En los últimos años, hemos asistido a toda una serie de enfrentamientos y confrontaciones entre el colectivo del taxi y las aplicaciones como Uber o Cabify por las licencias VTC. Habiendo litigios de por medio, lo que no se ha tenido en cuenta es la más que posible inclusión de medidas que podrían perjudicar todavía más al primero de los actores citados.

La movilidad autónoma, hasta este momento, se ha contemplado como una solución que solamente tendrá peso en el medio plazo, quizás para finales de la próxima década o inicios de la siguiente. Mientras tanto, las licencias del taxi todavía siguen incrementándose en precio haciendo gala de una auténtica burbuja inflacionaria.

El coche autónomo llegará en los próximos años a la movilidad de los países desarrollados

El coche autónomo se ha infravalorado en el sector, tanto por los organismos públicos como por los demás agentes económicos. Esto es lo que se puede constatar viendo cómo el mercado mantiene una respuesta completamente alcista en relación con las fluctuaciones que han seguido otros valores que pueden representar la situación económica en cada momento.

Esto nos lleva a plantearnos si actualmente tendría sentido hacerse con una de estas licencias de transporte. Observando algunas noticias que nos llegan desde California, quizás habría que replanteárselo. ¿Cuáles son los motivos que nos inducen a esta posición? Si hace unos meses llevamos advirtiendo la compra de unas 20.000 unidades del Jaguar I-Pace y otras tantas de la Chrysler Pacifica Hybrid es porque el sistema de conducción autónoma estaba prácticamente terminado.

Ahora, como era de esperar, Waymo ha anunciado el objetivo de la compañía de poner en el mercado estas unidades en diversos puntos geográficos a través de una aplicación móvil. El objetivo no sería otro que la búsqueda de beneficios a través de un sistema completamente autónomo, el cual no tendría necesidad de uso del conductor.

Una tecnología que Waymo ya quiere explotar en el mercado

Echando un rápido vistazo atrás, es necesario hacer una mención especial a la estrategia empleada por la firma tecnológica. La subsidiaria de Alphabet lleva años invirtiendo miles de millones de dólares en una innovación que podría llegar a cambiar los patrones del transporte en un futuro. Esto, como es lógico, parece que quiere ser explotado tras encontrar un sistema seguro.

Waymo comenzará próximamente a operar en el mercado del transporte de pasajeros. Libertad Digital

Todavía es pronto para asegurar la estandarización de esta tecnología en algunos mercados, pero ya se está trabajando con las autoridades en muchos Estados y con su posible expansión por otros países. Sin ir más lejos, según se puede leer en Tech Crunch, la compañía ya ha pensado en el mercado chino para la inclusión de esta innovación en la movilidad. ¿Imaginas cómo podría competir el colectivo del taxi en relación al precio de estas opciones?

China será el mercado donde la movilidad alternativa tendrá un mayor peso en el futuro

La apertura de esta nueva filial en el país más poblado del mundo podría provocar la llegada de miles de unidades que ya están siendo entregadas por los fabricantes con los que se ha llegado a un acuerdo de producción. Esta medida, la cual se materializará en las próximas semanas, podría servir para testar la tecnología autónoma en un tráfico diferente al que podría haber en Estados Unidos.

Waymo está trabajando en ofrecer a los demás fabricantes la comercialización de un producto basado en movilidad sostenible. La prueba de ello es ver cómo solamente incluirá su solución autónoma bajo el formato eléctrico e híbrido.

Un conflicto que pasará a un nuevo nivel

¿Recuerdas los movimientos ludistas en plena Revolución Industrial? En los próximos años podríamos vivir nuevas jornadas de propuestas del colectivo del taxi que reunirán, en esta ocasión, a otros subsectores del transporte. La implantación de soluciones autónomas basadas en cámaras, radares y centralista podría penalizar a los trabajadores.

Waymo se ha hecho con varios miles de unidades de la Chrysler Pacifica. Wired

Las cuentas de las empresas serán claras en el medio plazo. Encontrarán en la estandarización de la movilidad autónoma el mejor reclamo para conseguir una competitividad superior. De hecho, es por este motivo que firmas como Uber o Cabify obtendrán todavía una mayor presencia en el mercado, ofreciendo precios aún más bajos que los que ofertan en la actualidad.

El objetivo de Waymo es comercializar su solución autónoma y crear su propia app de transporte

Esta situación será generalizada allá donde se produzca una presencia destacada de empresas como Waymo. La mayoría de fabricantes que en la actualidad no están apostando por el coche autónomo terminarán firmando acuerdos de suministro con las empresas que sí están realizando ingentes esfuerzos en esta tecnología.

Ante este posible escenario, las autoridades públicas parece que son el órgano que tendrá la llave en este polémico futuro. ¿Seguirá manteniendo una presencia notable el colectivo del taxi o la tecnología autónoma de este tipo de compañías acabará con sus opciones en el mercado? Habrá que esperar todavía un tiempo para ver cómo se desarrollan las primeras pruebas piloto.