Nuestra salud está expuesta a multitud de riesgos que desconocemos. El claro ejemplo son los múltiples síndromes que existen y de los que no sabemos nada, como demostramos con el Síndrome X frágil, ese trastorno del que no todo el mundo habla. Es clave conocer este tipo de información, ya que puede afectarte antes o temprano.

Viajar puede convertirse en todo un síndrome si lo haces a algunas ciudades en concreto

Vivimos en el mundo de los smartphones, donde es más raro encontrar a alguien que no tenga uno de estos dispositivos que alguien que sí lo utilice. Esta creciente presencia de los teléfonos móviles ha provocado también que cada vez más gente padezca el síndrome de la vibración fantasma. ¿Sabes qué es? Puede que lo hayas sufrido en alguna ocasión sin saberlo.

Por otro lado, también hay otros síndromes más conocidos como el de Down, cuyo Día Mundial es cada 21 de marzo. Sin embargo, este artículo lo dedicaremos a trastornos mucho menos populares, relacionados con los viajes. El turismo es una de esas actividades presentes en las vacaciones de muchas personas, pero ¿sabes los peligros que ello entraña?

Viajar a ciudades como París o Jerusalén puede afectar directamente a tu salud, y no solo por las náuseas del avión o las consecuencias del cambio de hora. Atento, porque hay algunos síndromes relacionados con las visitas a ciertas poblaciones del mundo que también pueden tocarte a ti.

Síndrome de Jerusalén o el viaje que te convierte en Dios

La capital de Israel es uno de los destinos preferidos cuando se trata de hacer turismo. Jerusalén es un enclave muy importante porque es considerada la ciudad más sagrada por el judaísmo y el cristianismo, y es la tercera ciudad más sagrada del islam. Tanto creyentes como no creyentes se ven atraídos por la relevancia de una de las ciudades más antiguas del mundo.

Jerusalén es tan preciada por los fieles religiosos porque reúne lugares santos de obligada visita. La Iglesia del Santo Sepulcro, el Edículo de la Ascensión, la Vía Dolorosa o la Iglesia de Santa Ana son algunos de esos lugares claves de la Tierra Santa, recibiendo cada día la visita de cientos de turistas que quieren ver esas zonas protagonistas en la vida de Jesús.

El viaje a la capital de Israel puede acabar convirtiéndose en todo un milagro para aquellos que son víctimas de esta extraña patología. Y es que algunos turistas que han visitado Jerusalén han acabado sintiéndose todo un personaje de la Biblia tras ver los lugares sagrados.

Visitar la ciudad de Jerusalén puede terminar en un extraño síndrome. Los Angeles Times

La Navidad es el período más peligroso para visitar esta localización, según explican desde Traveler, que también especifica que el Síndrome de Jerusalén no diferencia entre religiones como la cristiana, judía o musulmana. Cualquier creyente puede finalizar el viaje creyéndose que es el mismo Dios y que tiene una misión especial en la Tierra.

La víctima del Síndrome de Jerusalén cree que tiene un papel clave en la historia de Jesús

Tal y como leemos en Vix, este síndrome se caracteriza por las visiones, experiencias psicóticas y obsesiones inexplicables provocadas por la relevancia de Jerusalén en la historia de las religiones. Puede parecer increíble, pero hay casos conocidos de personas que han sufrido este trastorno.

Así lo confirma BBC, que, a comienzos de este 2018, se hizo eco de la extraña historia de Oliver McAfee, un turista británico que desapareció en Israel a finales de noviembre de 2017. Los familiares reclamaron la ayuda de la policía para encontrarlo, pero los agentes encargados creen saber lo que le pasa a McAfee.

La explicación estaría en unas anotaciones bíblicas y en una zona de arena rodeada de muchas piedras encontradas en la zona y que podrían haber sido hechas por el desaparecido. En pocos días, los expertos han afirmado que este turista británico puede estar sufriendo el síndrome de Jerusalén, que afecta a alrededor de cien personas al año.

