómo sangraban más. En el caso de las mujeres que tenían la regla, el flujo de menstruación también ha sufrido un importante incremento.

El sangrado es tal que muchas han acabado siendo hospitalizados y en tratamiento a causa de un descenso acusado en sus niveles de vitamina K, también conocida como vitamina antihemorrágica, una vitamina que en situaciones normales es muy raro que las personas sanas tengan baja, a no ser que padezcan una lesión intestinal o que la vitamina no sea absorbida.

De acuerdo con Nirav D. Shah, médico y director del departamento de Salud Pública de Illinois:

A pesar de la percepción de que los cannabinoides sintéticos son seguros y constituyen una alternativa legal a la marihuana, algunos son ilegales y además pueden causar enfermedades severas. Esta oleada de casos son la prueba de todo el daño que pueden causar.

Los peligros de la marihuana sintética

La marihuana sintética, falsa marihuana o Spice es un tipo droga que ha causado graves problemas de salud a millones de personas y muchas muertes, como podemos ver en el documental de Vice titulado “The Hard Lives of Britain’s Synthetic Marijuana Addicts”, un duro reportaje sobre la realidad de los adictos a esta droga en Manchester, uno de los lugares donde mas se consume.

Dada su naturaleza química, la marihuana sintética tiene una composición variable en la que los fabricantes modifican a su antojo para lograr por un lado causar los efectos deseados y adicción, en otros seguir siendo legal dentro de un ámbito geográfico y por supuesto, que sea muy rentable.

De este modo, se logran sustancias que por sus efectos son similares a la heroína por su potencia y adicción, pero legal, según leemos en DinaFem. Además, como su aspecto es muy similar a la marihuana, es muy fácil pensar que no te pasará nada más allá de colocarte y andar raro.

Y es que la marihuana sintética no dejan de ser hierbas secas rociadas con un producto químico donde se encuentran los cannabinoides sintéticos, sustancias generalmente legales que simulan los efectos de las drogas clásicas y que podemos encontrarlos a cientos, si bien la investigación para lograrlas no se detiene.

Entre los efectos para la salud se encuentran los vómitos, la pérdida del apetito, sudoración, insomnio, adicción, depresión, episodios psicóticos, pensamientos suicidas, movimientos descontrolados y ahora también un sangrado excesivo. No es de extrañar que las autoridades estén alertando cada vez más del riesgo de su consumo, sea legal o no.