Volkswagen se ha consolidado como una de las compañías que más innovaciones está produciendo en torno al coche eléctrico. La estrategia del grupo empresarial es clara al respecto; la importancia de las mecánicas sostenibles irán adquiriendo una mayor relevancia a lo largo de los próximos años. ¿Cómo afronta la compañía este nuevo panorama competitivo?

Además de la línea I.D, la gama que llegará de manera progresiva al mercado, se están llevando a cabo planes que buscan el incentivo de soluciones de movilidad sostenible. En este sentido, el holding automovilístico se ha posicionado como uno de los entes más destacados en la materia. El mejor ejemplo de ello nos lo muestra la batería que presentó hace escasamente unas semanas.

La batería de Volkswagen permitiría cargar hasta un máximo de 15 automóviles

¿Podría una batería con una gran capacidad convertirse en la mejor alternativa para estandarizar el coche eléctrico entre los consumidores? La gran parte del público que podría optar por esta solución vería limitada su carga por la nula disposición de un sistema de transferencia rápida. Este nuevo invento podría permitir dejar atrás uno de los principales frenos que atañen al coche eléctrico.

Ahora bien, ¿cuáles son sus principales cualidades y por qué estamos ante una alternativa a la clásica instalación de un medio eficiente? El coste sería, sin duda, su principal ventaja respecto a la opción tradicional. De repente, las comunidades de vecinos podrían convertirse en uno de los nuevos clientes del grupo Volkswagen, con independencia de la marca del vehículo que se tuviese.

Veamos, por tanto, qué beneficios ofrece esta nueva tecnología y qué podemos esperar de ella en los próximos meses. Su comercialización será, finalmente, una realidad. Se producirá en Hanover, pero todavía no se ha conseguido fijar una fecha exacta para las primeras entregas. Se especula, no obstante, que estas podrían comenzar en 2020.

Un producto con múltiples funcionalidades y muy flexible

Básicamente, ocas son las diferencias que caracterizarían a esta batería en relación con las que se ofrecen en el mercado de la telefonía. De hecho, el funcionamiento sería muy parecido. Como el lógico, la escala es lo que cambiaría de forma muy notable el uso de una u otra solución. En el caso de la presentada por Volkswagen, ¿qué le diferencia?

Volkswagen se centrará en la producción de coches eléctricos en los próximos años. Electrek

La batería presentada hace escasamente una semanas cuenta con una capacidad máxima de 360 kWh, lo que le permitiría cargar un total de 15 automóviles en cada ciclo de carga completo. Según se puede leer en Electrek, hasta un total de 4 vehículos podrían cargar sus baterías al mismo tiempo; 2 de ellos bajo un sistema de corriente continua y otros 2 con corriente alterna.

Volkswagen se ha posicionado como un referente en materia de movilidad sostenible

El modo de uso sería muy sencillo. De las primeras informaciones vertidas a la prensa se podría constatar cómo Volkswagen habría diseñado una estrategia basada en el suministro de un servicio de duración determinada. En base al número de unidades contratadas, al terminar el último proceso de carga, se podría sustituir por otra completamente carga.

No obstante, cuenta con la posibilidad de recargar la batería de manera convencional gracias a su propio sistema de 30 kW. De esta forma, se podría conseguir disponer de un extra de potencia en caso de urgencia. ¿Por qué la compañía germana ha decidido llevar a cabo la producción de estos sistemas de almacenamiento de energía?

Volkswagen y la mayor demanda de energía eléctrica al instante

Desde hace un tiempo, los medios de almacenamiento de energía eléctrica se han convertido en un segmento de vital importancia. Tesla fue la pionera en incluir esta tecnología en algunas estaciones Supercharger. ¿Por qué no se iban a idear, por tanto, otras soluciones parecidas bajo otros conceptos?

El primer coche eléctrico de Volkswagen será el I.D, el cual llegará el próximo año al mercado. Volkswagen

La elección de 2020 como punto de inicio en el mercado no es ninguna casualidad. En dicho momento, coincidirá con la llegada del I.D, el primer coche eléctrico pensado para no contar, desde los inicios del proyecto, con tubo de escape. ¿Terminarán ofreciéndose packs que incentiven el uso de esta batería? De confirmarse esta alternativa, podríamos estar ante un momento completamente disruptivo.

La batería muestra por qué el coche eléctrico es una de las prioridades de Volkswagen

Volkswagen podría contar con un ingreso único derivado de la venta del automóvil y recibiría, además, otro suplemento mensual, trimestral o anual, derivado de la cesión de este curioso servicio. Es pronto para anticipar cómo se ofrecerá este producto, pero lo cierto es que este paso demuestra los múltiples incentivos que realiza la marca en torno a las mecánicas eléctricas.

Debido a que comparte estructura con las baterías que poseen los coches eléctricos que desarrollará bajo la plataforma MEB, será posible la obtención de economías de escala derivadas de la fabricación de baterías. No obstante, cabe ser prudentes en relación con con la llegada de este producto, ya que no se sabe cómo se ejecutará la opción de comercialización.