Presentado en sociedad en el pasado Salón de Ginebra, se ha convertido en la principal apuesta del mercado premium en el segmento de los SUV’s, con el debido respeto del Model X. El I-Pace es el primer coche eléctrico de Jaguar, algo que no ha pasado desapercibido en la industria de la automoción.

El proyecto desarrollado por la filial del grupo Tata Motors está especialmente pensado para demostrar cómo el grupo es capaz de ofrecer una alternativa sostenible en el corto plazo. Si a ello le sumamos la disposición del Range Rover Sport PHEV, el resultado es aplastante en relación al resto de fabricantes tradicionales de su gama.

Jaguar y Waymo han firmado un acuerdo millonario para los próximos años

Tan solo han pasado unas semanas desde que se hubiese hecho oficial su producción y publicación de datos oficiales. En este tiempo, se ha firmado un acuerdo de fabricación de un total de 20.000 unidades del crossover con destino a Mountain View, espacio compartido con Google. Waymo será la primera tecnológica que compre un volumen tan alto de unidades del modelo alternativo de Jaguar.

El principal objetivo de esta adquisición está relacionada con la posibilidad de incorporar las soluciones de la firma californiana en relación al sistema de conducción autónoma que están desarrollando desde hace un tiempo. Del mismo modo, cuenta con espacio interior suficiente para poder incluir nuevos programas en el medio plazo.

La filial de Alphabet fue creada para inventar la movilidad eficiente sin requerir de conductor alguno con un fin: poder ofrecer servicios de transporte seguros con un gran margen de por medio. Como podrás imaginar, esta compra indica lo cerca que están cerca de concluir con la innovación del programa.

Qué pretende Waymo comprando 20.000 unidades del I-Pace

La firma, especialmente diseñada para ofrecer al mercado el sistema de conducción autónoma eficiente, podría estar próxima a la invención de una tecnología que mejoraría al tradicional conductor. Tesla, por ejemplo, ya afirma haber superado la seguridad que garantiza el factor humano.

Waymo cree que los primeros pedidos podrían ser entregados a finales de este año. Teslarati

La firma tecnológica, no obstante, pretende ir mucho más lejos. Tal y como se puede leer en The Verge, el objetivo de la inclusión del piloto automático estaría fuertemente relacionada con su explotación mediante el diseño de una red de transporte público. De hecho, las primeras hipótesis apuntan a que se habría trazado un plan piloto para probarlo en la ciudad de Phoenix, Estados Unidos.

Waymo ya dispone de varios encargos que se miden por miles de unidades

Sería 2019 el año en el que podría estar operativa la primera red de vehículos de servicio público operando sin conductor en tráfico abierto. Sería aquí donde la adquisición del Jaguar I-Pace tendría sentido. De hecho, compartiría mercado con el Chrysler Pacifica Hybrid, la otra gran incorporación formalizada por la empresa hace tan solo unas semanas.

¿Dejará de tener sentido la adquisición de coches para su disfrute de manera privada? Teniendo en cuenta este tipo de volúmenes de compra, todo parece indicar que en tan solo unos años la oferta de este tipo de servicios podría provocar que no tuviese sentido tener uno en propiedad. De hecho, las empresas podrían llegar a ofrecer tarifas muy reducidas dada la competencia.

Por qué se ha optado por esta opción eléctrica

Waymo, como bien nos muestra a través de su acuerdo con Chrysler y Jaguar, ofrecerá en el mercado una opción que estará dotada de un gran habitáculo, esencial cuando estamos en un medio de transporte dirigido a un público que viajaría, principalmente, en las plazas traseras.

EL Jaguar I-Pace producido como coche autónomo para Waymo ofrecerá soluciones para incluir todo lo relacionado con este sistema. Periodismo del motor

Es importante tener en cuenta que la firma estadounidense ya ha probado en anteriores ocasiones el I-Pace, un automóvil creado desde sus inicios para dar cobertura a una mecánica eléctrica dentro de la gama. Esto es esencial, ya que muy posiblemente se llevaron a cabo pruebas y demostraciones durante la gira californiana que discurrió semanas antes de la presentación del SUV.

Todavía es pronto para analizar el impacto que tendrá este modelo sobre la oferta de la compañía en sus principales mercados, pero atendiendo al precio, parte de los 79.100 euros, todo parece indicar que marcará un antes y un después en la compañía británica. De hecho, sus primeros meses en el mercado podrían servir de base para producir un futuro XJ con mecánica completamente eléctrica.

La compañía del felino ha decidido incorporar este modelo para anticiparse a sus principales rivales, todos ellos enmarcados en el mercado premium. Este paso le permitirá a la compañía poder disfrutar de una ventaja competitiva durante unos meses hasta que la competencia ofrezca modelos categorizados en este segmento.