El coche eléctrico está en pleno ascenso en el mercado. Pese a que hemos asistido a diversos intensos por parte de algunos fabricantes, parece que, al fin, se está haciendo un hueco solvente en el mercado. Aun así, todavía es pronto para cantar victoria. Al fin y al cabo, todavía son muchos los consumidores que mantienen su desconfianza en el uso de la tecnología sin emisiones.

En este sentido, la circulación por las redes sociales y la estandarización de una serie de informaciones continúan calando entre los potenciales compradores de un coche de aquí a un par de años vista. ¿Por qué las desventajas de los coches eléctricos siguen teniendo un mayor peso a la hora de decantarnos por una opción? A este efecto, la autonomía es una pieza clave.

La autonomía es uno de los condicionantes más representativos del coche eléctrico

Es cierto, las alternativas eléctricas aún no son aptas para la mayoría del mercado. No obstante, atendiendo a la media de kilómetros que circula cada usuario con su coche cada día, el recorrido de esta mecánica podría ser muy extenso. ¿Podría ser que el factor variable sobre la autonomía fuese un condicionante? Esto, por supuesto, está en el centro de la polémica actualmente.

Como bien sabrás, el kilometraje a realizar en cada ciclo de carga puede ser muy relativo en un coche eléctrico. Esto es así porque inciden muchos factores. El clima, en este sentido, es uno de los que más incidencia podría llegar a tener. ¿Qué mejor que aprovechar las temperaturas que están teniendo lugar en Estados Unidos para cuantificar la incidencia en esta innovación?

Todas las miradas están puestas en el Model 3, un protagonista que ya ha tenido sus más y sus menos con la llegada del invierno en algunos Estados del país norteamericano. Veamos, por tanto, cómo ha influido el actual temporal que está sacudiendo Estados Unidos y que ha provocado la muerte ya de varias personas.

Las primeras quejas no han tardado en producirse

Las redes sociales nos han permitido poder tener constancia de todo tipo de información prácticamente en tiempo real. Las temperaturas gélidas que están azotando el país ha sacado a la luz las primeras impresiones de los afortunados que ya cuentan con una unidad del codiciado Tesla Model 3. ¿Está a la altura de las circunstancias el modelo de acceso a la gama?

El Tesla Model 3 se ha convertido en la mayor esperanza del crecimiento del coche eléctrico. CNET

Este temporal está sirviendo para ver cómo se desenvuelve la firma ante una situación que se repetirá constantemente en algunos de los países en los que compite Tesla. Este, por tanto, ha servido para comprobar si aguantará con soltura las inclemencias del tiempo en áreas como Noruega, el cual se ha posicionado como uno de los mercados más destacados del coche eléctrico.

La pérdida de autonomía con temperaturas gélidas es ya una costumbre en Tesla

Según se puede leer en InsideEVs, algunos usuarios de un Model 3 se han quejado por haber visto cómo la autonomía disponible se ha reducido de manera notable. En algunos casos, tal y como muestra Ronak Patel desde Nueva Jersey, se ha producido una caída de hasta 20-25 millas en un ciclo completo de carga.

Esto, bajo la conversión, equivaldría a unos 32-40 kilómetros. Teniendo en cuenta que estamos ante un modelo que, siendo optimistas, puede llegar a ofrecer autonomía por valor de unos 500 kilómetros en conducción real, podría decirse que equivaldría a una caída del 8% de la capacidad. ¿Estamos ante una caída significativa o entra dentro de lo razonable?

No es un problema exclusivamente de Tesla, ¡ni mucho menos!

El ejemplo de Tesla no hace más que mostrar una circunstancia que se repite en el mercado sostenible. Los coches eléctricos se ven influenciados por la temperatura exterior, algo que se ha podido comprobar en muchas otras ocasiones. Y bien, ¿están condenados a entenderse el factor externo y la tecnología de baterías eléctricas de ion litio?

El Tesla Model X cuenta con tracción como para circular en pistas con nieve sobre el asfalto. InsideEVs

Los fabricantes como Tesla están realizando múltiples inversiones para atajar un problema que podría servir de freno en su crecimiento actual. La actual situación que está viviéndose en Estados Unidos podría reducir el crecimiento de las ventas de las tecnologías eficientes, pero esto no desencadenará en una vuelta a las opciones de combustión interna.

Tesla ha adquirido Maxwell Technologies para mejorar las baterías eléctricas

Ayer mismo te contábamos cómo Tesla había adquirido Maxwell Technologies con un único propósito; la introducción de soluciones sostenibles con mejores cualidades. ¿Estamos más cerca de ver coches eléctricos que reduzcan los factores externos de cara a una mejora del rendimiento?

Los próximos meses serán fundamentales para entender que nos deparará la próxima década en el mercado de la automoción. Los retornos de los principales proyectos de inversión podrían llegar en el corto y medio plazo, dotando al sector de una tecnología que, podría ser, pueda reducir los condicionantes como el protagonista de esta noticia.