Tesla se ha visto envuelta en varias polémicas en los últimos meses. La proliferación del Autopilot entre las unidades que ya ha comercializado en el pasado cuentan con soluciones en las que la asistencia al conductor es mayor que la mayoría de las alternativas del mercado. ¿Estamos ante una solución que garantiza la seguridad?

La tecnología desplegada por el fabricante de Palo Alto solamente es capaz de mejorar a base del método de prueba y error. Por ello, desde que se popularizó su asistente a la conducción se han producido diferentes situaciones polémicas.

Tesla vuelve a ser el centro de atención tras un accidente de un Model S

No obstante, las últimas semanas han sido las más difíciles para la compañía y la movilidad autónoma en general. Es importante recordar cómo en el mes de marzo falleció un propietario de un Model X a consecuencia del choque que sufrió frente a un muro. Las investigaciones posteriores tuvieron que reconocer que el Autopilot estaba conectado en el momento del impacto.

Ahora, un nuevo accidente ha vuelto a ensañarse con la marca. ¿Por qué los principales medios de comunicación afrontan la información de un accidente de un modelo eléctrico con funciones autónomas desde otra perspectiva? Los perjuicios de esta tecnología han penalizado a la firma de Palo Alto desde hace un tiempo.

El último suceso ha tenido lugar en el estado de Florida. Al parecer, tal y como se puede leer en USA Today, dos jóvenes han fallecido en un siniestro que ha tenido como protagonista a un Tesla Model S. Tal y como ya ocurrió en el anterior siniestro del Model X, la compañía ya ha ofrecido unas explicaciones al respecto.

Un Tesla Model S vuelve a sacudir los cimientos de la firma

El último capítulo de Tesla en relación con los siniestros se ha saldado con la muerte de 2 jóvenes de Fort Lauderdale. Al parecer, según se puede leer en el medio citado, 3 personas se encontraban en el interior del vehículo en el momento del impacto. El tercer pasajero ha sobrevivido, aunque ha sufrido diversas heridas de consideración.

Un nuevo accidente vuelve a poner en duda las soluciones del fabricante en materia de seguridad. Electrek

Tras el impacto, el vehículo se incendió, por lo que se intuye que el coche dañó el conjunto de baterías hasta el punto de afectar al vehículo para dejarlo completamente calcinado. El fabricante de Palo Alto, tras conocer el suceso, envió a personal de la firma con el objetivo de descubrir si el Autopilot estaba conectado en el momento del impacto.

No obstante, el personal que acudió de inmediato al lugar de los hechos no pudo determinar, en un primer momento, si la unidad protagonista llevaba activado el asistente de conducción más famoso y utilizado del mundo. Saber de qué unidad se trataba será vital para comprobar si el Autopilot podría haberse visto involucrado.

Si se hubiera activado el Autopilot, habría limitado la velocidad del vehículo a 35 millas por hora o menos en esta calle, lo cual es inconsistente con las declaraciones de los testigos y el daño del vehículo.

Al parecer, el software inteligente de la firma, en la zona residencial por la que circulaban, tiene fijado un límite de velocidad de 56 km/h, lo cual no se correspondía con las impresiones de los vecinos que fueron testigos del accidente. ¿Cuáles serán los próximos movimientos para esclarecer el accidente?

Un nuevo accidente a la espera de una resolución

La firma de Palo Alto salió airosa del escándalo del Tesla Model X que sufrió el señor Walter hace unas semanas. Las explicaciones del fabricante sostuvieron que el asistente había registrado los avisos luminosos y sonoros que alertaban del peligro inminente. Observando la cotización de la firma, se podría dar por zanjado aquel fatídico accidente.

Así quedó el Tesla Model X accidentado del señor Walter. iPhoneros.com

En este caso, a la espera de la confirmación de que el vehículo implicado no contaba con esta tecnología conectada, es importante destacar cómo Tesla seguirá firme en su apuesta por el sistema de conducción autónoma. Se espera, tal y como anunció Elon Musk, que finales de 2019 sea el momento en el que estemos ante un verdadero sustituto del conductor tradicional.

Pese a ello, es muy posible que en próximos incidentes se vuelva a relacionar la tecnología autónoma con los sucesos que ocurran de aquí en adelante. El objetivo de Tesla es producir un sistema completamente autónomo en el medio plazo en el que el conductor, en una primera instancia, pudiese elegir el modo que prefiriese.

Ahora bien, hechos como este a la espera de que se esclarezcan los hechos, el que fue muy polémico hace unas semanas o el precedido por el de Uber en el que falleció una persona, no hacen más que especular con la posible idoneidad de este sistema. ¿Será una opción segura? Las dudas no se resolverán hasta una potencial estandarización.