El impacto que tiene el consumo de alcohol en nuestro cuerpo es directo. El interés de los científicos en este tema ha dado lugar a estudios muy interesantes, llegando a conocer que beber alcohol de forma moderada también te daña el cerebro. Ahora, se ha descubierto que el consumo de este tipo de bebidas y la forma en la que te sientes mantienen una relación muy importante.

¿Te sientes agresivo? Es posible que se deba al licor que acabas de beber

Siempre se ha sabido que las consecuencias del alcohol en tu organismo pueden ser muy peligrosas, llegando incluso a poner en serio riesgo tu salud. Entre los órganos que sufren los efectos están los riñones, el hígado, el sistema reproductivo y, también, el cerebro. Esta información no es nueva y ha servido como base para las investigaciones más recientes.

Ya sabíamos que el consumo de alcohol puede afectar al cerebro o a los riñones, pero ¿cuál es su efecto en las emociones que sentimos? Un estudio ha ahondado en este aspecto, descubriendo información muy curiosa que te hará pensar la próxima vez que bebas este tipo de bebidas.

Diferentes emociones para diferentes tipos de alcohol

El National Health Service Trust, en Gales, y el King’s College, de Londres, han trabado conjuntamente para descubrir qué tipo de relación hay entre las diferentes bebidas alcohólicas y las emociones que sentimos posteriormente, tal y como informa Mashable.

Ambas instituciones han realizado un impresionante estudio que se ha basado en los resultados de una encuesta online sobre el uso de alcohol en adultos. La Encuesta Global de Drogas (GDS, por sus siglas en inglés) contó con la participación de 29.836 personas de entre 18 y 14 años, ciudadanos de 21 países diferentes.

La encuesta, disponible durante dos meses (noviembre de 2015 – enero de 2016) interrogabas a los entrevistados sobre el consumo de alcohol y los sentimiento asociados a su consumo. A estas alturas, te preguntarás de qué emociones estamos hablando en concreto.

El alcohol que bebes tiene mucho que ver en las emociones que sientes después. Health Line

Bien, el NHS y el King’s College han tenido en cuenta para este tipo los siguientes sentimientos: sentirse energético, relajado, sexy, seguro, cansado, agresivo, enfermo, inquieto y lloroso, según reporta RTVE. Algunos de estos sentimientos están muy relacionados con las humanas 27 emociones humanas, divididas entre primarias y secundarias.

Tras analizar los resultados de las cerca de 30.000 encuestas, los investigadores han publicado las conclusiones en la revista BMB Open. El vino y la cerveza han resultado ser las bebidas más relajantes, ya que la mitad de los encuestados afirmaron que el consumo de estos les hacía sentir mucho más tranquilos, relajados.

Los resultados varían al consultar las emociones causadas por el licor. El 48% de los encuestados admitió que bebida de alta graduación le provoca ganas de llorar, mientras que el 30% lo relacionaba con sentimientos agresivos. Así lo explica el investigador Mark Bellis, del NHS Trust de Gales, en The Guardian:

En general, los destilados muestran una relación más fuerte en todos los resultados, además de los asociados con el vino tinto, la relajación y el cansancio.

Los bebedores habituales, con gran dependencia del alcohol, cuentan con más posibilidades de ser agresivos después de haberlo ingerido, si son comparados con la población general. La investigación ha dado a conocer varios datos más, como descubrirás a continuación.

Diferencias de género evidentes

Según este estudio, las diferencias de género en cuanto al alcohol y las emociones son claras. Por un lado, y siempre teniendo en cuenta lo recogido por el análisis, los hombres están más predispuestos a mostrar que se sienten más agresivos cuando beben alcohol que las mujeres.

Por otro lado, las mujeres eran más propensas a relacionar cada tipo de sentimiento, exceptuando la agresividad mencionada anteriormente, con cada tipo de alcohol. Al contrario, los hombres relacionan el sentimiento agresivo con todas las bebidas.

¿Qué emociones provoca el consumo de cerveza? Liga de Alimentación

Mientras que las emociones de las mujeres al beber son muy diversas, las de los hombres se limitan más a la agresividad. Además, los investigadores han encontrado también que la edad y la educación de cada participante son factores muy influyentes.

Finalmente, los sentimientos provocados por el alcohol pueden variar mucho dependiendo de si se bebe en casa o en lugares públicos. La relajación se suele adueñar de los participantes cuando lo hacen en casa, mientras que beber fuera lo asocian más con la sensualidad, la confianza o la energía.

Todos estos datos que hemos explicado hasta ahora pertenecen a un estudio meramente observacional, como han querido quedar claro sus responsables. Mark Bellis, uno de los autores, ha explicado la importancia de esta investigación a los medios:

Desde la perspectiva de la salud pública, muchas veces nos concentramos en temas relacionados con el cáncer, las enfermedades cardíacas y el hígado, pero un aspecto importante es el equilibrio de las emociones facilitadas por el alcohol.

Las conclusiones extraídas de este estudio no son firmes ni pueden tomarse muy en serio, ya que los propios investigadores han resaltado que hay muchos más factores que no se han tenido en cuenta, como la mezcla de bebidas, la cantidad de alcohol consumido en una sola noche o la situación social de cada persona.

Lo único que podemos afirmar es que es posible que haya relación clara entre el tipo de alcohol ingerido y las emociones que sentimos posteriormente. Sin embargo, no debemos olvidar que hay otros muchos factores que influyen en nuestros sentimientos.