El océano es esa parte de nuestra Tierra de la que apenas conocemos un 5%-10%. Comprobar cuánta profundidad tiene en realidad realmente te sorprenderá, así como conocer los animales que en él se encuentran. Como ya sabrás, varios de ellos cuentan con un tamaño enorme, pero ¿hay alguna explicación concreta para tales dimensiones?

El tamaño de los animales y su peligro de extinción están más relacionados de lo que crees, siendo actualmente 25.062 especies las que se encuentran en serio riesgo de desaparición completa. El tiburón ballena, el pez más grande del mundo con 12 metros de largo, o el tiburón martillo, son algunos de los animales marinos que se encuentran en esa preocupante lista.

La explicación dada hasta ahora sobre el tamaño de algunos animales marinos ha quedado desbancada

Como decíamos, las inmensas profundidades del océano guardan miles de criaturas diversas: diferentes colores, tamaños, formas, etc. Sin embargo, vamos a centrarnos en esas que han protagonizado muchos documentales hasta la fecha, esos animales acuáticos cuyo tamaño asombra al ser humano.

Las enormes dimensiones de las morsas o ballenas tiene una explicación, y es muy diferente a la que se creía hasta ahora. La respuesta es clara y la podrás conocer a continuación. ¿Por qué algunos animales marinos son tan grandes?

El pasado ya es historia

El mundo marino lleva cientos de años siendo investigado por expertos enamorados, igual que nosotros, de sus integrantes. Y no es para menos, ya que, como decíamos, su variedad es digna de ser estudiada hasta el mínimo detalle. Así lo puedes comprobar en el siguiente vídeo, que muestra esos 10 animales marinos que tienes que conocer:

Dentro de esa lista de 10 animales, encontrarás algunos de gran tamaño. Tal y como hemos mencionado anteriormente, los expertos creían tener la respuesta perfecta para sus características hasta hace poco. ¿Crees saber la respuesta?

Bien, según explican desde Vix, muchos biólogos creían que la explicación del gran tamaño de algunos animales marinos se debía a que estos pueden desplazarse con facilidad por el agua sin necesidad de hacer gran esfuerzo y sin tener que soportar su propio peso.

Esto explicaría las enormes dimensiones de animales como la ballena o los elefantes marinos, a diferencia de las especies terrestres. Parece razonable pensar que el gran tamaño se debe a su vida en el mar, aunque una nueva investigación ha llegado para cortar radicalmente con esta creencia.

Las razones van un poco más allá del mar

Un estudio realizado por la Universidad de Stanford, en Estados Unidos, y publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, ha puesto fin a las explicaciones que se creían ciertas hasta el momento. Para ello, los investigadores han tenido que analizar casi 7.000 especies marinas, tanto vivas como muertas.

El cambio de tierra a mar fue clave para que algunos animales cambiasen de tamaño

Ese exhaustivo estudio de los animales del océano les ha permitido conocer con más exactitud por qué algunos de ellos son tan grandes. Ha sido especialmente importante analizar el árbol genealógico de dichas especies, para conocer cómo ha evolucionado su tamaño con el paso del tiempo.

Como recogen desde IFL Science, algunos animales marinos de los que hablamos están emparentados con animales terrestres, a diferencia de lo que podíamos llegar a creer. El paso de las generaciones de la tierra al mar supone el primer paso para el cambio de tamaño de dichas especies, como han constatado desde Stanford.

Por ejemplo, las ballenas y los delfines están emparentados con los hipopótamos. Su paso al océano les llevó a una evolución rapidísima hasta que alcanzaron los 500 kilos de peso. Al respecto, Jonathan Payne, uno de los coautores del estudio, tiene unas palabras que decir:

Mucha gente ha creído que el paso de los mamíferos al agua les hacia más libres, pero lo que estamos viendo es que es realmente más restrictivo. No es que el agua te permita ser una mamífero grande, es que tienes que ser un mamífero grande en el agua, no tienes ninguna otra opción.

Realmente estas palabras solo añaden más incertidumbre a la cuestión. ¿Qué les pasó a estos animales en el mar para tener que cambiar de tamaño con el objetivo de sobrevivir? ¿Qué sucede en el inmenso océano?

La vida marina, entre el calor y el hambre

Jonathan Payne es muy claro al afirmar que especies como la ballena, las morsas o los delfines evolucionaron hasta tener un gran tamaño porque no les quedaba otra que ser un mamífero grande en el mar si querían seguir existiendo.

Los autores explican en el estudio que la principal razón de este cambio está en la temperatura del agua. Estos animales tienen que lograr mantener el calor de su cuerpo en aguas que están mucho más frías. Para conseguirlo, su gran tamaño es clave en el mantenimiento de su temperatura corporal.

Sí, como lo lees, estos animales pasaban frío cuando cambiaron de la tierra al mar, por lo que su peso fue aumentando hasta lograr cumplir con las nuevas condiciones en poco tiempo. Según los expertos, el cambio era rápido y se llegaba en poco tiempo al objetivo.

Ya sabemos la razón que explica el gran tamaño de algunos animales marinos. Fotogramas

El calor no fue la única condición a la que se tuvo que adaptar este tipo de animales. Cuanto más tamaño, más energía se requiere para realizar cualquier actividad. El aumento del peso supone un crecimiento del metabolismo, algo que también condicionó la evolución de ballenas, tiburones, delfines, morsas, etc.

Cuando alcanza determinado tamaño, el animal no puede encontrar suficiente alimento para seguir manteniendo la energía necesaria. Esto supone un límite importante que solo ha sido superado por las ballenas de barbas, que se alimentan por filtración, un método que requiere menos energía que la persecución de sus víctimas.

Por el contrario, la nutria es una especie marina que no ha evolucionado como se esperaba, seguramente porque sigue pasando mucho tiempo en el espacio terrestre. Contando con esta excepción, Jonathan Payne ha concluido lo siguiente:

El rango de tamaños viables para los mamíferos es en realidad más pequeño que el rango de tamaños viables en tierra. Demostrar eso estadísticamente y aportar una teoría que lo respalde es algo nuevo.

La necesidad de mantener el calor en aguas muy frías y de alimentarse son las razones que provocaron que, en su momento, algunas de las especies marinas variasen su tamaño hasta alcanzar las características que conocemos en la actualidad.

Desgraciadamente, la alta presencia de microplásticos en el mar amenaza con más fuerza la vida animal y esto tiene mucho que ver con nosotros, los humanos. Toca mirar por las especies marinas que tanto nos fascinan y trabajar para reducir la contaminación del medio en el que estos viven. Si no lo hacemos nosotros, ¿quién lo va a hacer?