Realizar inversiones multimillonarias de mecánicas tradicionales está pasando factura a la inmensa mayoría de fabricantes tradicionales. La gran industria alemana, con sus 3 compañías premium a la cabeza, representa a la perfección el error que parecen haber cometido durante todos estos años.

Observando cualquier tabla comparativa entre las diferentes mecánicas consumidas por clientes de la movilidad privada, es fácil anticipar dónde está el problema. La mecánica diésel representa la tecnología que, podría decirse de esta manera, "morirá por su propio éxito". Es una alternativa que no está pensada para todos los perfiles, pero los datos de venta no decían lo mismo.

La mecánica diésel ha dominado muchos mercados en los últimos años

La situación actual muestra el esperpento hecho parque automovilístico. Una gran cantidad de consumidores se ha dejado llevar, durante años, por las teorías que vecinos y cuñados les han contado en relación con las bondades de esta motorización. ¡Nada más lejos de la realidad!

El coche con motorización diésel es válido, pero debe hacer un mínimo de kilómetros al año para amortizar la inversión y, sobre todo, ¡mucha carretera! Para ciudad, lo mejor será uno de gasolina y, de cara a los próximos años, un híbrido o uno eléctrico.

Si optamos por las últimas 2 opciones, ¿tendremos variantes asequibles en el mercado? BMW cree que sí que podrá ser posible. De hecho, están convencidos de poder vender hasta medio millón de unidades durante los 2 próximos años. Parece surrealista, pero han tejido un plan para cazar a Tesla y competir de tú a tú.

BMW apostará muy pronto por el mercado alternativo

Hace un tiempo, una serie de analistas financieros puso en tela de juicio el plan estratégico de BMW. Por aquel entonces, uno ya se podía hacer a la idea de los objetivos de medio plazo de la firma alemana, por lo que la primera conclusión que se hizo es que la sostenibilidad de la compañía no estaba asegurada.

El BMW i3 es el único modelo completamente eléctrico que posee la firma alemana en el mercado. The Verge

Ahora, tras el anuncio de la posible entrega de hasta 500.000 unidades de modelos eléctrificados antes de 2020, el mercado de la automoción se ha puesto patas arriba. Según se puede leer en Foro Coches Eléctricos, se ha fijado el medio millón de unidades vendidas de vehículos completamente eléctricos, híbridos e híbridos enchufables.

BMW ha conseguido comercializar 100.000 unidades electrificadas en 2017

La firma, a pocos días de concluir 2017, ha logrado el objetivo de comercialización de sus variantes alternativas, logrando unas ventas de hasta 100.000 unidades en todo el mundo. Teniendo en cuenta estos datos, ¿podemos pensar que es exagerado el medio millón o podría ser una realidad? El nuevo plan fijado que tendría la empresa marcado en el calendario sería finales de 2019.

Ahora bien, ¿cómo pretenden cumplir con la producción y comercialización? Hay que recordar que la plantilla actual cuenta con una gama i formada por los i3 e i8, y una división híbrida enchufable de varios modelos del catálogo. El grupo BMW, consciente de lo dificultoso de la electrificación, irá introduciendo variantes completamente eléctricas.

Así pretende BMW alcanzar el objetivo de comercialización

Según se puede leer en el medio citado, el objetivo de la compañía es introducir hasta un total de 25 automóviles que tengan, al menos parcialmente, un bloque eléctrico. De esos, 12 modelos contendrán una tecnología puramente eléctrica, mientras que el resto, aún no se sabe, dispondrá de tecnología híbrida o híbrida enchufable.

El BMW i8, aunque pasen los años, sigue contando con un diseño actual. BMW

Lo más curioso de es que, según te mostramos hace unos días, Mini y Rolls-Royce, las otras 2 grandes filiales de la compañía, también entran dentro de este proyecto. De hecho, algunas voces apuntan a que, en el caso de Mini, podría ser la alternativa ideada por el Grupo para competir en Estados Unidos para finales de 2018 o durante la primera mitad de 2019.

Y te preguntarás, ¿dónde está la trampa? Según el anuncio oficial, no hay trampa ni cartón, solo un truco. Al parecer, hasta 2020 se hará un mayor énfasis en las motorizaciones tradicionales. Esto chocaría con el plan de la filial de lujo del holding, ya que su CEO dejó claro que ellos optarán por la electrificación sin pasar por la hibridación.

BMW apostará por una transición de tecnología para afrontar la llegada del coche eléctrico

Así pues, hasta 2020 es muy probable que no veamos nuevos modelos puramente eléctricos para hacer más notoria la enseña i de BMW. Sin embargo, creen que será posible la inclusión de variantes eléctricas que ofrezcan hasta más de 600 kilómetros de autonomía, un rango que podría incrementar, exponencialmente, su público objetivo.

Teniendo en cuenta esta información, el i3, recientemente renovado, seguirá siendo el emblema de la conducción completamente sostenible. El esperado i5, el cual daría paso a una berlina, deberá esperar, al menos, un par de años más.