El coche eléctrico se ha convertido en la opción más destacada de la movilidad. No obstante, todavía es pronto para asegurar que esta motorización será la que ofrecerá un mayor desempeño en el futuro. Los fabricantes actuales están apostando por la mejora de los motores de combustión, por lo que apoyarlos con mecánicas eléctricas podría ser una solución temporal.

El último ejemplo de esta práctica nos lo detalla Porsche a través de la mejora del Cayenne E-Hybrid, la versión centrada en la eficiencia en los consumos del fabricante germano. Ahora bien, ¿es eficiente esta opción? A priori, esto es lo que podría pensarse tras analizar qué posibilidades ofrece esta curiosa alternativa.

La combustión interna tiene fecha de caducidad en la movilidad del futuro

Lo más llamativo de esta propuesta está relacionado con las restricciones que impondrán las grandes ciudades en el medio plazo a raíz del aumento de la contaminación producido en los últimos años. Esta medida terminará impidiendo la circulación en el medio urbano a los vehículos que incluyan mecánicas de combustión interna como medio para los desplazamientos.

La disposición de una mecánica híbrida enchufable, a diferencia de una híbrida convencional, radica en la no necesidad de utilizar el motor que se alimenta con combustible fósil. Esto debería permitir, por tanto, la circulación del vehículo que equipe esta característica. Ahora bien, ¿por qué estamos ante una de las mejores opciones del mercado?

El desempeño de la tecnología eléctrica en la carretera es, a día de hoy, todavía ineficiente. Las baterías, al requerir una mayor contribución, reducen su autonomía de manera exponencial. En el caso de un híbrido enchufable la disposición de la mecánica eléctrica se utilizaría solamente para circular en ciudad. ¿El problema? El número de km a circular en modo eco.

Reino Unido podría prohibir la tecnología híbrida enchufable

En la actualidad, esta opción es una de las más óptimas para aquellos que piensan en la compra actual de un vehículo con miras al medio plazo. En algunas ciudades se producirán restricciones severas al tráfico, por lo que la inclusión de una opción que equipe baterías de origen permitiría poder disfrutar de una excepción en la circulación.

Volvo es una de las compañías que más apostará por la movilidad híbrida enchufable. Ifema

Algunas compañías, como es el caso de Volvo, apostará en los próximos años por el ofrecimiento de mecánicas de esta clase. Buena prueba de ello es que otra de las filiales del grupo Geely, Polestar, también montará esta tecnología para ofrecer los mejores atributos de ambas opciones. Ahora bien, ¿corren algún riesgo estas mecánicas?

Volvo y Polestar serán 2 de los fabricantes que apostarán por los híbridos enchufables

Las opciones completamente eléctricas parecen ser la única alternativa que podría librarse de las restricciones. Esto es lo que podría entenderse tras comprobar cómo países como Reino Unido podrían ampliar las limitaciones a un cierto grupo de híbridos enchufables. Tal y como se puede leer en el portal This Is Money, aquellos que ofreciesen menos de 80 kilómetros de autonomía sin emisiones no podrían incluirse en el plan de circulación.

Este nuevo revés hacia la oferta que busca un paso intermedio en términos de movilidad actual y futurista, no estaría contemplado para el medio plazo, pero sí servirá para que el consumidor tome nota sobre la posible inclusión de restricciones a la circulación en el medio plazo. Se pretendería incluir esta política para el año 2040.

Una medida para favorecer la llegada del coche eléctrico

Las alternativas eléctricas pecan, actualmente, de varios problemas, los cuales servirían para explicar el bajo nivel de ventas registrado en la mayoría de los países del mundo. Solamente algunos como Noruega sí están llevando a cabo importantes planes para electrificar los parques automovilísticos.

El BMW i8 es una de las opciones híbridas enchufables más deportivas del mercado actual. Electro Coches

Los coches eléctricos puros son todavía más caros, ofrecen autonomía por debajo de los estándares que espera el mercado generalista y no disponen de una red de recarga de las baterías eficiente. La hibridación, en este sentido, sí que se posiciona como una opción importante, pero solamente servirá para dar un salto intermedio.

La próxima década servirá de paso para la popularización de coches híbridos y eléctricos

Durante buena parte de la década de 2020 se seguirán ofreciendo más versiones de estas características, pero una vez se constate que los motores y conjuntos de baterías eléctricos son más eficientes, no requerirán de la disposición de una mecánica tradicional basada en la combustión interna.

La encrucijada en la que nos encontramos en la actualidad encontrará solución en los próximos años. Solamente el futuro y la intromisión del consumidor en las mecánicas alternativas hará que la oferta de coches eléctricos e híbridos se imponga a la actual, compuesta en su mayoría por opciones gasolina y diésel.