No nos cansamos de decirlo: aunque el alcohol es legal y durante su ingesta puedas sentirte más desinhibido e incluso hables idiomas mejor, se trata de una droga muy perjudicial para tu organismo.

Por ello, y a pesar de la creencia popular de que hay una forma moderada de beber, se sabe que también es dañino para tu salud en pequeñas cantidades. Para que nos entendamos, la cantidad ideal es cero. Especialmente al volante.

Y es que el alcohol es nefasto para nuestro organismo. A los efectos casi inmediatos de embriaguez, dolor de cabeza y sed, se unen los daños a medio y largo plazo en nuestro hígado, cerebro o incluso el ADN de las células.

Pero si hay un órgano que se asocia a la bebida, ese es el hígado. Pues bien, en un sorprendente hallazgo reciente de la ciencia se ha descubierto que fumar marihuana podría prevenir el daño hepático en las personas con problemas de alcoholismo, como informa BGR.

La marihuana es legal en varios países del mundo y, aunque se trata de una droga que en muchos casos sirve como puente hacia otras drogas más duras, se ha demostrado que tiene ciertos beneficios como paliativo del dolor y controlador de náuseas. Además, y como dato curioso, las personas que fuman cannabis caminan de manera diferente, tienen otro flow.

¿Es el porro el mejor amigo del alcohol? All weed news

Beber alcohol y fumar maría, ¿la combinación ideal?

En el estudio publicado por la revista científica Liver International, se explica cómo se ha analizado a más de 320.000 adultos con un historial de problemas con el alcohol. Al revisar a fondo el estado de su hígado se ha comprobado que un 10% de alcohólicos que además fumaban maría mostraban una afección menor en este órgano vital.

De hecho, los fumadores habituales tenían el hígado menos dañado que aquellos que eran fumadores ocasionales, lo que refuta la idea de que la marihuana puede prevenir los efectos del alcohol en el hígado.

Según los autores del estudio:

Nuestro estudio revela que entre los consumidores de alcohol, los individuos que además usan cannabis (siendo dependientes de esta droga o no) mostraban niveles inferiores de esteatosis hepática alcohólica , esteatohepatitis, cirrosis y carcinoma hepatocelular. Además, las personas adictas a la marihuana aún tenían menor desarrollo del daño hepático que consumidores ocasionales.

Este descubrimiento es tan novedoso y revelador que, más allá de haber hallado esta evidencia, falta por concretar cómo o por qué las sustancias cannaboideas podrían ayudar a reducir el daño hepático.

Sin embargo los autores del paper han comenzado a realizar hipótesis usando estudios con animales que extrapolan las propiedades anti inflamatorias del cannabis con un hígado menos inflamado, lo que reduce el daño a largo plazo. En todo caso, aún es pronto para poder afirmar con rotundidad la causa.

Pero si piensas por un momento que si fumando marihuana vas a poder beber con total tranquilidad para tu hígado, estás equivocado. Recuerda que el cannabis es una droga y como tal produce adicción.

Aunque tenga beneficios, el cannabis sigue siendo una peligrosa droga

Además también perjudica la salud y son conocidos y demostrados sus efectos en el aprendizaje, el deterioro de la memoria y otros problemas mentales tan serios como la depresión, ansiedad, psicosis. No, fumar maría no es una broma. Como explica el diario El Mundo, los consumidores habituales tienen incluso más pensamientos suicidas.

Finalmente, como se suele consumir mezclada con el tabaco, fumándose sin filtro y succionando con fruición, también aumenta los problemas pulmonares como el cáncer, patologías cardiovasculares y también accidentes de tráfico, al reducir nuestras facultades mentales.

Así que a pesar de sus beneficios y de su legalización en algunos países o prescripción facultativa en ciertos casos, lo mejor es no relajarse.