La frenada regenerativa se ha convertido en uno de los componentes esenciales del coche eléctrico para aprovechar la energía cinética que se produce al querer reducir la velocidad o detener completamente el vehículo. Es un elemento que sirve para reducir las vergüenzas de una tecnología que todavía dispone de una autonomía limitada frente al motor térmico.

Algunas compañías como Audi saben que esta opción se ha convertido en una prioridad para mejorar el kilometraje del coche eléctrico por cada ciclo de carga. Ahora bien, ¿hasta qué punto puede influir este sistema en este sentido? Dadas las limitaciones, extraer alguna que otra decena de kilómetros podría traducirse en dar un paso adelante.

El ciclo WLTP ha penalizado la autonomía máxima del Audi e-tron quattro

En el caso de la firma de los 4 aros, es importante recordar cómo el nuevo ciclo WLTP de certificación en Europa ha perjudicado a su principal proyecto eléctrico. Tal y como te comentamos hace un tiempo, el e-tron quattro vio cómo este nuevo procedimiento redujo la autonomía de 500 a 400 kilómetros.

Ante esta situación, la compañía ha decidido demostrar cómo estos datos no son del todo ciertos debido a, entre otros asistentes, a la frenada regenerativa. Según se puede leer en Electrek, la compañía afirma que la solución que implementa el SUV eléctrico le permitiría llegar a incrementar hasta en un 30% la autonomía. ¿Bajo qué condiciones y cómo han conseguido alcanzar estos datos?

La fórmula empleada sería muy diferentes a la que equipa cualquier otro coche eléctrico o híbrido. Tanto es así que garantiza la disposición de un extra de un kilómetro por cada kilómetro que el automóvil descienda por una cuesta. De confirmarse, estaríamos ante una nueva manera de obtener energía eléctrica bajo un programa que no exigiese la conexión física con una red eléctrica.

Los números que explican en aumento de la autonomía del SUV

La firma ha querido publicar una nueva prueba que permite descubrir los últimos datos del SUV eléctrico de Audi. Al parecer, según se puede leer en el medio citado, Audi ha mostrado en vídeo el lugar en el que se ha producido la toma de contacto con el revolucionario sistema que permite una frenada regenerativa diferente. Allá van algunos datos tomados y publicados por la compañía.

Tal y como se puede apreciar en las imágenes anteriores, Audi ha utilizado una carretera de montaña con una cuesta pronunciada para aprovechar las mediciones que se han ido obteniendo durante los últimos días. A fin de cuentas, tan solo queda en torno a un mes para ver el diseño sin camuflaje alguno. Es más, ya se están produciendo los motores que equipará el todoterreno.

La diferenciación del sistema de frenada regenerativa de Audi radica en la velocidad de transferencia

A tenor por las informaciones vertidas por el fabricante, la tecnología implementada permite agregar energía eléctrica a las baterías a una velocidad de 220 kW, permitiendo incrementar el rango de autonomía hasta en un kilómetros por cada kilómetro que se circule en pendiente negativa. Como es lógico, el grado de inclinación será fundamental para explicar este proceso.

Este registro responde al descenso llevado a cabo en el lugar tradicionalmente conocido como Pikes Peak, en Colorado. El fabricante probó el circuito en sentido adverso al que se está acostumbrado a recorrer. En una distancia próxima a los 31 kilómetros de continuo desnivel, se consiguió conseguir hasta unos 30 kilómetros extra de autonomía.

Las claves para entender este salto tecnológico

A falta de innovaciones prósperas para intentar aumentar autonomía de manera natural, Audi es consciente de que debe aprovechar y mejorar la eficiencia de la gestión energética para mejorar el rango de kilometraje. En este sentido, esta solución o la inclusión de cámaras en sustitución de los clásicos retrovisores, contribuyen a la tenencia de algún kilómetro extra.

La sustitución de retrovisores convencionales por cámaras será una cualidad del e-tron quattro. Electrek

En este sentido, Audi achaca mejorar un 30% la autonomía en ciertas circunstancias a 2 mejoras introducidas. La primera de ellas está especialmente relacionada con la motorización. Siguiendo esta tónica, se han incluido algunas modificaciones que permiten gestionar mejor las entradas de electricidad derivadas de la frenada regenerativa.

El sistema de frenado regenerativo de Audi es diferente al de la competencia

No obstante, el principal culpable de este incremento de capacidad de las baterías se debe especialmente al nuevo sistema de frenado de accionamiento electrohidráulico. Esta solución, completamente diferente a la que equipa cualquier otro vehículo eléctrico, será de vital importancia en una próxima generación de vehículos eléctricos bajo la denominación de Audi.

Habrá que esperar todavía un tiempo para ver si los demás fabricantes de la automoción alternativa, incluida Tesla, se atreven a asemejar sus sistemas de frenada regenerativa con el objetivo de mejorar más de un 30% la autonomía. Hasta la llegada de una nueva generación de baterías eléctricas, esta parece que será una de las pocas formas de contar con más kilómetros por carga.