El sedán de Tesla no pasa de moda, tanto a nivel de imagen y tecnología como por el simbolismo que despierta para los amantes y detractores de las mecánicas eléctricas. Ya han pasado más de 5 años desde que comenzó su andadura en el mercado y, todavía a día de hoy, no cuenta con un solo competidor en el mercado.

En el corto plazo, es posible que esta ventaja competitiva se corte de un plumazo al aparecer nuevos competidores. Jaguar dejó entreve que, tras el I-Pace, podría llegar a finales de año una opción completamente eléctrica para conmemorar el aniversario del XJ, uno de los modelos más míticos de la marca.

El Porsche Mission E llegará al mercado durante el primer trimestre de 2019

No obstante, el principal desafío de Tesla tendrá como principal protagonista al Mission E, el cual comenzará a ser producido este mismo año en algún momento del cuarto trimestre. Así pues, A comienzos de 2019 será, por tanto, el momento exacto en el que llegue la alternativa eléctrica de la mano de Porsche.

Pese a su inconfundible diseño, prestaciones, opciones de carga o, en definitiva, capacidades del proyecto, muchos son los que han dudado de las opciones de la marca de Stuttgart para triunfar en un mercado en el que apenas disponen de experiencia. Sí, ya disponen de una gama híbrida, pero nunca han competido en un terreno en el que el motor tradicional no tiene hueco.

Esto ha provocado que el mismo Oliver Blume, el máximo exponente de la filial del grupo Volkswagen, haya tenido que salir a dar explicaciones sobre las características comunes que guarda con la berlina premium de Tesla. ¿Se han fijado en el Model S para producir el Mission E? He aquí la cuestión.

Porsche Mission E, la expresión del buen gusto

¡Qué lejos quedan aquellos años en los que los coches eléctricos parecían simples electrodomésticos! Tesla cambió la perspectiva de esta tecnología, por supuesto, pero esto no significa que su futura competencia se base en su diferenciación más característica, es decir, la disposición de un conjunto de baterías que le dote de varios cientos de kilómetros de autonomía.

El Mission E se convertirá en el primer modelo eléctrico de Porsche. Daily Express

El Porsche Mission E posee su propia filosofía y rasgos diferenciadores respecto a su competidor más próximo. De hecho, la principal seña de identidad será la modalidad de carga, la cual le permitirá recargar las baterías a 800 voltios. Esto serviría, de hecho, para contar con hasta el 80% de la autonomía en tan solo 15 minutos.

Se trate o no de una casualidad, Porsche comenzará su andadura en el segmento eléctrico bajo el paraguas de la berlina premium. Oliver Blume ha querido salir al paso ante los críticos que ven un calco en la estrategia formada hace años por la firma de Elon Musk.

Tesla no es un punto de referencia para nosotros.

La principal cara visible de la compañía quiere dejar atrás aquellos argumentos que pronostican un plagio de la estrategia planificada hace ya más de un lustro por la firma de Palo Alto. Ahora bien, ¿qué datos son aquellos que nos hacen prever que, de hecho, ambos modelos distan completamente?

Para buscar la razón hay que acudir a la carga

En la actualidad, hay presentes 2 modelos de investigación en referencia con el conjunto de las baterías. Por un lado, una serie de proyectos están centrados en la mejora de la autonomía por cada ciclo de carga. En este sentido, la inclusión de nuevos materiales como el grafeno o la mejora de la densidad por celda son fundamentales.

El Porsche Mission E será una de las opciones más destacadas en el segmentos de las berlinas eléctricas. La Vanguardia

Por el otro, muchos otros programas están centrados en la recarga de las baterías, dejando a un lado la incorporación de mayor autonomía. Porsche se habría posicionado en torno a una estrategia dividida, apostando más por esta segunda alternativa.

La instalación de cargadores rápidos podría llegar tras las entregas del Mission E

De hecho, los cargadores de 800 y 400 voltios podrían comenzar su instalación tras la comercialización de las primeras unidades, lo cual permitiría una mayor eficiencia del coche eléctrico en relación al modelo tradicional.

Sea como fuere, todo indica que el Mission E dejará huella en la firma, consciente del cambio disruptivo que está produciéndose en la movilidad. Será un paso adelante en una estrategia que, hasta ahora, solamente se había atrevido con la hibridación del Panamera y el Cayenne.