Hace 70 años, ¿quién podría imaginar que la industria del automóvil sería como lo es actualmente? Siendo sinceros, lo cierto es que muy probablemente veían el horizonte temporal tan lejano que pensarían que, simplemente, la conducción voladora ya se habría impuesto desde hace unos cuantos años.

Si no estás de acuerdo, hazte la misma pregunta ahora mientras lees estas líneas. ¿Qué será de la automoción en el año 2087? Es muy probable que, viéndolo desde esta perspectiva, ya te atrevas a pensar que el concepto volador será la alternativa para desplazarnos.

La Segunda Guerra Mundial provocó un estancamiento de la automoción

Ahora bien, volvamos de nuevo al pasado, más concretamente al año 1947. La Segunda Guerra Mundial había finalizado tan solo 2 años antes con la rendición de Japón y las últimas detenciones en Europa. La destrucción de Nagasaki e Hiroshima provocó la rendición del país asiático, dando por finalizado el conflicto bélico más importante del siglo XX.

Ante esta situación, ¿qué tipo de innovaciones podrían presentarse en una industria completamente derruida? Aunque parezca mentira, como si se tratase de un brote verde en mitad de la destrucción, Nissan llamó la atención de la pobre industria al lanzar un concepto pocas veces visto anteriormente.

Su denominación fue Tama y, sorprendentemente, poseía una tecnología eléctrica revolucionaria. Los motores de combustión ya dominaban la movilidad, pero el fabricante japonés apostó por esta alternativa. ¿Por qué? Aquí van algunas claves de uno de los proyectos más revolucionarios de la marca.

Por qué un modelo eléctrico en los tiempos que corrían

Todo surgió cuando un equipo de antiguos miembros del ejército se dispuso a crear una alternativa eléctrica. Pasada la guerra más mortífera en años, creían contar con el suficiente know how para sorprender a la industria de la mano del fabricante japonés.

El Nissan Tama, su primer modelo eléctrico, acaba de hacer su 70 aniversario. CDR

Dentro del programa llevado a cabo por Nissan, este equipo lideró la consecución del proyecto. Aplicaron los conocimientos que se tenían para crear una variante alternativa, que no emitía residuos contaminantes y que, a priori, parecía lo suficientemente viable como para producirla en masa.

Así es como se decidió que pudiese ser una opción vendible. Tan solo había que ver cuáles podrían ser sus prestaciones para apreciar si habría mercado disponible para este producto. A modo de conocer el producto, según Foro Coches Eléctricos, se incluyó una motorización que tan solo rendía 4,4 CV de potencia, algo aparentemente insuficiente.

El Nissan Tama se valió de baterías de ácido de plomo

Ante la posterior utilización de las baterías de ion litio de la actualidad, Nissan precisó de una de ácido de plomo, mucho más pesada que la actual, para que el Tama pudiese realizar sus desplazamientos por el medio urbano.

Sin embargo, debido a su bajo peso, esto le permitía alcanzar una velocidad máxima en torno a los 35 km/h y disfrutar de un máximo de 65 kilómetros de autonomía con una sola recarga completa de sus baterías. Es importante tener siempre en cuenta la época en la que fue producido.

Fue utilizado principalmente para el transporte de personas, pero gracias a su diseño exterior, también sirvió para cargar mercancías como vehículo de reparto. Sin embargo, llama la atención su aptitud como taxi cuando es ahora, 70 años más tarde, cuando están comenzándose a ver modalidades puramente eléctricas en este servicio.

Y te preguntarás, ¿por qué Tama?

Según se puede leer en el diario El Español, la firma japonesa concedió esta denominación a la opción eléctrica por la ubicación en la que se producía.

El Nissan Tama poseía un conjunto de baterías de ácido de plomo. Autocosmos

Nissan produjo este producto debido a las sanciones que se habían impuesto sobre Japón con motivo de su participación en la Segunda Guerra Mundial. La electricidad, por tanto, podría decirse que sirvió como refugio ante la escasez de recursos básicos que sufría el país.

¿Por qué no pudo tener éxito en el mercado como para homogeneizar esta tecnología? Quizás, de haber sido así, hoy disfrutaríamos de una calidad del aire mucho más óptima que la que tenemos derivada de la irresponsabilidad de gobiernos, fabricantes y, por supuesto, consumidores.

Sea como fuere, lo cierto es que el Tama dio lugar a otros conceptos y carrocerías, como la presentada tiempo después conocida como Tama Senior EMS.

Un concepto que no debió caer en el olvido

Nissan, actualmente, posee un coche eléctrico único en el mercado. El LEAF, a día de hoy ya va por su segunda generación, y es considerado como el vehículo con tecnología alternativa más vendido de la historia.

El LEAF reafirma los valores que creó el Tama en el seno de Nissan

Sí, haciendo gala de una valentía increíble, la empresa volvió a ejercer su apuesta por la sostenibilidad lanzando un producto que tenía una serie de limitaciones respecto a los motores de combustión interna, pero que ha sabido sobreponerse a todas las adversidades.

Ahora, no obstante, solo pueden celebrar la tenencia de un modelo innovador, futurista, pero que acerca al conductor la motorización que dominará la movilidad del mañana. ¿Anticipó el Tama lo que sería Nissan actualmente en el segmento eléctrico? A tenor por lo que ha ocurrido en el mercado, solo podemos decir que, por lo menos, pudo servir como inspiración.