Llevamos varios años hablando del querido Autopilot de Tesla, el sistema que ha incentivado la investigación sobre la conducción autónoma en el sector.

Este software que incorpora también material físico es, sin duda alguna, uno de los avances más destacados de la movilidad en los últimos años. Aun así, siempre ha contado con sus propios detractores al considerarlo un producto que no es fiable por completo.

El Autopilot mejora día a día gracias al uso del mismo por los clientes

Desde la propia compañía han reiterado en sucesivas ocasiones que este proyecto está solucionando errores día a día. De hecho, gracias a su utilización por parte de miles de personas, es posible notificar de los errores o bugs que hay en las cartografías.

Detrás queda alguna que otra víctima mortal y varios sustos de conductores que hicieron uso de la aplicación. Ahora, un nuevo informe publicado en The Wall Street Journal podría estar remover los cimientos sobre los que se asienta una tecnología que, a día de hoy, aún no cuenta con rival que le haga sombra.

¿Qué hay detrás de estas nuevas informaciones sobre el Autopilot en el que Tesla ha puesto tantos esfuerzos estos últimos años? A continuación vamos a ver qué desvela el análisis realizado por el diario estadounidense.

Cómo un proyecto como el Autopilot puede generar tantas renuncias

Así es. Según se ha podido leer en el informe, disponible también en el medio especializado Electrek, varios ingenieros habrían podido renunciar ante la dificultad para mejorar un sistema realmente complejo.

Tesla, que está inmersa en numerosos proyectos de diversa índole, destina ingentes inversiones en materia de sus sistemas de conducción autónoma. La presión por la no obtención de los resultados podría haber provocado la renuncia de varios mandos intermedios que tenían como objetivo futuras actualizaciones con importantes mejoras.

El Autopilot de Tesla es uno de los sistemas más avanzados del mercado. Electrek

Quizás, el problema radica en las proyecciones que se han mantenido desde el inicio del proyecto. En las sucesivas conferencias y presentaciones que la compañía ha mantenido durante los últimos años, el Autopilot ha ocupado un papel muy destacado.

El propio Elon Musk, CEO de la compañía de Palo Alto, siempre ha querido ensalzar el propio sistema de Tesla, aún en plena fase de desarrollo. Sin embargo, ¿podría haberse producido un estancamiento en el desarrollo del software? En el diario norteamericano aseguran que sí.

Cuál es el objetivo prioritario de Tesla en su cumplimiento de expectativas

Conseguir comercializar un coche autónomo es una de las metas que se planteó Tesla Motors en los comienzos de su andadura en el mercado, allá por la mitad de la década pasada. En su día parecía algo verdaderamente complejo, pero cuando liberó las primeras actualizaciones del sistema, muchos eran los clientes que se fiaban de esta innovación

Esto, a su vez, provocaba la tenencia de mucha más información que la que podían obtener si solamente la hubiesen aplicado en pocas unidades de pruebas. Ahora bien, ¿cómo reacciona el mercado financiero en una situación de estas características?

El Autopilot se hace valer de cámaras y sensores que se gestionan a través de la centralita. muycomputer

Como siempre, todo se reduce a la ventaja comparativa. ¿Es sostenible la idea? A priori, sí. ¿Tesla obtiene un producto que no tiene competidores? Podría decirse que, al menos en el corto plazo, no. Entonces, ¿qué podría ir mal? Las proyecciones, que es donde The Wall Street Journal ha querido incidir.

Renuncias de responsables para incrementar la incertidumbre

Todo comenzó con la dimisión del máximo responsable del Autopilot en diciembre de 2016. Según el propio perfil de Linkedin de Sterling Anderson, dejó la compañía para fundar Aurora Innovation, una compañía de inteligencia artificial.

Esto, pese a que puede parecer una renuncia para centrarse en su propia idea innovadora, lo cierto es que guarda algo extraño teniendo en cuenta todo lo que ha ocurrido después. De hecho, según se puede leer en el propio diario, todo podría haber sido fruto de divergencias entre el señor Anderson y Elon Musk.

Quizás, unos meses antes, Musk erró al categorizar el Autopilot como un sistema de conducción autónoma pleno. Al menos, que podría llegar a serlo en el corto plazo. Poco después, ante la pregunta de un periodista sobre qué es lo que entendía sobre esa plenitud, Anderson contestó:

Eso fue decisión de Elon.

Tras esta polémica, se ha sabido que en los últimos meses se han producido otras tantas deserciones y abandonos. Al menos 10 ingenieros y 4 encargados al frente del proyecto habrían renunciado a trabajar en el desarrollo este sistema, algo que ha encendido todas las alarmas.

La situación verdadera de Tesla se verá con el salto de nivel

Así es, las próximas actualizaciones del software que incorporan los Tesla Model S, Model X y desde hace unas semanas los Model 3, tendrán la llave de la actual situación del programa Autopilot.

El próximo objetivo de la firma de Palo Alto será subir un nivel en la clasificación de conducción autónoma. Actualmente este sistema se encuentra encuadrado en el Nivel 3, por lo que ascender equivaldría a la no necesidad de recibir órdenes en la conducción por parte del conductor.

Habrá que estar atentos para ver cómo reacciona el mercado a esta polémica

¿Se ha complicado Tesla Motors en sus propias estimaciones? Puede que en las próximas semanas, la cotización de sus acciones podría ser la principal perjudicada de las múltiples insinuaciones del proyecto Autopilot.

Aun así, es importante también tener en cuenta que el próximo mes de septiembre se desvelarán datos referentes a su programa para el transporte de mercancías, algo que servirá para mantener el ‘hype’ que llevaimpulsando el valor en bolsa.