El coche eléctrico está, paso a paso, dando nuevas señales de crecimiento que anticipan que será la base de la movilidad sostenible. La etapa de la combustión interna, aunque despacio, está ocupando un menor protagonismo cada año, por lo que se espera que termine siendo residual.

Para ello aún queda mucho tiempo, pero es ahora cuando las motorizaciones híbridas y, sobre todo, las eléctricas, deben mejorar para volverse opciones atractivas para el público más reticente. A sabiendas que su mantenimiento es mucho más barato que el tradicional, todavía queda por mejorar, principalmente, tiempos de carga y autonomía por cada ciclo completo.

Algunos fabricantes renunciarán a su tradicionalismo para pervivir en el mercado

Observando el actual panorama automovilístico es fácil comprender las lógicas posturas de los fabricantes. ¡Hasta algunas firmas puristas como Morgan crearán modelos eléctricos! Sí, parte de su reputación se verá truncada por caer ante la demanda del mercado, pero no hay otra alternativa para subsistir en la conducción del mañana.

Ford está convencida de que el parque automovilístico de dentro de una década será muy diferente al actual. Por ello, quieren convertirse, como ya lo hicieron en las primeras décadas del siglo pasado, en una de las alternativas más fructíferas en cuanto a conducción eléctrica y autónoma se refiere.

No obstante, la línea trazada por la compañía no seguirá los pasos de Tesla, su principal competencia en terreno estadounidense. ¿Por qué? La compañía fundada por Henry Ford a primeros del siglo XX contará como principal mercado China, país en el que más vehículos eléctricos se venden en el mundo.

Ford guiará su política tomando como base el público chino

El mercado eléctrico tiene su gran punto de referencia el mercado asiático y más concretamente, el chino. ¿Por qué? Los incentivos fiscales están provocando una oleada de pedidos de una serie de vehículos que, sin la necesidad de contar con una gran potencia o calidad, se han asentado como opciones muy interesantes.

Ford tiene previsto sacar al mercado en los próximos años hasta 16 motorizaciones eléctricas. Motor.es

En este sentido, la compañía estadounidense pretenderá, a partir de 2020, incluir en el mercado el Mach 1, su principal apuesta SUV en los próximos años. Tras su llegada, lo harán hasta otros 16 modelos completamente eléctricos creados para dominar en diferentes segmentos.

Según se ha podido saber gracias a Motor Authority, los próximos 5 años y, más específicamente, de 2020 a 2023, la firma conseguirá incrementar su producción y disponer de variantes para mercados más puntuales. Para conseguir este objetivo, ya se están manteniendo contactos con los diferentes proveedores de baterías para conseguir cadenas de suministro sostenibles en el tiempo.

Ford se convertirá en una de las empresas que más invertirá en planes eléctricos

En total, Ford llegará a invertir en materia eléctrica hasta un total de 11 mil millones de dólares. Este fondo será destinado íntegramente a la producción de modelos alternativos y su correspondiente adecuación de cadenas de montaje de los muchos centros operativos que tiene por todo el mundo.

Por otro lado, tal y como se puede leer en The Verge, la compañía contará con hasta otros 24 modelos tradicionales que contarán con su propia versión híbrida o híbrida enchufable, dependiendo de la estrategia a seguir durante todos estos años.

La conducción eléctrica será primordial en el futuro

Ford ha hecho una rápida retrospectiva a la hora de fijar esta nueva estrategia. Si atendemos a lo que ocurrió durante los primeros años de la automoción, es fácil entender que fue la diferenciación sostenida y la calidad de producto lo que catapultó a la firma durante la producción en masa del Modelo T.

Ford inyectará a su programa eléctrico hasta 11 mil millones de dólares en los próximos 5 años. The Verge

Ahora, el Model 3 de Tesla ya está siendo considerado como el Ford T del siglo XXI por lo que puede significar para la revolución eléctrica que llegará en los próximos años. ¿Pondrá fácil la firma con sede en Dearborn que persista este reemplazo? Es fácil prever que, al menos, lucharán para mantener la figura de antaño.

La disrupción en la automoción pronostica un futuro alentador para lo eléctrico

Así pues, esta nueva política, seguida también por otros fabricantes de primer nivel, es un nuevo paso que permitirá a la automoción continuar con el marco disruptivo que está dibujando desde hace un tiempo y agilizado, todavía más si cabe, durante los últimos meses.

Nadie puede negar que esta inversión debería haber llegado antes, pero siempre será mejor realizar la inyección de capital ahora y no cuando no haya vuelta atrás. Predecir que el futuro sería eléctrico hace un lustro podría ser, quizás, un error, pero sí que se lleva contemplando esta posibilidad desde hace, al menos, un par de años.