Los coches eléctricos todavía no disponen de variantes en todos los segmentos. De hecho, basta con ver el nicho de mercado centrado en los superdeportivos para comprender que las mecánicas de esta clase no ofrecen las mismas sensaciones que las que aporta la opción tradicional de combustión interna. Ahora bien, ¿es una excusa?

Las motorizaciones eléctricas, al fin y al cabo, podrían ser calibradas con el objetivo de que el conductor disfrutase de una conducción muy parecida a la que estaba acostumbrado si siempre había sido un cliente de opciones gasolina o diésel. La electrónica, en este sentido, podría hacer mucho más sencilla esta apariencia.

Solamente las opciones híbridas han tenido protagonismo en el segmento más deportivo

Pese a ello, los fabricantes que disponen de mucha experiencia en este segmento no han mostrado todavía sus cartas en relación con esta tecnología. ¿Cuántos años quedarían, por tanto, para ver alguna opción completamente eléctrica? En la actualidad, las opciones más destacadas en este sentido son las que ofrece Ferrari, McLaren o Porsche en sus LaFerrari, P1 y 918 Spyder respectivamente.

Ante esta situación, Pagani, un fabricante que siempre ha apostado por la exclusividad, podría convertirse en la primera marca de este sector capaz de producir una versión puramente eléctrica. ¿Cómo lo conseguirá? Es cierto que el horizonte temporal de aquí a 2025, pero la compañía ya dispone de una serie de empleados enfocados solamente en este proyecto.

Horacio Pagani, fundador de la compañía, es consciente de la difícil conjugación deportivo-electricidad, pero otros modelos como el Rimac Concept_Two o el propio Tesla Roadster servirán para allanar el terreno. Ahora bien, ¿cuál sería la principal diferencia de este modelo respecto a los anteriores? Te lo mostramos.

Una mecánica con una solución que agradará a los más puristas

Entre otros motivos, uno de los aspectos que más desagrada a los petrolheads en relación con el coche eléctrico es la disposición de un cambio automático. Esta opción, más eficiente que la transmisión manual, ya es una constante en el olimpo de la deportividad. No obstante, todavía hay un núcleo duro de nostálgicos reticentes a esta tecnología.

Pagani podría estar preparando su llegada al mercado eléctrico para los próximos meses. Autodato

En realidad, es necesario realizar un apunte imprescindible para entender la tecnología eléctrica. No es que se disponga de varias marchas que se cambian de forma secuencial, sino que, simplemente, hay una única marcha con recorrido hasta el límite de velocidad marcado por el vehículo.

Pagani podría tener listo para 2025 su coche eléctrico con cambio manual

Como habrás podido imaginar, Pagani, según se puede leer en Motor Authority, habría pensado en encajar un sistema que permitiese al público disponer de su propio cambio manual. De confirmarse, es muy posible que estaríamos ante la única variante bajo este sentido.

Los últimos años fueron los que dieron lugar a los híbridos e híbridos enchufables. Todos, menos uno, contaron con su propio cambio automático. La excepción fue el CR-Z de Honda, una variante que no gozó del éxito esperado por su alto precio y su reducida habitabilidad, entre otros factores.

Por qué Pagani no pasará por la hibridación

A tenor por lo que está ocurriendo en el mercado de la automoción, en la actualidad parece ser que la variante más lógica debería ser la híbrida o híbrida enchufable. En este sentido, se podría contar con las ventajas de la mecánica que será la base de la movilidad en los próximos años con la que tanto disfrutan los superdeportivos.

Pagani diseña sus modelos para transmitir sensaciones totalmente diferentes a las que ofrece la competencia. Caricos.com

Según se puede leer en el medio citado, Horacio ha estado divisando el mercado, llegando a una conclusión; quiere que el más mínimo kilogramo sobre su futuro coche eléctrica tenga un papel primordial en la conducción. Siguiendo esta premisa, es importante destacar qué ocurre en la gama de híbridos superdeportivos actuales.

A Horacio Pagani no le ha gustado la idea de combinar una mecánica híbrida

Las diferentes opciones comentadas anteriormente tienen un hándicap que les acompaña cuando no disponen de carga alguna en sus conjuntos de baterías. Si no disponen de autonomía, ni tan solo para empujar junto al motor de combustión interna, lo que ocurre es que se están derrochando recursos, lo cual repercute en los tiempos de vuelta y en las sensaciones.

Las mecánicas eléctricas no dispondrán de esta penalización, lo que ha confirmado la apuesta por esta opción en detrimento de las variantes que combinan motorizaciones tradicionales con las que imperarán en la movilidad en los próximos años.