Los perros no son conocidos por ser unos gourmets. A decir verdad, se comen lo que pillen… menos el pienso, ahí ya se ponen más tiquismiquis. Pero como se encuentren un trozo de pizza por la calle o peor aún, un excremento calentito y humeante, ¡Menudo festín!

La verdad es que nuestros perros nos manipulan con sus tiernos ojos, con lo cual es muy difícil resistirse a darles lo que tenemos en el plato.

En todo caso recuerda: hay alimentos deliciosos para los humanos pero que pueden resultar tóxicos para ellos, como el chocolate. Ante la duda, es mejor que consultes con tu veterinario.

Un hecho es innegable: les gusta la caca fresca

Un asunto distinto es cuando tenemos a nuestro perro disfrutando de la libertad de un paseo y aprovechando su ventaja y velocidad, olisquea antes que nadie alguno de los festines antes mencionados. Una costumbre asquerosa que podría solucionarse si sus dueños las recogieran, más sabiendo que los excrementos de perro son la fuente de energía del futuro.

¿Por qué algunos perros comen caca? Una desagradable realidad a la que muchos dueños hemos tenido que hacer frente mientras llevábamos a nuestra adorada mascota al baño. Es cierto que no todos los perros lo hacen, pero este misterio parece haber encontrado respuesta gracias a la ciencia.

¿Es tu perro un devorador de excrementos? Mental Floss

Comer caca, una original forma de protegerte

Un nuevo estudio publicado por la revista Veterinary Medicine and Science nos revela la razón de tan indeseable hábito perruno. Pero ellos lo llaman "coprofagia conspecífica canina", que suena mucho mejor pero que no deja de ser lo mismo.

Tras realizar unas encuestas online entre miles de dueños de perros, los investigadores descubrieron que no hay relación entre la coprofagia y las diferentes razas, sexos, tipos de educación, comportamiento o crianza. Eso sí, todos dieron con un nexo común: les gustan los excrementos frescos, concretamente de dos días o menos.

Tu perro come caca para evitarte problemas de salud

Este dato es clave porque permite conocer la concentración de parásitos y es el que ha posibilitado la elaboración de la siguiente hipótesis: los perros comen caca porque es un hábito adquirido de sus antepasados, que tenían una razón de peso para hacerlo.

Como los excrementos tienen parásitos intestinales, los lobos de antaño solían defecar lejos de sus guaridas. Pero si a un lobo enfermo no le daba tiempo a alejarse, pues procedía a aliviar sus intestinos donde buenamente podía. Vamos, al lado de su casa.

Un lobo sano se encontraría con semejante regalito al salir de su hogar y valoraría su ingesta. Al hacerlo, no correría demasiado riesgo de infección, si bien la eclosión de los huevos se produce un par de días después, tiempo más que suficiente para que el lobo sano haya defecado mucho más lejos, alejando el peligro para el resto de su jauría.

Y esta es precisamente la razón por la que tu perro podría comer excrementos: para protegerte ante posibles infecciones parasitarias, porque precisamente tú formas parte de su manada. ¿A que ahora ya no te parece tan mal?

Bueno, la cara B de esta teoría es que los perros que más caca comen son aquellos que presentan cierta gula hacia la comida, los perros que comen compasivamente. Así que otra razón puede ser que tu perro sea un tragón y todo le venga bien.

Después de todo, quizás simplemente les gusta comer excrementos. Pero siempre podemos consolarnos pensando que es una medida sanitaria protectora antes que pura gula.