Desde hace meses, tras conocer las intenciones de Porsche sobre su futura posición eléctrica, los círculos más próximos a la compañía rumoreaban la posible inclusión de estas mecánicas en toda la gama. De confirmarse esta noticia, estaríamos ante una ruptura del tradicionalismo que siempre ha definido a la firma.

En las últimas semanas se ha especulado mucho sobre cómo se producirá la continua hibridación y electrificación de la gama. Se sabe que el Mission E, la próxima berlina completamente eléctrica, estará disponible desde finales de este año o comienzos de 2019, pero lo cierto es que apenas se conocen nuevos detalles al respecto.

El Porsche Cayenne E-Hybrid acaba de recibir una actualización de la mecánica eléctrica

A tenor por los últimos movimientos acontecidos en las versiones híbridas del Panamera o Cayenne, se puede anticipar una mejora de las prestaciones y cualidades de las mecánicas alternativas, algo que se ha hecho patente, principalmente, en la última generación del SUV de la familia germana.

No obstante, uno de los movimientos que ha entrañado más dudas en los últimos meses es qué pasaría en un hipotético futuro del 911, el modelo más prestigioso de la compañía. ¿Se atrevería el fabricante alemán a romper con la esencia que siempre ha destacado en todas y cada una de las generaciones? Su CEO, Oliver Blume, acaba de desvelar qué ocurrirá con el icono de la firma.

Finalmente, no existirá un nueveonce completamente eléctrico. Ahora bien, ¿quiere decir esto que podría montar una tecnología híbrida enchufable? Es importante destacar cómo en los últimos años se ha producido una continua pérdida de galones para adaptarse a las restricciones que están imponiéndose en los países en los que compite.

Será difícil mantener el espíritu del 911 indemne al cambio

A partir del año 2021 entrará en vigor una nueva reglamentación que provocará que las mecánicas de combustión interna deberán reducir todavía más sus emisiones contaminantes. La opción del turbo es una de las opciones más utilizadas con este objetivo, pero esta bala ya ha sido quemada por el fabricante de Stuttgart.

El Porsche 911 GT2 RS es la versión más potente fabricada por el fabricante a lo largo de la historia del icónico modelo. Autokult

La filial del grupo Volkswagen, en la última generación del mítico deportivo de altos vuelos, renunció a los motores bóxer que siempre se había posicionado como una de las claves del icónico modelo. La sustitución incluyó la innovación del turbo, una práctica que se ha vuelto común entre los fabricantes de automóviles prestacionales, tal y como se puede leer en InsideEVs.

Las opciones híbridas sirven para mejorar las prestaciones del motor tradicional

¿Estaría condenado un coche deportivo como el 911 a la hibridación o electrificación? Desde hace un tiempo se especula que el modelo más vendido de Porsche a lo largo de su historia podría incluir una versión híbrida para 2023. De ser así, se mantendría la motorización de combustión interna, pero podría tener más empuje gracias a las bondades de la tecnología eléctrica.

Ahora bien, ¿cómo sentaría esta cualidad al cliente porschista de siempre? La firma estaría basando su estrategia en el clásico ‘Innovar o morir’. De hecho, este modelo de competitividad nos recuerda al que seguirá próximamente Harley-Davidson al producir para 2019 su primera motocicleta completamente eléctrica.

Un cambio de filosofía condenado a la irrupción eléctrica

La compañía alemana está posicionándose como una de las serias alternativas a plantar cara a fabricantes de la talla de Tesla. El Mission E es el mejor ejemplo de ello, ya que introducirá un modelo completamente alternativo que se situará a la par del Model S. Su confirmación es ya una obviedad, por lo que augura una batalla por hacerse con el control del segmento premium.

El Porsche 918 Spyder es uno de los modelos más pasionales de la historia moderna del fabricante de Stuttgart. Pocket-Lint

Porsche es una de las compañías que más énfasis está haciendo por la movilidad sostenible. En particular, la opción venida de Stuttgart podría haber posicionado su estrategia próxima a la recarga de los coches eléctricos. De hecho, se cree que las postas que comenzará a instalar el fabricante podrán trasferir energía a 150 kW, es decir, hasta un 25% más eficientes que los de Tesla.

Porsche ya ha demostrado su valía produciendo alternativas híbridas

En relación al Porsche 911, no debería resultarnos extraña la inclusión de una mecánica híbrida en el medio plazo. De hecho, ya existen antecedentes de este concepto en modelos prestacionales bajo el logo de Porsche. El 919 Hybrid con el que la firma compite en el WEC es ya un histórico de la competición, mientras que en el concepto comercial es necesario hacer referencia al 918 Spyder.

En relación a la competencia, modelos como el Roadster servirán para favorecer una convergencia entre la movilidad sostenible y la deportividad, una concepción que todavía no se ha asociado para el consumidor medio pese a las múltiples pruebas que existen sobre las virtudes de la tecnología eléctrica.