Tesla, desde su llegada al público ‘generalista’, se ha posicionado como uno de los referentes del sector. Esto es así por las múltiples ventajas competitivas que posee en relación con los demás fabricantes de automóviles eléctricos que compiten en el segmento alternativo. Sin duda alguna, uno de los alicientes de esta competitividad radica en el programa de referidos.

Esto no es más que la inclusión de una serie de servicios extra que ofrece la firma a aquellos propietarios de un automóvil de la marca que consigan convencer a otros consumidores sobre las bondades de estos vehículos. En su día, según puedes ver en el enlace anterior, te mostramos cómo se componía esta especie de regalos. Entre ellos, el programa de recarga ilimitada era clave.

El fin de la red Supercharger gratuita en Tesla ha llegado

La compañía de Palo Alto disponía de un programa especial que permitía a los propietarios de un Model S, Model X o Model 3 con el acabado Performance, disponer de carga gratuita en los emplazamientos de la red Supercharger. Ahora, tras mucha polémica, esta solución desaparecerá. ¿Qué movimientos esconde la supresión de un programa con un gran aliciente comercial?

Es importante destacar que esta solución hacía de la gama alta de Tesla un auténtico distintivo en el segmento. Comprar un automóvil de estas características suponía, al menos, saber que no debía gastar más dinero en recargas en el futuro, por lo que se podría amortizar de una manera mucho más holgada. Ahora, ¿merecerá la pena comprar estos modelos?

El anuncio fue oficializado por el propio Elon Musk a través de su perfil en Twitter, una práctica que nos tiene acostumbrados desde los comienzos de actividad de Tesla. La compañía de coches eléctricos más puntera del mercado rompe con una diferenciación que podría marcar el futuro de su competitividad. ¿Por qué ha realizado este paso atrás en cuanto a servicios?

Una nueva era en Tesla basada en el cobro por uso de su red de carga

Era de esperar que esta solución terminase de este modo, más aún cuando necesita recursos ante el bestial incremento de la producción que está viviéndose en la cadena de producción del Model 3. El modelo de acceso a la marca, el que pretende convertirla en generalista, acabará con la solución que había servido como medio de diferenciación en la gama premium.

La red Supercharger gratuita e ilimitada ya no está vigente en Tesla. Inhabitat

Desde hacía unos meses se llevaba coqueteando con esta drástica solución. En un principio, se especuló que principios de 2017 habría sido la fecha indicada para acabar con esta distinción en el programa de referidos. No obstante, se prefirió dilatar el servicio ante la potencial caída de ventas de su línea más destacada.

La carga ilimitada se ha sustituido por un cheque de 100 dólares de uso en redes Supercharger

Ahora, ante los vaivenes que está viviendo la compañía en el mercado bursátil, se ha decidido cortar con esta solución implementada en favor del usuario. De esta manera, desde hoy en adelante, cualquier adquisición de un Model S, Model X o Model 3 Performance, solo contará con un cheque por valor de 100 dólares a gastar en redes Supercharger, un completo disparate en relación a lo anterior.

¿Estamos ante una caída masiva de las ventas de los modelos más destacados de la marca? En las próximas semanas podríamos ver un deterioro muy destacado de las ventas, las cuales podrían ser sustituidas por las del Model 3. ¿Estamos ante un movimiento estratégico orientado a la caída de productos de alto valor?

Un nuevo enfoque sobre una línea de negocio aún por explotar

Tesla, desde los inicios de expansión de la red Supercharger, se ha mantenido fiel a su política no lucrativa. La inclusión de miles de puntos de carga rápida no han sido la fuente de obtención de recursos financieros para la marca, pero esto estaría a punto de cambiar. Sí, la firma con Sede en Palo Alto podría estar ante una entrada masiva de ingresos.

Las estaciones Supercharger ofrecen una potencia de un máximo de 120 kW. Wccftech.com

Este nuevo mercado garantizará la presencia de unos balances mucho más sostenibles, pero desde Freemont afirman que no estarán ligados a la producción. Según se puede leer en Electrek, esta nueva fuente de ganancias estará especialmente destinada a la financiación de nuevas estaciones de recarga. ¿Terminará siendo clave el punto de carga para la compañía? Esto es lo que podría decirse.

Es importante destacar que ya son varios miles de propietarios de un Model 3 los que están contribuyendo a las arcas de Tesla gracias a la recarga en las estaciones Supercharger. Por ello, ante el aluvión de demanda de energía eléctrica, lo más probable es que se siga potenciando la instalación de mayores emplazamientos.

Los próximos meses serán de vital importancia para descubrir si se produce la estandarización de la ya mejor considerada red de carga en el mundo o si, por el contrario, estos mayores ingresos sirven para contribuir a los beneficios de la firma, los cuales podrían ser positivos ya en el tercer trimestre del año.