Pesach Lichtenberg, profesor de psiquiatría de la Universidad Hebrea, ha explicado a BBC qué es concretamente este síndrome tan desconocido para la gente:

La persona cree que va a jugar un rol importante en esta segunda venida de Jesús, o bien para notificárselo al mundo o siendo la mano derecha de Jesús, o algo por el estilo.

La ciudad más visitada y más peligrosa

París es año tras año una de las ciudades más visitadas del todo el mundo. La capital de Francia batió récords en 2017, como demuestra Expansión, afirmando que la localización parisina superó los 40 millones de visitantes durante los 12 meses. De esos millones, 34,4% son turistas japoneses, cuya mayoría desconoce el peligro al que se expone.

Tú no lo sabes aún, pero visitar París puede tener consecuencias muy desagradables para la salud. El culpable es el síndrome de París, pero tranquilo, que solo afecta a los visitantes japoneses que se mueren por ver enclaves turísticos como la Torre Eiffel o la iglesia de Notre Dame.

Esas altas expectativas son las principales culpables del gran shock que sufren algunos de los turistas nipones. Decepcionados al pasear por la ciudad parisina y comprobar que no es tal y como esperaban, las víctimas del Síndrome de París sufren un choque cultural que repercute directamente en su salud.

Los ciudadanos japoneses pueden sufrir el Síndrome de París al visitar la ciudad francesa. No Solo Manga

Según recoge Psicología y Mente, este síndrome provoca síntomas como ansiedad, mareos, sudoración, delirios e incluso alucinaciones. La decepción de ver que París no es tan bonita o impresionante como esperaban conlleva que incluso la embajada japonesa en París cuente con un servicio de hospitalización urgente para todos aquellos que sufren este problema.

Muy Interesante añade, además, que alrededor de doce turistas japoneses son repatriados cada año desde París por ser víctimas del síndrome del que hablamos. Ya ves, visitar por fin una de las ciudades que tienes idealizada puede convertirse en todo un problema, incluso para tu salud.

Viajar a Florencia puede no ser la mejor idea

Sí, la ciudad italiana de Florencia también tiene su propio síndrome y, como imaginarás, no entraña nada bueno para aquel que lo sufre. Como vemos en Wikipedia, esta patología recibe también el nombre de Stendhal y su principal causa es la belleza.

Como lo lees, el Síndrome de Florencia es provocado por el arte, especialmente el bello. Lugares como la Galería de los Uffizi, en la ciudad italiana, son especialmente peligrosos para los turistas debido a la gran cantidad de obras de arte que reúnen en un espacio no muy amplio.

Elevado ritmo cardíaco, vértigo, confusión, temblor, palpitaciones, depresiones e incluso alucinaciones son los síntomas del Síndrome de Florencia o Stendhal. Pero, ¿por qué aparecen cuando un turista es expuesto a obras de arte muy bellas?

La belleza del arte puede ser peligrosa si viajas a Florencia

Bien, según explican desde Traveler, este trastorno se debe a que la víctima se da cuenta de que toda belleza tiene fin y que la muerte llega antes o temprano. Pero no solo París, Jerusalén y Florencia son las ciudades "peligrosas" para los turistas, hay algunas más.

Caminar por las calles de Nueva York, esas que están pobladas por millones de personas, puede provocar mareos, fatiga y taquicardia a los turistas de ciudades como Nebraska, Iowa, Kansas, Minnesota o Missouri. Lo mismo sucede con algunos de los visitantes de Tokio, que sufren ansiedad al verse rodeados por tanta gente en las calles.

Finalmente, el Síndrome de la India puede recordarte al de Jerusalén, ya que también está relacionado con la religión. En este caso, los turistas que visitan el país pueden obsesionarse por practicar meditación y pasarse días enteros haciendo yoga, llegando a creer incluso que el fin del mundo está cerca.

La relación entre ciudades y síndromes, un mundo muy desconocido por todos que puede acabar siendo peligroso. Ya sabes, tus próximas visitas a ciudades como París, Florencia o Nueva York deben tener un cuidado especial al conocer esta interesante información.