Desde hace meses han estado produciéndose reuniones en las que los diferentes fabricantes debían negociar cómo interactuar entre ellos para conseguir el despliegue del coche eléctrico en Europa.

Era algo necesario, debido, principalmente, a los altos niveles de contaminación que estaban registrándose en algunas de las ciudades europeas más importantes, como es el caso de París, Madrid Berlín.

El diésel es el motor más contaminante de las opciones existentes

Sí, el principal culpable de una mayor celeridad por llegar a un acuerdo lo ha tenido la motorización diésel. Casualmente o no, lo cierto es que el Viejo Continente es la zona geográfica que mayor índice de vehículos tiene bajo esta modalidad, un problema que está teniendo ahora sus peores consecuencias.

EL óxido de nitrógeno es el principal problema que envuelve al diésel. Pese a que ambas tecnologías tradicionales contribuyen al cambio climático, lo cierto es que en el caso de la protagonista, conlleva efectos adversos para la salud por incluir partículas cancerígenas que permanecen en el aire.

Ante esta situación, el coche eléctrico se posiciona como la única alternativa válida en el medio plazo. ¿Cómo nace, por tanto, IONITY? Este sistema de recarga de coches eléctricos, futuro competidor de las estaciones Supercharger, dispone de un programa de desarrollo verdaderamente interesante para los próximos años.

IONITY, la apuesta que lanzará el coche eléctrico en Europa

Europa dispone de un mercado automovilístico muy competitivo. Posee una industria como pocas en el sector, por lo que el acuerdo que se acaba de firmar se esperaba como agua de mayo. Así es, Europa dispondrá de una red de carga en el futuro que espera contar con hasta 400 estaciones instaladas para dentro de 2 años.

IONITY echará a andar el año que viene con 100 estaciones para finales de año. CNET

Según se puede leer en Electrek, Daimler, Ford, BMW o el grupo Volkswagen, a través de sus filiales Audi y Porsche, invertirán en esta iniciativa creada con el objetivo de lograr conectar diferentes poblaciones europeas.

En un principio, los países que se verán beneficiados por esta estrategia serán Alemania, Noruega y Austria. Y te preguntarás, ¿por qué estos y no otros con más peso en la economía? El caso noruego se merece un análisis en profundidad que ya hicimos en su día, mientras que Alemania o Austria concentran un gran número de ventas eléctricas durante los últimos meses.

Las estaciones de carga de IONITY serán muy eficientes para el coche eléctrico

Es importante destacar que la tecnología empleada para colonizar de estaciones eléctricas de carga será una de las más eficientes que hay a nivel mundial. Cada una de ellas ofrecerá una potencia de 350 kW, lo que permitirá al coche eléctrico recargar sus baterías en un menor tiempo.

Ahora bien, ¿Cómo se plantea una estrategia millonaria de estas características? Michael Hajesch, actual jefe ejecutivo de la propuesta IONITY, ha querido dejar claro cuál es el enfoque y los motivos que han derivado en este acuerdo, un paso más allá para afianzar la apuesta eléctrica en el futuro.

Esta será la primera red paneuropea de recarga rápida para coches eléctricos. Un punto clave en la expansión de las ventas de este tipo de vehículos en nuestro mercado. Una red que proporcionará a los clientes acceso a una carga rápida, cuyo pago se efectuará mediante plataformas digitales.

Como era lógico de esperar, no será de forma gratuita el servicio, eso solo ocurre en Dubái. Habrá que ver los primeros ensayos para descubrir cómo pretenden introducir una apuesta ilusionante para aquellos que disponen o esperan comprar un coche eléctrico.

Esta ha sido la decisión más sensata de los holdings de la automoción

Europa es un caso particular. Al contrario de lo que puede ocurrir con otras áreas geográficas, el Viejo Continente dispone de una configuración urbana mucho más concentrada. Esto provoca que la acumulación de vehículos sea mucho más apreciable, elevando los niveles de contaminación más fácilmente.

El Nissan LEAF es el coche eléctrico más vendido del mundo. Coches Eléctricos

Ante esta situación, era de esperar que en tan solo unos años viésemos cómo las alertas en lo referente a la polución comenzarían a dispararse. El coche eléctrico será un pulmón entre tanto motor diésel y, por ello, las Autoridades y fabricantes debían actuar.

Hace tan solo unas semanas te explicamos por qué la Unión Europea debía actuar. En aquel momento, te mostramos las causas del por qué Europa debía llevar a cabo una concentración de la producción de baterías. Finalmente, la colaboración no se ha producido en esta línea, pero no por ello el paso alcanzado con IONITY es de menor valor.

La colaboración entre fabricantes tiene sentido para la movilidad del futuro

La colusión, en un planteamiento de economía de mercado, no es lo más óptimo. El mercado, basado en unas directrices, debe competir libremente, por lo que no deberían producirse acuerdos sobre producción de baterías o instalación de estaciones de recarga eficientes.

Sin embargo, por encima de todo está la salud y el futuro medioambiental. De hecho, si estamos en una Unión Europea cada vez más concentrada, ¿por qué no podría verse la competencia en relación con mercados continentales?