La información genética presente en cada una de las células de tu cuerpo dictará cómo deben comportarse y cómo se llevarán a cabo cientos y cientos de procesos metabólicos. No solo esto, sino que ya desde las primeras etapas tras la fecundación, esa información marcará los pasos a seguir.

Desde el color de tus ojos hasta la probabilidad de sufrir una enfermedad

Tu aspecto físico es una de las consecuencias, el color de tus ojos, de tu pelo, tu altura y hasta el tamaño de tus orejas. Todo es tal y como lo ves hoy debido a aquel material genético, presente en el espermatozoide y el óvulo de los que partiste.

Sin embargo, y por desgracia, tu figura no es lo único que viene marcado por la genética. Hablábamos también de procesos metabólicos y la forma de actuar de tus células, aspectos que están muy relacionados con las enfermedades. Muchas de ellas son hereditarias, unas que surgirán en todos los casos, otras cuya probabilidad aumentará. A continuación conocerás algunas de ellas.

Enfermedad de Huntington

Como podemos leer en MedlinePlus, la enfermedad de Huntington es un trastorno hereditario que afecta a las células nerviosas del cerebro, es decir, a las extremadamente importantes neuronas.

Un deterioro progresivo que finaliza irremediablemente con la muerte

Esta enfermedad tiene aspectos muy particulares, como el hecho de que los síntomas no comienzan a manifestarse hasta que la persona no alcanza los 30 e incluso los 40 años. Pero, ¿cuáles son estos síntomas?

Destacan aquellos que afectan a las capacidades motoras, provocando movimientos torpes, involuntarios y una progresiva pérdida de agilidad. Estas dificultades aumentarán con el paso del tiempo, llegando a impedir por completo la movilidad e incluso la posibilidad de hablar y tragar.

Si se destruyen las neuronas lo pierdes todo. Pixabay

La enfermedad de Huntington sigue avanzando durante años, hasta causar la muerte en muchos casos, por las complicaciones que de ella surgen. La tasa de heredabilidad es del 50%.

Fibrosis quística

Esta enfermedad afecta a los sistemas respiratorio y digestivo, como consecuencia de la presencia de un gen defectuoso. Debido a esto, hace más posible que quien la sufre pueda padecer graves trastornos pulmonares, pancreáticos, etc.

La enfermedad no causa la muerte, pero puede dar lugar a trastornos graves

¿A qué se debe? Ese gen defectuoso, mutado, propicia la aparición de mucosas anormales durante la infancia, como apuntan desde MedlinePlus, que pueden acumularse en distintas partes del cuerpo de los niños.

La fibrosis quística se diagnostica sobre los 2 años de edad, aunque puede detectarse ya en la adolescencia, y no tiene cura como tal. Sin embargo, si que existe un tratamiento que puede controlar los síntomas, mejorando la calidad de vida y alargando la esperanza.

Esquizofrenia

La esquizofrenia es una enfermedad cuya causa no parece estar totalmente clara, lo que la convierte en uno de los trastornos mentales más misteriosos. Aunque existen distintas teorías, parece existir consenso en el hecho de que mucho tiene que ver un desajuste a nivel de los neurotransmisores, concretamente de la dopamina.

Estos fallos desembocarían en síntomas que podrían llegar a los delirios y las alucinaciones. Mientras que un delirio es una idea o convicción irracional, que no puede ser sacada de la cabeza del que lo sufre, una alucinación es una experiencia que engaña a los sentidos, haciendo parecer real algo que no existe.

Las alucinaciones hacen real lo irreal. Tenerife Paranormal

¿Y qué sabemos de su transmisión genética? Como apuntan desde El Mundo, su origen se encontraría en una serie de mutaciones genéticas, es decir, pequeños errores que ocurren durante los procesos que sufre el ADN, y que podrían a ser hasta 50 diferentes. La mayoría de estudios estiman una heredabilidad en la esquizofrenia del 50%.

Alzheimer

Como ya te contamos hace algún tiempo, el Alzheimer es una enfermedad que afecta a las capacidades cognitivas más importantes del ser humano, en un lento proceso de destrucción neuronal.

Una lenta destrucción de la vida de la persona

Este trastorno consta de varias etapas, a través de las cuales los síntomas se van haciendo cada vez más notables. Desde pequeños olvidos hasta grandes lagunas, pasando por la pérdida del lenguaje y pudiendo llegar a un punto de confusión y aislamiento total.

Es cierto que la heredabilidad del Alzheimer sólo ocurre en un porcentaje bajo
de los casos, pero tener en la familia personas que lo sufran o lo hayan sufrido, debe ser tenido en cuenta.

Somos la perfecta mezcla entre nuestra genética y nuestra experiencia, pero en ocasiones, el poder de nuestro ADN es tan grande que nada puede hacerle frente.