Cada vez es más habitual un tema concreto en las noticias: los animales sufren las consecuencias directas de la contaminación del planeta. Así lo pudimos comprobar tras descubrir la verdadera situación de algunas especies del Ártico, y reafirmarlo con la investigación que te traemos hoy.

Los documentales de animales llevan años engañándote en muchos aspectos, pero no en lo relacionado con el peligro que corren los animales del océano por la presencia de un protagonista especial: el plástico. El mar cuenta con más cantidad de la debida de este elemento, lo que pone en serio peligro a los seres que en él habitan.

La mayoría de peces del océano Atlántico consume microplásticos, con el riesgo que eso conlleva

El plástico es un material muy contaminante, como puedes ver con los siguientes datos. Por ejemplo, un bastoncillo para los oídos tarda 300 años en destruirse, mientras que el tiempo para las bolsas de plástico es de 400 años. Esto ha provocado que gobiernos como el español obliguen a cobrar este tipo de bolsas en los comercios, como señala El Periódico.

Mientras la medida entra en vigor en España, ha salido un relevante estudio que pone de manifiesto cómo los microplásticos afectan directamente a los animales marinos. 3 de cada 4 peces de la zona norte del océano Atlántico tragan estos elementos, hecho que también tiene serias consecuencias para ti.

Microplásticos, principal amenaza de peces mesopelágicos

El medio especializado Frontiers in Marine Science ha publicado un estudio que debe poner a la sociedad en alerta. Las conclusiones en él recogidas deben marcar un antes y después en el comportamiento humano, principal responsable de que los océanos estén repletos de microplásticos que ponen en peligro la vida de millones de animales.

En concreto, esta investigación se ha centrado en el océano Atlántico norte, llegando a un dato muy claro: 3 de cada 4 peces que ahí residen tragan microplásticos. Esto no es nada extraño, ya que la presencia de estos elementos en el mar dio lugar incluso a la Isla de los Plásticos, en el océano Pacífico, como informa el siguiente vídeo:

Los microplásticos son pequeñas partículas casi inapreciables por el ser humano y suelen estar presentes en geles de ducha, cremas exfoliantes o productos cosméticos, como informa El Espectador. Esos productos son su origen y tienen un destino claro: el mar.

La ingestión de estas sustancias tiene consecuencias muy importantes en los peces, como la pérdida de peso, una menor alimentación y la inflamación. Los animales afectados son los peces mesopelágicos, es decir, los que habitan en la zona del océano llamada mesopelágica. Alina Wieczorek, líder de la investigación, explica una de las resoluciones encontradas:

La alta ingestión de microplásticos por los meses mesopelágicos (aguas marinas entre los 200 y 1.000 metros de profundidad) que observamos tiene consecuencias importantes para la salud de los ecosistemas marinos y el ciclo biogeoquímico en general.

Los peces mesopelágicos tienen un papal fundamental en el ciclo biogeoquímico mencionado por Wieczorek, ya que se encargan de mover los nutrientes y el carbono desde la superficie del mar hasta las profundidades. Pero no solo transportan esos elementos, su alimentación basada en microplásticos podría tener fatales consecuencias.

La función de transporte dentro de las diferentes capas del océano que tienen estos peces supone un gran peligro, ya que también pueden facilitar la difusión de los microplásticos desde la superficie hasta el fondo del mar. Si esto tuviese lugar, seres que viven en las profundidades también correrían el riesgo de tragar esas partículas.

529 especies en peligro de extinción

Como decíamos anteriormente, la contaminación de las aguas con los microplásticos afecta directamente a los peces. El Espectador señala que hasta 529 especies podrían estar en peligro de extinción, algo que también afecta a los grandes animales como la ballena barbuda o el tiburón peregrino.

Todos estos animales se alimentan cada día de agua repleta de estas partículas, con los efectos tóxicos que eso conlleva para su organismo. Esto repercute especialmente en aquellas especies que se dedican a filtrar el agua para adquirir su alimento.

La presencia de microplásticos en el mar cada vez afecta a más animales. Aspectos del Medioambiente

La naturaleza cada vez es más víctima de las acciones de los seres humanos, hecho demostrado en el aumento del número de especies en peligro de extinción. ¿Sabías que el tamaño de estos seres vivos y su riesgo de desaparecer están muy relacionados?

Los microplásticos también te afectan a ti

El problema que representan estas partículas tóxicas no solo afecta a los animales que viven en el mar, sino que también acaba siendo algo negativo para ti. Esto es así porque los peces mesopelágicos sirven como alimentación para otros como el atún, el pez espada o la foca, como bien apunta Europa Press.

Las toxinas que llevan los mesopelágicos se quedan incrustadas en sus depredadores, que luego llegan a tu plato en forma de alimento. Prueba de ello es el etileno propileno encontrado en especies como la foca o en la caballa, material utilizado desde en mangueras para el jardín hasta en las ventanas de los coches.

Futuras investigaciones permitirán conocer mejor cómo afectan los microplásticos a los peces

Aunque los peces mesopelágicos han sido muy poco estudiados hasta el momento, su importancia para el océano es bien conocida. Para reforzar el conocimiento que se tiene sobre ellos y su ingesta abundante de microplásticos, los investigadores de este estudio van a seguir trabajando en el tema.

Más tiempo de análisis les permitirá conocer también cómo les afecta especialmente estas partículas y cómo puede influir esto en la alimentación de las personas de forma más certera. "El mundo está despertando a la gravedad del problema del plástico y los posibles impactos negativos de los microplásticos en el medio marino", afirma como conclusión el investigador Brendan Godley. Esperemos que tenga razón.