El coche eléctrico parece no tener frenos en la industria de la automoción. No obstante, es importante destacar cómo la transformación no tendrá el mismo impacto en todos los mercados por igual. Como es lógico, se espera que aparezcan principalmente productos destinados al público generalista en primer lugar.

Ahora bien, la aparición en 2020 del Tesla Roadster no ha hecho más que especular con la aparición de prototipos completamente alternativos por parte de otros fabricantes. Rimac ya ha mostrado su opción para competir en el medio plazo, mientras que Jaguar podría hacer lo propio en los próximos meses. ¿Será una de las vías de acceso a la movilidad alternativa?

El trío de hiperdeportivos híbridos fue un referente hace unos años en el mercado

En un pasado, ya vimos cómo el mercado híbrido sirvió para posicionar tecnológicamente a las compañías. ¿Quién no recuerda la lucha endiablaba que mantuvieron Ferrari, Porsche o McLaren a través de los LaFerrari, 918 Spyder y P1? El próximo envite, sin duda, podría tener opciones completamente eléctricas.

De hecho, viendo la perspectiva del fabricante alemán bien podría decirse que en el medio plazo podría verse una opción radical sin emisiones contaminantes. Por no hablar de Ferrari, compañía que ya ha manifestado su intención de ofrecer un producto eléctrico con los ojos puestos en el Tesla Roadster.

La última marca que se ha posicionado a favor de las mecánicas eléctricas en un segmento tan especial ha sido Jaguar. ¿Estamos ante la llegada de una nueva generación de superdeportivos? ¿Serán estos años los que darán a conocer una nueva dimensión en términos de movilidad sostenible? Esto es lo que se sabe de lo que sería uno de los modelos más destacados del panorama actual.

Una plataforma flexible para el aterrizaje del superdeportivo

Una de las principales cualidades del I-Pace es su estructura. Está producido bajo una nueva plataforma que dará lugar a otros modelos de la compañía con aspiraciones puramente eléctricas. De hecho, se prevé que los próximos años tenga lugar una profunda conversión que dé lugar a nuevos modelos de producción. ¿Estamos ante la llegada del superdeportivo?

Jaguar podría dar un golpe encima de la mesa al producir un coche completamente eléctrico con aspiraciones puramente prestacionales. Auto-Moto

Según se puede leer en el portal Motoring, el fabricante, a través de una de las personalidades que ha participado en el proyecto que ha dado vida al SUV, ha mostrado su optimismo de cara al futuro desarrollo de una versión completamente disruptiva en el mercado eléctrico más prestacional.

El Tesla Roadster podría tener un futuro competidor de la mano de Jaguar

El primer coche eléctrico de Jaguar cuenta con un conjunto de baterías situado bajo las 2 filas de asientos, lo cual le aporta una mayor estabilidad por el reparto de pesos. Esto se traduce en un mejor desempeño en conducción deportiva al contar con un centro de gravedad bajo. ¿Estamos ante algunas de las claves que que marcan la diferencia en el segmento más deportivo?

Observando el rendimiento que está ofreciendo el modelo de la filial del grupo TATA, no sería descabellado ver cómo en los próximos meses se anuncia un nuevo modelo basado en la misma plataforma con un desempeño completamente radical. Para entonces, el Roadster de Tesla ya habrá comenzado su producción.

Una alternativa que irá más allá de la simple concepción híbrida

Jaguar es una compañía que ha demostrado, en multitud de ocasiones, contar con los conocimientos necesarios para desarrollar un automóvil deportivo, prestacional y, sobre todo, que cuente con personalidad propia. El último ejemplo de ello en términos de producción nos lo ha mostrado el F-Type SVR, una versión aspiracional creada bajo la supervisión de Special Vehicle Operations (SVO).

La división deportiva de Jaguar podría facilitar la llegada del superdeportivo eléctrico de la marca británica. Wall Desk

En la automoción, el I-Pace ha marcado un antes y un después respecto a las mecánicas del futuro. Es la opción más destacada dejando a un lado las alternativas que lleva ofreciendo Tesla desde 2012. De hecho, podríamos estar ante la primera opción que podría ponerle las cosas muy difíciles al crossover de la firma de Palo Alto.

Tesla debería renovar su propuesta de interiores para competir con Jaguar

La calidad percibida en el uso de materiales ha posicionado a la opción de Jaguar como un rival intimidatorio para Tesla, el cual deberá actualizar en un futuro próximo el empleo de tecnología de mayor calidad en un restyle de sus 2 principales variantes premium.

La producción del superdeportivo completamente eléctrico no sería más que un nuevo paso del fabricante del felino a la hora de posicionarse como la principal alternativa a Tesla. La competencia está más cerca de cobrar sentido, algo que acercará, todavía más si cabe, la nueva tecnología al mercado generalista.